Compartir
islam, Profeta Muhammad, Imam Ali (AS), Imam Hussein (AS)

SHAFAQNA |por Sdenka Saavedra Alfaro (1): Partiendo de la necesidad que hoy atraviesa el mundo, en el complejo menester de un acercamiento cada vez más a Dios, es que se pone a consideración la guía y el modelo de vida del islam como una estrategia de cambio; pues significa que además de satisfacer los deseos espirituales y materiales del hombre en última instancia proporcionan las bases para la satisfacción y el placer de Dios Todopoderoso, de ahí es que el ejemplo de estilo de vida del Profeta Muhammad y el orden del Corán y su práctica son modelos para todos los seres humanos.

Es en esa instancia que para ir desglosando sobre el estilo de vida islámico, es pertinente señalar que el estilo de vida de las personas, está arraigado en el significado de la vida; por lo tanto amerita de su significado; es decir primero ¿Qué se entiende por estilo de vida? , manifestar que el término fue acuñado por primera vez por Alfred Adler en psicología en 1929 “La forma de vida de una persona, grupo o cultura se llama estilo de vida”, al mismo tiempo que su teoría en contraste con las teorías de Freud y Jung, pone énfasis en la lucha consciente de los individuos para mejorar sus vidas(2); es decir la forma en que un individuo o grupo de personas trabaja y vive una vida sana y cómoda, parte de la cual está relacionada con la ropa, oportunidades, hábitos; etc…; sin embargo a principios de la década de 1990, los estilo de vida volvieron a entrar en el discurso sociológico con el trabajo de teóricos contemporáneos, como Bourdieu, Federston, Shields, entre otros, quienes manifestaron que los estilos de vida son programas creativos basados en la demostración del poder y la competencia del consumidor (3) y se considera que reflejan la creciente reflexión que las personas muestran en la práctica y el comercio diarios, es decir platearon la teoría de la sociedad del consumo capitalista en la que el mundo se encuentra hoy, y esto ya lo hemos corroborado; pues en la actualidad la codicia del hombre está llevando al hambre crónica del planeta, estamos evidenciando que vivimos gobernados por un sistema imperialista, sionista, capitalista, por una dictadura de los empresarios, de los banqueros que manejan la economía del mundo (4), y esta visión es la que queremos cambiarla de alguna manera; pues en la visión islámica la riqueza y los recursos tienen que estar en manos de todas las personas, y en definitiva no sólo pensar individualmente, sino en pro de los demás, además de ello al adquirir el estilo de vida islámico estamos pensando en una estrategia de cambio en el modo de pensar de las personas; ya que el estilo de vida refleja la presencia de valores comunitarios en los comportamientos.

Dentro del modo de vida del islam o estilo de vida en el islam, el islam aconseja a las personas a que responda a sus necesidades individuales; pero al mismo tiempo señala que preste atención a todas las dimensiones: “!Oh, creyentes!, prestad atención a vosotros mismos…” (Sura Al Ma´idah, 105); por lo tanto el Islam valora tanto la salud del alma como el cuerpo; pero además las personas deben prestar atención a los demás y a los problemas sociales, y en ese sentido, establecer un marco para ellos mimos, para mejorar las relaciones sociales.

La Sura más corta del Corán, la Sura Asr, además de enfatizar cuestiones individuales como la Fe, y las buenas obras, que tienen un papel sublime en el alma humana, considera las relaciones sociales como una condición para superar las pérdidas, de ahí es que el asesoramiento sobre relaciones sociales, tiene un lugar importante en el Corán y la forma de vida islámica; pues no se basa únicamente en el individuo, por lo que los indicadores del estilo de vida islámico se pueden dividir en dos dimensiones: individual y social (5). De ahí es que es muy importante desarrollar algunas características individuales del estilo de vida islámico para conocerlos y ponerlos en práctica, que este es el principal objetivo de este escrito, ya que se plantea el estilo de vida islámico como estrategia de cambio para el mundo de hoy.

La piedad y centralidad en Dios: La piedad divina significa que el hombre se protege de los que se conoce como error, pecado, inmundicia, y fealdad en cuanto a la religión, y los principios que ésta ha determinado en la vida. La piedad, ante todo libera al hombre moral y espiritualmente y lo libera de la esclavitud del material y la servidumbre del aire y la lujuria, quitándole de su mente la codicia, los celos, la lujuria y la ira. Al mismo tiempo que indirectamente en la vida social también es liberador para el hombre; pues como hemos visto la falta de espiritualidad hacen al ser humano esclavo que sólo obedece al dinero o la posición, ya que no pueden vivir socialmente libre, de ahí es que el arma de la piedad es tan eficaz para mantener a una persona alejada de la sedición, y la lujuria.

El conocimiento y el pensamiento, una de las características fundamentales del estilo de vida islámico; pues en el islam el conocimiento es muy importante, porque para que el hombre puede comprender, debe primero conocerse así mismo, y buscar satisfacer sus necesidades naturales, y de ahí conocer las necesidades de los otros, para poder servirlos.

Al respecto el Imam Ali (AS) dijo: “No hay nada bueno en la adoración que no implique pensar. El primer paso que damos es adquirir conocimiento y autoconocimiento, y ciertamente Quién se conoce a sí mismo conoce a Dios”.

