Compartir
siria , EEUU, Unión Europea, Bashar al-Asad

SHAFAQNA – Pars Today: “No extraña la decisión de la Unión Europea de extender las medidas coercitivas impuestas a Siria, ya que la misma se tomó inmediatamente después de una semejante decisión por parte de EE.UU., eso confirma la falta de independencia de la UE y su vergonzoso servilismo a la política estadounidense”, ha indicado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Siria a través de un comunicado emitido el jueves.

Tales declaraciones se han producido luego de que previamente esta misma jornada y en plena propagación del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, el Consejo de la UE aprobara por un año más la extensión de las sanciones impuestas contra miembros y partidarios del Gobierno sirio, presidido por Bashar al-Asad, así como empresas y entidades vinculadas a la represión o que se benefician del país árabe.

Asimismo, la cartera siria ha denunciado que “esta decisión de la Unión Europea evidencia su pleno apoyo ilimitado a los grupos terroristas en la guerra contra Siria y su pueblo”, manifestando que esas sanciones constituyen una flagrante violación a los derechos humanos más básicos y al derecho humanitario internacional, y representa un crimen de lesa humanidad.

Por lo tanto, según el documento, la UE es responsable del derramamiento de sangre de los sirios y de su sufrimiento debido a las sanciones económicas injustas y unilaterales que impiden a este país proporcionar infraestructuras médicas necesarias en su lucha contra la pandemia.

Relacionado: Siria denuncia sanciones unilaterales del Occidente en medio de COVID-19

De esta manera, el texto subraya que esa medida revela la falsedad de las posturas y declaraciones de los funcionarios de la UE sobre la flexibilización de las sanciones en relación con la ayuda humanitaria en respuesta a la pandemia de la COVID-19, así como “la hipocresía característica de la política europea”, lo que deja a los países miembros de la UE sin menor credibilidad y la despoja de cualquier consideración en la escena internacional y ante la opinión pública.

El pasado mes de abril, después de recibir un informe otorgado el miércoles por el Equipo de Investigación e Identificación (IIT) de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que responsabilizó a las fuerzas del Ejército sirio del uso de gas sarín o cloro “en al menos tres ataques” en la ciudad de Hama a fines de marzo de 2017, el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, anunció su disposición de considerar más sanciones contra este país.

El Gobierno de Damasco, en varias ocasiones, ha alertado de que ciertos países occidentales tratan de inventar excusas para lanzar un ataque contra Siria, como el que realizaron, en abril de 2018, EE.UU., el Reino Unido y Francia, sin contar con la autorización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y antes de que terminaran las investigaciones de la OPAQ sobre los incidentes anteriormente expuestos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here