Exégesis del Corán del Al-Mîzân de Allâmah Sayid Muhammad Husain at-Tabâtabâî, Sura al-Baqarah (Parte 23)

by asadian
Exégesis del Corán del Al-Mîzân, Sura al-Baqarah

SHAFAQNA– Capítulo dos, sura al-Baqarah (La Vaca), doscientos ochenta y seis versículos – ¾ Medina

 

أَوَكُلَّمَا عَٰهَدُواْ عَهۡدٗا نَّبَذَهُۥ فَرِيقٞ مِّنۡهُمۚ بَلۡ أَكۡثَرُهُمۡ لَا يُؤۡمِنُونَ (100) وَلَمَّا جَآءَهُمۡ رَسُولٞ مِّنۡ عِندِ ٱللَّهِ مُصَدِّقٞ لِّمَا مَعَهُمۡ نَبَذَ فَرِيقٞ مِّنَ ٱلَّذِينَ أُوتُواْ ٱلۡكِتَٰبَ كِتَٰبَ ٱللَّهِ وَرَآءَ ظُهُورِهِمۡ كَأَنَّهُمۡ لَا يَعۡلَمُونَ (101)

¡Qué! cada vez que hacen un pacto, ¿algunos de ellos lo desechan? Es más, la mayoría de ellos no creen (100). Y cuando vino a ellos un Enviado de Allah para verificar lo que tenían, un grupo de los que habían recibido el Libro arrojaron el Libro de Allah a sus espaldas como si no supieran nada (101).

Comentario:

Corán: déjalo a un lado: “an-Nabdh” (tirar, renunciar). Corán: Y cuando vino a ellos un Enviado de Alá… La palabra “un Apóstol” definitivamente significa el Enviado de Allah, Muhammad (PBD); no se refiere a ningún otro apóstol que pudiera haber venido “comprobando lo que tienen”, porque “cuando vino” no significa “cuando vino”; es decir, no significa una incidencia recurrente, sino un evento que ocurrió una sola vez. El versículo señala la actitud adversa de los judíos hacia la verdad: estaban tan inmersos en la falsedad que ocultaron las predicciones de la Torá sobre el Profeta del Islam y se negaron a creer en el Corán que verificaba lo que tenían en sus manos. El versículo señala la actitud adversa de los judíos hacia la verdad: estaban tan inmersos en la falsedad que ocultaron las predicciones de la Torah sobre el Profeta del Islam y se negaron a creer en el Corán que verificaba lo que ellos albergaban. sus manos.[1]

Corán: —“antes acostumbraban rogar por el triunfo contra los que no creían”—…: Parece que toda vez que los paganos de Arabia chocaban con los judíos, estos rogaban por la victoria a través de la justicia del Profeta y por medio de su misión profética y la emigración. Era una costumbre normal antes del advenimiento del Profeta, de modo que hasta los paganos sabían, por medio de los judíos, que Muḥammad (PBD) vendría. Todo esto se da a entender en la palabra “acostumbraban”.

Corán: “cuando vino a ellos lo que ya conocían…”: Sabían que Muḥammad (PBD) era el Profeta esperado porque todos los atributos y particularidades mencionados en sus libros se ajustaban a él perfectamente. Sin embargo, no creyeron en él.

Relacionado: Exégesis del Corán del Al-Mîzân de Allâmah Sayid Muhammad Husain at-Tabâtabâî, Sura al-Baqarah (Parte 22)

Corán: “¡Qué mal negocio han hecho, despechados porque…”: “Baghyan” ( بَغْياً , despechados, por envidia) está en caso acusativo, explicando la razón por la que no creyeron en Muḥammad (PBD), incluso después de reconocerlo. Lo hicieron, “porque Dios favoreció a quien Él quiso de Sus siervos”. Esta situación fue la que provocó la envidia. En consecuencia, incurrieron “en Su ira una y otra vez”. Es decir, se multiplicó la exasperación de los judíos. También puede querer decir que provocaron que se multiplicara la cólera de Dios sobre ellos: primero porque no creyeron en la Torah y después porque no creyeron en el Corán.

El versículo dice que eran partidarios del Profeta mucho antes que este naciese. Rogaban a Dios por la victoria por medio de su nombre y de su Libro. Cuando el Profeta fue enviado y el Corán revelado, reconocieron perfectamente que era en nombre de Muḥammad que acostumbraban a rogar por el triunfo y que era su llegada la que esperaban. Pero la envidia y la arrogancia les impidieron aceptarlo. Apenas el Profeta dio inicio a su misión negaron que fuera verídica y olvidaron lo que decían normalmente y de continuo respecto al profeta esperado. No era para sorprenderse pues ya habían descreído de la Torah. Es decir, cometieron una infidelidad después de otra y provocaron la cólera de Dios sobre ellos no una vez sino dos.

Corán: “Pero no creen en lo que vino después…”: Es decir, afirman que no creen en ningún otro libro que no sea la Torah, pero el hecho es que tampoco creían en este.

Corán: “¿Por qué, pues, si erais creyentes, matasteis antes a los profetas de Dios?”: La conjunción “pues” sirve para relacionar la pregunta a lo que ellos afirman, “Creemos en lo que se nos ha revelado”. Si esta afirmación es correcta, ¿por qué entonces mataron a los profetas de Dios? ¿Por qué descreyeron de Moisés, tomando el becerro por un dios? ¿Por qué dijeron, “¿Oímos y desobedecemos”, después que se concertó un pacto y se levantó la montaña por encima de sus cabezas?

Corán: “…quedó empapado su corazón (de ellos) del becerro” (del amor al mismo): “al-Ishrāb” ( الاِشْرَابُ , hacer que se embeba, hacer beber). En vez de decir, “del amor al becerro”, el versículo dice: empapado del becerro, para enfatizar la actitud, como si hubieran bebido el becerro con sus corazones. La oración contiene así dos metáforas: el “becerro” como aceptación de algo distinto de Dios en calidad de superior, y el empapar sus corazones con el amor al mismo.

Corán: Di: “Si de veras creéis, malo…”: Es una expresión burlona con la que los ridiculiza por el asesinato de los profetas, por no creer en la misión de Moisés y por la arrogancia de cometer un pecado tras otro a la vez que afirmaban que eran auténticos creyentes. El versículo se presenta preguntando de modo sarcástico: ¿eso es lo que vuestra fe os ordena?

 

Nota:

1- CORÁN: “Y cuando les vino de Dios una Escritura…”: El contexto indica que la “Escritura” se refiere al Corán.

 

 

www.shafaqna.com

You may also like

Leave a Comment

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.