Relacionado: Vivir islámicamente en Latinoamérica: el reto del verdadero creyente

La veracidad y la honestidad, son unas de las mejores cualidades que puede tener cualquier persona sana, la honestidad es una herramienta poderosa para generar credibilidad y confianza. La veracidad pule el alma; pues las personas honestas tienen el poder y el valor adecuados en la verdad, porque con honestidad se construye la base de la vida sana, el resentimiento de los demás es menor que el nuestro, y nosotros y los que nos rodean sufrimos menos, pues en principio, la salvación no es posible, sino es por la veracidad, y quien miente no puede esperar la salvación.

Dios dice en el versículo 119 de la Sura Al Ma´idah:

“En el día de la resurrección, sólo aquellos que sean veraces serán salvos y serán librados del fuego del infierno”. “Hoy es el día en que sólo los veraces escucharán su clamor y saldrán de la prueba del mundo orgullosos y victoriosos”.

Por otro lado, también dentro del estilo de vida islámico está el cuidado que se le da a la salud, y en estos momentos son vitales que se está atravesando la pandemia del virus Covid 19, de ahí que cuidar la alimentación es vital, en la comida dice que si uno come menos, su cuerpo se mantendrá saludable y su corazón estará más limpio, de ahí es que aprender a mantener nuestro cuerpo sano es muy importante; pues con este cuerpo podemos rezar, hacer yihad, y ayudar a nuestros vecinos, así como al mundo.

La paciencia y el autocontrol, son habilidades sin las cuales es imposible soportar los fracasos, y estos dos son otras de las características del estilo de vida islámico. El Imam Hussein (AS) expresa la belleza de esta característica de la siguiente manera: “La paciencia es un adorno”, por mucho que exista el deseo de coleccionar adornos materiales en los seres humanos, existe una tendencia innata a recolectar un paquete de bondad, basta que un ser humano aplique esta particularidad en su vida para que pueda obtener resultados positivos.

Otro punto importante es el esfuerzo y el trabajo, pues ha advertido al hombre contra la pereza, el Imam Ali (AS) dice: “La buena moral se basa en tres cosas: Evitar lo prohibido, buscar lo que es lícito y brindar comodidad y bienestar a la familia”, en el estilo de vida islámico el hombre debe esforzarse y tratar de alejarse de la pobreza y vivir ascéticamente y no estar apegado al mundo.

Otras de las características fundamentales del estilo de vida islámico es el de evitar la extravagancia y el derroche, tener un manejo adecuado de los recursos, manejarlos equitativamente; pues muchos desastres naturales como el hambre y la sequía en el mundo, además de estar relacionados con la distribución injusta y opresiva de los recursos y la riqueza, también están relacionados con la infidelidad y el mal uso de los recursos con fines extravagantes, y sinuosos, sin ver a los demás seres humanos como iguales; ya que todos somos iguales ante los ojos de Dios. Dijo el Profeta:

“Todos los hombres son iguales como los dientes del peine del tejedor” y agregó “No hay diferencia del blanco con el negro y del árabe sobre el no árabe”.

Como estamos viendo, sin lugar a dudas el estilo de vida islámico, es el arma, la herramienta que hoy necesita el mundo para vivir de una manera más sana y en entrega a Dios; pues dentro del islam, los verdaderos creyentes ofrecen su riqueza, su conocimiento, sus posiciones sociales y rangos para resolver los problemas de las personas de la comunidad. El Corán ordena a la gente a usar parte de su dinero en compartir con los más necesitados e insiste tan vehemente en este tema que considera al que no lo hace como alguien que se lanza por sí solo a la perdición. En ese sentido el Corán invita al hombre a ser generoso y de esta manera ser exitoso.

El Corán considera que aquellos que tienen más deben repartir sus bienes entre los más necesitados, para que a nadie le falte nada.

“Y parte de sus bienes correspondía de derecho al mendigo y al indigente” Corán (51:19).

Si el mundo supiese y aplicase este estilo de vida, viviríamos en un planeta libre de la arrogancia y el poder de los incrédulos, y sobre esto, el islam da un concepto revolucionario de la unidad de la humanidad:

“La humanidad es una sola familia de Dios y no puede permitir barreras. Los hombres son una comunidad mundial, son uno – y no burgueses o proletarios, blancos o negros, arios y no arios, occidentales u orientales” (6).

 

Notas:

1- Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) y la Asociación de la Comunidad Islámica Ahlul Bait de Bolivia.

2- Chávez, I. (2009). Alfred Adler y Viktor Frankl: El discurso acerca del sentido de la vida. Avances en Psicología, 17(1), 35-58. Recuperado de: http://revistas.unife.edu.pe/index.php/avancesenpsicologia/article/view/1907

3- Guerra Manzo, Enrique “Las teorías sociológicas de Pierre Bourdieu y Norbert Elias: los conceptos de campo social y habitus”. Estudios Sociológicos, vol. XXVIII, núm. 83, mayo-agosto, 2010, pp. 383-409, México, Distrito Federal.

4- Saavedra Alfaro Sdenka, “El Islam detrás del Velo”, ACIABOL, La Paz, Bolivia; 2018.

5- Azar Shab y Mir Moradi; 2014:5

6- Khurshid Ahmad, “Islam: Su Significado y Mensaje”, Tercera Edición (Lecester, Uk: The Islamic Foundation), 2000; pág. 30.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here