Las mercedes extraordinarias y milagrosas del Imam Sadiq (as) y los verdaderos creyentes

by asadian
Islam, Imam Sadiq (as),

SHAFAQNA | por Roberto Chambi Calle (1): Cuando hacemos referencia a las virtudes extraordinarias, así como los milagros generalmente nos referimos a los profetas; sin embargo, estas también han sido cedidas por Dios a la familia del profeta, así como a los elegidos de Dios, por ende, solo de esta manera se pueden entender muchos milagros que los inmaculados han realizado. Cuantas veces hemos escuchado o sido testigos de curaciones, sanaciones y demás bendiciones de personas que, al visitar los santuarios de los imames en Samarra, Nayaf, karbala o Mashad han sido curadas de un cáncer, han encontrado al amor de su vida o han sido merecedores de milagros por parte de ellos, ¿Cómo se puede explicar esto? ¿Acaso los milagros no solo son un atributo de los profetas? ¿Puede la familia del profeta ser el instrumento de Dios para realizar un milagro?

Los milagros no solo fueron atributos de profetas; sino también de ciertas personas piadosas y creyentes y el Imam Sadiq (as) no fue la excepción, por las historias, así como los relatos de su vida sabemos que fue uno de los grandes eruditos, cuya raigambre venía de Ahlul Bayt (Familia del Profeta Muhammad [PBD]), y es que aparte de ser un hombre compenetrado en las dimensiones espirituales fue el instrumento para que, mediante él, Dios haga una serie de actos y milagros extraordinarios.

El Imam Yafar As Sadiq (as), el “veraz”, el “correcto” nació el 17 de Rabi ul-Awwal del año 83 de la Hégira, murió envenenado y martirizado por orden del Califa abasida Al Mansur el 25 de Shawwal del año 148 de la Hégira, fue el sexto guía de Ahlul Bayt después de la muerte de su padre el Imam Muhammad Baqir (as), su guía espiritual duró 34 años, su conocimiento y su formación estaba bajo las enseñanzas de su abuelo Zain Al Abidin (as); así como las de su padre el Imam Baqir. Su tumba está en el cementerio de Baqui en la ciudad de Medina junto al Imam Hassan, al Imam Zainul Abidin y su padre Muhammad Baqir. (la paz de Dios sea con todos ellos)

Su tiempo fue de mucha importancia para que el islam cultive y fortalezca las ciencias, el conocimiento, la filosofía y la espiritualidad. En esta época el islam se consolidó produciéndose con ello que surja un movimiento científico e intelectual bajo el liderazgo indiscutible del Imam Sadiq (as); de sus enseñanzas salieron grandes eruditos, incluso de otras escuelas de pensamiento como Abu Hanifa; fundador de la escuela sunita “hanafi”.  El movimiento, académico, filosófico, científico y espiritual hizo que este imam tuviese muchos estudiantes, que de acuerdo a las cifras se hablan de más de 4.000 (2).

No solo su sabiduría en los campos ya mencionados era un atributo del Imam; sino también los actos extraordinarios y milagrosos que realizó a lo largo de su vida, los cuales han sido narrados por varios de sus seguidores. Veamos algunos de estos:

Rompiendo la magia de los hechiceros; Muhammad Ibn Sanan dijo: “Manzur Dabanaghi invitó a 70 hombres de la ciudad de Kabul diciéndoles: ¡Ay de ustedes que dicen ser hechiceros y que establecen distancias entre una mujer y un hombre!

Al traer a estos hechiceros el objetivo de Manzur era desprestigiar al Imam Sadiq (as). Los magos llegaron a la casa de Manzur, estando allí pintaron todo tipo de rostros, incluidas las de leones para así maravillar a las personas. Manzur se sentó en su trono, se puso su corona ordenando que traigan al Imam, una vez que ingresó el inmaculado, realizó súplicas que fueron escuchadas por los presentes diciendo: ¡Ay de ustedes! Por Dios que romperé su hechizo. Después dijo en voz alta: ¡Leones! ¡tráguenselos!, entonces cada fiera se tragó a cada hechicero que lo había creado. Manzur asustado y aturdido cayó de su trono diciéndole con pavor al Imam: ¡Oh Abu Abdullah! ¡Perdóname! No haré más este tipo de acciones; así mismo le pidió al Imam que devolviera a los hechiceros que fueron tragados por los leones, el Imam Sadiq (as) respondió: Si la vara de Moisés (as) devolvió lo que tragaron, estos leones harán lo mismo” (3).

