Compartir
Israel, Benjamin Netanyahu, Al-Quds

SHAFAQNA – Hispan TV: Cada vez se suman más israelíes a las protestas contra el premier del régimen ocupador, al que acusan de corrupción y mala gestión de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Los israelíes salieron el sábado a las calles, por séptima semana consecutiva, para expresar su rechazo al primer ministro Benjamín Netanyahu. Mientras los medios israelíes informan de la participación de más de 15 000 personas en la protesta del sábado, los organizadores estimaron una presencia de al menos 32 000 personas, de conformidad con la cantidad de brazaletes que se entregaron a los manifestantes.

Hubo movilizaciones en intersecciones, puentes y localidades de distintos puntos de los territorios ocupados; la más concurrida fue concentración delante de la residencia del primer ministro israelí en Al-Quds (Jerusalén), zona que se ha convertido en el epicentro de las protestas.

“Tu tiempo se ha acabado”, se leía en letras gigantes proyectadas en un edificio en el lugar de la protesta, mientras los manifestantes pedían la dimisión de Netanyahu por su ineficacia.

Relacionado: Israelíes protestan contra dictadura de Netanyahu

La protesta del sábado —la séptima semana consecutiva— fue la más concurrida hasta ahora, tal y como señalan los medios locales. Las manifestaciones contra Netanyahu incluso se han extendido a Estados Unidos y Europa.

El primer ministro de Israel está acusado formalmente de una serie de casos de corrupción, en los que supuestamente recibió obsequios de amigos multimillonarios e intercambió favores con magnates de los medios de comunicación para una cobertura más favorable de su persona y su familia.

El secretario general del movimiento Iniciativa Nacional Palestina, Mustafa Barguti, dijo el pasado 2 de agosto que las protestas agudizarán la crisis en los territorios ocupados, algo que podría conducir al derrocamiento del premier israelí.

Es más, varios expertos y analistas aseveran que el régimen de ocupación de Israel está al borde del colapso económico y sanitario.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here