Compartir
Islam, Argentina, Corán, hiyab

SHAFAQNA – Zainab Caram es una musulmana en Latino América y el miembro de la comunidad shiíta de Argentina.

En una entrevista exclusiva con Shafaqna, Zainab explica sobre el Islam en América Latina.

Shafaqna: Por favor, preséntese para nuestros lectores

Zainab: Bismillahi Rahmani Rahim. Mi nombre es Zainab Caram, el nombre es el que elegí en mi Shahada hace diez años, Alhamdulillah. Soy madre de una niña de 12 años, soy docente de nivel secundario, trabajo con adolescentes de 12 a 17 años, Alhamdulillah. También dedico tiempo a la literatura. Escribo sobre temas islámicos en general, a través de cuentos cortos y poemas, y cuentos infantiles, también con la misma temática.

Shafaqna: ¿Qué conocimiento islámico o instinto hizo que usted abrazara el Islam?

Zainab: Gracias a Dios fui creyente de muy niña. A los 13 años se presentó en mi vida una gran vocación religiosa. Participaba en la iglesia católica en misas diariamente, colaboraba en grupos infantiles enseñando a los más pequeños. Pasado el tiempo, encontré contradicciones en la institución eclesiástica y también en la doctrina católica, especialmente lo referido al voto de pobreza que leía que en teoría debían hacer los sacerdotes y religiosas, pero no era cumplido; el concepto de trinidad y pecado original, tampoco era comprendido por mí. Me fui alejando, pero Allah sostuvo en mi corazón una llamita de fe.

Pasado el tiempo, sin practicar ninguna religión (y sin tener intención de hacerlo en ese momento) me acerco junto al padre de mis dos hijos a la Mezquita At Tauhid por una actividad en solidaridad por Palestina. Allí, más que el acto de militancia, encontré el lugar al que sentí pertenecer, una comunidad amorosa que abraza, el conocimiento que se respira en cada espacio  momento. Me impactó l perfección de la doctrina islámica, pues no tenía conocimiento que una religión era una forma de vida, que incluia aspectos sociales, espirituales, psicológicos, políticos, en fin… encontré la perfección en el Islam, y el desafío de aprender y aprender como una grata obligación de los creyentes. Algo que no había vivido siendo católica, donde se me pedía que creyera ciegamente, sin preguntar ni cuestionar.

En ese tiempo, mi vida estaba atravesando una tristeza muy grande. Hacía un año había nacido Simón, mi primer hijito. Allah dispuso a la semana de vida, llevarlo a Su Presencia. Y fue en el Islam que encontré el consuelo, poder comprender que las decisiones de Allah son las mejores, aunque sean difíciles, son para nuestro bien. Ese dolor fue necesario para que buscara el Islam. Pero la paz de formarme en el Islam, practicarlo a diario, Alhamdulillah, vale más que todo. Así, continuo mi vida, vivo sola  con mi hijita y trabajando, tratando de enseñarle lo mejor posible nuestro Din. Sé que tengo muchísimo por mejorar como musulmana, que hay errores que persisten y pido a Allah que me ayude a corregirlos. Le pido que me tenga en sus duas, por favor, para poder ser mejor creyente, InshaAllah.

Shafaqna: Cuando usted abrazó el Islam ¿qué cambios hubo en su vida?

Zainab: Los cambios que se produjeron estuvieron relacionados a las prácticas devocionales: se hicieron más intensas, tal como las había vivenciado en la adolescencia. Allah me ha facilitado mucho haber sido creyente de niña, Alhamdulillah. Si bien siempre viví y vestí modestamente, el uso del hiyab también fue un cambio, para mí y para mi entorno, fundamentalmente. Usar hiyab y trabajar en una escuela permite que se abra el diálogo y surjan preguntan con respecto al porqué del uso del mismo y del Islam en general. Vivo en un pueblo turístico pequeño donde todos nos conocemos, por lo tanto, durante la temporada baja de turismo, mi vida es como la de cualquier habitante del lugar.

Una experiencia hermosa es vivir Ramadán. Eso sí fue un proceso bello. Si bien Allah me había permitido ayunar cuando era católica, durante el ayuno de nuestro sagrado mes, lo viví y vivo de una manera más consciente, comprendiendo mejor el por qué y para qué de las leyes prácticas del Islam y su implicancia espiritual y social.

Shafaqna: ¿Qué diferencias encuentra en el pensamiento islámico y cristiano con respecto a la mujer? ¿Cuál es su pensamiento?

Zainab: Por lo que he vivido, en el cristianismo y en otras formas de vida, la mujer no es puesta en el lugar que merece ni valorada lo suficiente. No es considerada su función social, su importancia como constructora de la sociedad al ser madre, esposa, sostenedora emocional del hogar, trabajadora, estudiante, profesional, una persona en constante formación para el mejoramiento del clima hogareño y comunitario. En el Islam, donde somos consideradas sujetos plenos de derecho. Fue el Islam quien otorgó a la mujer derechos como la herencia, el divorcio, elegir marido, trabajar, participar política y culturalmente. Derechos que en occidente fueron conquistados parcialmente mediante luchas intensas. Que seamos nombradas las mujeres en el Sagrado Corán, al expresar frases como “las creyentes y los creyentes”, “las musulmanas y los musulmanes”, habla del gran respeto e igualdad en dignidad y piedad que compartimos hombres y mujeres.