Relacionado: Ser o no ser, la filosofía de lo lícito y lo ilícito en el islam

Resucita a uno de sus compañeros; Muhammad Ibn Rashid, uno de los compañeros contemporáneos del Imam Sadiq (as) narró: “Un día fui a visitar al Imam con el objetivo de hacerle una pregunta, en medio del camino me informaron que había ido al funeral del Seyed Hamiri, entonces me fui al cementerio, me encontré con el Imam, le hice la pregunta a la cual me respondió. En el momento que quise volver me llamó diciéndome: Ustedes han abandonado las fuentes del conocimiento y la ciencia -Yo le dije- ¿Es usted uno de nuestros Imames y líder de nuestra actual comunidad?  el Imam dijo Sí -le volví a preguntar- quiero una prueba o una razón para estar seguro, a lo cual el Imam dijo: pregunta lo que quieras y te responderé con la gracia divina, -entonces le dije- tenía un hermano que murió y en este cementerio lo enterramos y quiero pedirle que usted lo resucite -el Imam dijo- tu hermano era un buen hombre y por esta razón cumpliré tu deseo, aunque no eres merecedor de ello. Acto seguido el Imam se acercó a su tumba y lo llamó, la tumba se quebró y mi hermano salió. Juro por Dios que así sucedió, mi hermano se acercó a mi y me dijo: ¡oh hermano sigue al Imam Sadiq (as) y nunca lo dejes!, luego de ello volvió a su tumba, el Imam hizo que me comprometiera, así como me hizo jurar que no informara a nadie sobre lo ocurrido” (4).

Conocimiento del más allá; Una vez dijo el Imam: “Nosotros somos los custodios y los guardianes del conocimiento de Dios, al respecto Ibrahim Ibn Mohsen narro: Nos separamos de la presencia del Imam Sadiq (as), me fui rumbo a mi casa. Llegada la noche tuve una discusión con mi madre, le grité y le hablé de muy mala manera, amaneció, recé y me fui a lado del Imam, inmediatamente ingresé donde él y me dijo: ¡Oh Mohsen! ¿por qué le gritaste a tu madre? -agregó- ¿acaso ella no te tuvo en su vientre y te alimentó con leche de su seno? -yo le dije- sí! -luego él dijo- Entonces nunca vuelvas a hablarle a tu madre con gritos y enojo” (5).

El Fuego obedece al Imam; Uno de los compañeros del Imam Sadiq (as) Mamun Raqui narró: “Estaba en presencia del Imam (as) Sahl Ibn Hasan uno de los musulmanes shiitas de Jorasán, quién entró y saludó al Imam, estando sentado le dijo: ¡Oh hijo del mensajero de Dios, las mercedes y bendiciones sean para ti, -luego agregó- por qué guardas silencio sobre nuestro derecho y no te rebelas, pues miles de tus seguidores shiitas están dispuestos a levantar las espadas al servicio de ti. El Imam contestó: ¡oh Jorasani espera un momento! De pronto ordenó que se encendiera el horno, cuando el fuego comenzó a arder le dijo a Sahl: entra al horno, Sahl le respondió: ¡oh hijo del profeta de Dios! ¡exímeme de esta acción! Acto seguido Harun Maki uno de los leales compañeros del Imam, mientras ingresaba sosteniendo sus calzados los saludó y escuchó la respuesta del Imam, entonces el Imam Sadiq (as) le dijo: deja tus calzados en el piso y entra al horno, éste ingresó rápidamente, estando dentro se sentó en medio de las llamas. El Imam dirigiéndose hacia Jorasani argumentó sobre los acontecimientos en Jorasán, como si él mismo Imam hubiese estado allá. Después le ordenó que observé dentro el horno en llamas -Mamun Raqui dijo- yo también fui delante del horno y vi las llamas ardientes, Harun Maki estando dentro del horno en medio de las llamas se sentó, luego de un tiempo se levantó saliendo del mismo. El Imam Sadiq (as) le dijo a Sahl: ¿en Jorasán cuántas personas como Harun Maki conoces? -le respondió- Juro por Dios que no conozco a una persona así. El Imam Sadiq (as) asintió sus palabras diciéndole: ¿Cómo podemos levantarnos en este tiempo cuando no tenemos ni siquiera cinco compañeros como este?” (6)

