Compartir
Arabia Saudí, Loujain al-Hathloul

SHAFAQNA – Hispan TV: “¡Loujain está en casa!”, anunció la hermana de la activista Lina al-Hathloul en su cuenta de Twitter. Otra de sus hermanas, Alia, celebró la liberación, pero dijo que sigue sufriendo prohibiciones como la de viajar.

La activista, de 31 años, fue detenida en mayo de 2018 por defender los derechos de las mujeres a conducir y el fin del prepotente sistema de tutela masculina que se mantiene en Arabia Saudí. Es decir, por estar a favor de la promoción de la democracia en la monarquía de los Al Saud, muy criticada por su oscuro historial de los derechos humanos.

La reconocida activista emprendió en octubre una huelga de hambre indefinida en protesta por sus condiciones de detención, que van desde el reclutamiento en régimen de aislamiento durante meses hasta torturas, incluidas descargas eléctricas, flagelaciones y agresiones sexuales, según denunciaron los grupos pro derechos humanos.

El 10 de febrero, un juez de Riad, capital saudí, le otorgó la libertad, bajo ciertas condiciones, debido a la presión de los medios de comunicación y organizaciones internacionales pro derechos humanos que exigían su salida de la cárcel.

La activista y su familia, sin embargo, tienen prohibiciones de viaje. Además, ella ya no puede realizar activismo y tiene prohibido hablar con los medios de comunicación, especialmente sobre su estadía en prisión.

Relacionado: HRW pide al G20 que presione a Riad para detener las violaciones de derechos humanos

Pese a estar más de dos años tras rejas, Loujain no fue sentenciada hasta el 28 de diciembre de 2020 cuando un tribunal saudí la condenó a cinco años y ocho meses de cárcel, por “realizar actividades terroristas” e “intentar cambiar el sistema político” del país.

El juzgado antiterrorista y también rechazó, por “falta de prueba”, la denuncia de la activista de haber sufrido torturas y abusos sexuales en la cárcel.

La decisión de Riad de liberar a la activista más que ser un gesto democrático, parece ser una medida tomada por temor a perder el apoyo del nuevo Gobierno estadounidense, después de que el presidente Joe Biden, amenazara con convertir a Arabia Saudí “en un paria internacional” si no liberaba a presos políticos como Al-Hathloul.

Arabia Saudí ejecutó, detuvo y torturó a un gran número de activistas y disidentes durante la anterior Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, que optó por inhibirse ante las flagrantes violaciones de los derechos humanos cometidas por su aliado árabe a cambio de millonarios acuerdos de venta de armas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here