Relacionado: “La correcta comprensión de Allah, conlleva a una correcta comprensión del ser humano“/ Entrevista con Husáin Amaya de Argentina

Shafaqna: ¿Qué fue lo que causó en usted el interés en la educación islámica de los niños?

Zainab: Considero que una sociedad islámica debe tener unas bases sólidas. Y es en la niñez que se forjan los mejores y más duraderos valores. El acompañamiento a los niños modela su carácter, los fortalece, los guía por el camino que los llevará a la felicidad y tranquilidad espiritual. Y esos son los aspectos que debe considerar una sociedad para garantizar un camino dichoso conforme al bienestar personal, familiar y  general, es decir, armonización entre la vida cotidiana y el camino correcto del Islam.

Shafaqna: Usted ¿qué actividades religiosas islámicas tiene a diario en su vida?

Zainab: Cada día realizo los salat correspondientes, estudio, educo a mi hija y la acompaño en sus deberes islámicos, escribo literatura infantil con contenido religioso y moral, estoy en comunicación con hermanas, participando en clases valiosísimas que los sheijs nos imparten con tanto compromiso, Allah los bendiga; colaboro en la medida que Allah lo permite en UMMA (Unión de Mujeres Musulmanas Argentinas): espacio que me ha recibido amorosamente y en el que se desarrollan labores de educación y acción social.  Y leo el Corán,  por medio del uso del hiyab, intento difundirlo de la mejor manera. Tal vez no lo haga correctamente, si lo hago bien es por Misericordia de Allah, lo que está por corregir, es de mi parte.

Shafaqna: Las mujeres musulmanas de su país ¿qué problemas tienen en la sociedad? ¿qué efectos positivos pueden dar a la comunidad de su país?

Zainab: Los problemas que tenemos las mujeres musulmanas en nuestro país, seguramente, son los mismos que presentan otras hermanas en diferentes lugares: el uso del hiyab limita que la búsqueda de trabajo sea efectiva. Alhamdulillah yo trabajo en una escuela pública, pero en empresas privadas, es difícil que tomen a una hermana que usa hiyab. Otro tema es la islamofobia, aquí en Argentina (desde lo ocurrido en la AMIA y en la embajada del ente sionista que ocupa territorio palestino) la comunidad shiíta, tanto hombres como mujeres, han sido perseguidos, vigilados, amedrentados injustamente. Todo eso afecta a las mujeres musulmanas de nuestro país, porque al ser portadoras de hiyab,  nos convierte instantáneamente en sospechosas. Pero Allah nos siga acompañando y continuemos siendo seguidoras de Ahlul Bait, InshaAllah.

Shafaqna: Para profundizar más sobre el Islam y, especialmente sobre el shiísmo ¿qué textos considera de importancia?

Zainab: Lo que todo musulmán y musulmana debe saber y aprender, por supuesto, es el Sagrado Corán, luego también tener siempre a mano Nahj Al Balagha, increíble compendio de sabiduría, Las llaves del Paraíso, Comentario a 40 hadices, de Imam Jomeini (ra), Sociedad e Historia, de Murteza Mutahhari…  la bibliografía es muchísima y muy variada.

Shafaqna: Según su opinión: ¿qué conocimientos coránicos e islámicos atraerán más a la sociedad occidental, especialmente latinoamericana?

Zainab: Pienso que los temas relacionados con política, moral y economía dentro de la religión son los que atraerían a la sociedad latinoamericana. Por la historia misma de esta sociedad, que ha sido convulsionada, en búsqueda, con situaciones fluctuantes. Pues bien, ese conjunto de conocimientos podrían darle a la sociedad la posibilidad de alcanzar justicia social, respeto a los derechos de las personas y los pueblos, y fundamentalmente, bienestar espiritual, que en el fondo es lo que todo ser humano, consciente o inconscientemente, busca y ansía.

Shafaqna: Los conocimientos islámicos, ¿cómo pueden ayudar a las mujeres y las jóvenes de Latinoamérica a alcanzar una vida mejor, con más calidad?

Zainab: Indudablemente, los conocimientos y prácticas islámicas le darían a la mujer latinoamericana un lugar de respeto en la sociedad. Encontraría un equilibrio, un marco referencial para su vida que oriente su actuar, una posibilidad de incrementar conocimiento y la posibilidad de desarrollarse afectiva e intelectualmente y ser valorada por ello, sin ser un envase a gusto del consumidor, ser mujer en toda su potencialidad, con toda su creatividad, criterio, voluntad , sensibilidad y compromiso social, tal como Allah la ha creado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here