Revive a una vaca; Del libro de Rabandi; el tiempo de los milagros del Imam Yafar As Sadiq (as) según la narración que cita a Mufadal Ibd Omar: “Íbamos a la Meca, yo estaba junto al Imam, de pronto vimos a una mujer con su hija y una vaca con las ubres llenas de leche que estaba muerta, nos acercamos, ellas lloraban por la vaca y las ubres llenas de leche, el Imam se acercó y le preguntó: ¿Qué ocurrió?, la mujer le respondió: Yo y mis hijos e hijas nos alimentamos de esta vaca lechera, ¡ahora está muerta y no sé qué haré!, el Imam le dijo: ¿te gustaría que Dios todopoderoso reviva a tu vaca? A lo cual la mujer respondió: ¿acaso te estás burlando de mí?, el Imam le dijo: ¡nunca! No tengo esa intención. Después de unos instantes el Imam realizó súplicas, acercó su pie cerca del animal muerto diciéndole: ¡levántate! Inmediatamente se levantó, la mujer dijo: ¡Juro por el Dios de la Kaaba que esta persona es Jesús (as) hijo de María (as)! en aquel tiempo el Imam se fue en medio de la gente, la mujer no pude reconocer quien era él” (7).

Dátiles secos; Según narra Ali Ibn Hamze;”Habíamos viajado con el Imam Sadiq (as) para realizar el Hajj (peregrinación) en medio del camino no sentamos debajo de un árbol seco de dátiles, los labios del Imam hacían súplicas, yo no entendía que decía, luego dijo: oh Palmera aliméntanos con todo aquello que Dios te ha dado, de pronto miré que la palmera se inclinó acercándose al Imam Sadiq (as),en ese momento la palmera tenía dátiles, el Imam le dijo acércate diciéndome: en el nombre de Dios  come. Fueron los dátiles más dulces y deliciosos que comimos. De repente vi a un árabe quien dijo: ¡nunca había visto magia tan increíble como esta!, a lo que el Imam respondió: nosotros somos los herederos de los profetas, no somos gente de magia, ni hechicería, nosotros pedimos a Dios y él nos responde. ¿Deseas que hagamos súplicas para que Dios te transforme en un perro, así puedas ir a tu casa y mover la cola para ellos? El beduino en su ignorancia le dijo: ¡claro, hazlo! El Imam pidió a Dios que se así, inmediatamente se convirtió en un perro yéndose por su camino.

El Imam Sadiq (as) me dijo: síguelo, lo perseguí hasta que llegué cerca de él, el beduino convertido en perro entró a su casa moviendo la cola a su esposa y sus hijos, al ver al animal agarraron un palo sacándolo de la casa. Yo volví donde el Imam informándole lo ocurrido, mientras le contaba lo sucedido el perro regresó. En esos momentos mientras las lágrimas brotaros de los ojos del animal, este aullando, se revolcó por el suelo. El Imam Sadiq (as) tuvo compasión y suplicó a Dios por él, inmediatamente volvió a ser hombre, en ese momento el Imam Dijo: ¿¡oh árabe tienes fe ahora o no!? El hombre contestó: ¡sí, miles y miles de veces tengo fe (8)!”.

A manera de conclusión decir que los milagros no solo han venido de la mano de los profetas; sino de sus descendientes especialmente de Ahlul Bayt. Tenemos muchas narraciones no solo de este inmaculado, sino de todos los descendientes del Profeta Muhammad (PBD), pues son ellos los que atesoran el conocimiento y la mística heredados de su abuelo que en definitiva tiene un nexo directo con Dios y que la posibilidad de los milagros, tal cual hemos descrito en este pequeño trabajo son una muestra de su fe y creencia absoluta en Dios para los seres humanos.

 

Notas:

1- Teólogo y Jurista, Universidad Internacional “Al Mustafá” República Islámica de Irán. Miembro de la Asociación de la Comunidad Islámica Ahlul Bait de Bolivia.

2- Sheij Mufid, Editorial Estudios Teológicos, vol. 2, capítulo 12, p 173.

3- Madind Al-Majaaz, Bahrani, Fundación de Estudios Islámicos, t. 5, p. 246, Dalael Al Imamat, Ibn Jarir Tabari, Fundación Al-Baezat, p. 298; referenciado al Sheij Mufid, Asociación de profesores de, p.246.

4- Al Haraesh y Al Jaraesh, Qut Al-Adin  Ravandi, Fundación Imam Mahdi , t. 2, p. 742, Ibidem; Medina Al Majaz,t. 6, p. 78; Bihair Al Annuar, t.47, p. 118.

5- Bazoar Al-Darajat, Saffar Qomi, Edicon de la Hauze del Ayatollah Al-Najafi, p. 243; Medina Al Majaz, t. 5, p. 314.

6- Munaquib Ibn Shahar Ashub, p. 237, Bihair al Annuar, p. 123, Medina Al Majaz t. 6, p. 114

7- Haraej, Jaraej, Edicion Zamine de Arbain del Alama Majlesi, p. 198.

8- Ibidem, p. 198

You may also like

Leave a Comment

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.