Compartir
ayuno, Islam,  Ramadán,
Sura Al-Baqarah, aleyas 183, 184

SHAFAQNA – La traducción del Capítulo 2 del Sagrado Corán, Sura Al-Baqarah, aleyas 183, 184 y 185.

En el nombre de Dios, El Compasivo, El Misericordioso

یٰا أَیُّهَا اَلَّذِینَ آمَنُوا کُتِبَ عَلَیْکُمُ اَلصِّیٰامُ کَمٰا کُتِبَ عَلَی اَلَّذِینَ مِنْ قَبْلِکُمْ لَعَلَّکُمْ تَتَّقُونَ

“¡Oh, creyentes! Se ha prescripto el ayuno tal como fue prescripto para quienes os antecedieron. Quizás así seáis piadosos”.

أَیّٰاماً مَعْدُودٰاتٍ فَمَنْ کٰانَ مِنْکُمْ مَرِیضاً أَوْ عَلیٰ سَفَرٍ فَعِدَّهٌ مِنْ أَیّٰامٍ أُخَرَ وَ عَلَی اَلَّذِینَ یُطِیقُونَهُ فِدْیَهٌ طَعٰامُ مِسْکِینٍ فَمَنْ تَطَوَّعَ خَیْراً فَهُوَ خَیْرٌ لَهُ وَ أَنْ تَصُومُوا خَیْرٌ لَکُمْ إِنْ کُنْتُمْ تَعْلَمُونَ

“(debéis ayunar) determinados días. Pero aquel de vosotros que estuviere enfermo, luego (ayunará) el mismo número de días. Y aquellos a quienes el ayuno los agobia (les resulta demasiado pesado, como los enfermos crónicos, los ancianos, las mujeres embarazadas, y las que amamantan), deberían redimirse alimentando a un menesteroso (por cada día no ayunado. Y quienes hagan un bien mayor (aumentando su bondad y alimentando a más de un pobre) esto será mejor para él. Y si (además de esto) ayunáis, será mejor para vosotros, si supierais(los incontables beneficios del ayuno)”

شَهْرُ رَمَضٰانَ اَلَّذِی أُنْزِلَ فِیهِ اَلْقُرْآنُ هُدیً لِلنّٰاسِ وَ بَیِّنٰاتٍ مِنَ اَلْهُدیٰ وَ اَلْفُرْقٰانِ فَمَنْ شَهِدَ مِنْکُمُ اَلشَّهْرَ فَلْیَصُمْهُ وَ مَنْ کٰانَ مَرِیضاً أَوْ عَلیٰ سَفَرٍ فَعِدَّهٌ مِنْ أَیّٰامٍ أُخَرَ یُرِیدُ اَللّٰهُ بِکُمُ اَلْیُسْرَ وَ لاٰ یُرِیدُ بِکُمُ اَلْعُسْرَ وَ لِتُکْمِلُوا اَلْعِدَّهَ وَ لِتُکَبِّرُوا اَللّٰهَ عَلیٰ مٰا هَدٰاکُمْ وَ لَعَلَّکُمْ تَشْکُرُونَ

(El ayuno corresponde a los días contados del) mes de Ramadán en el cual fue revelado el Corán, guía para la gente y Evidencia para la buena Dirección y el Criterio (para separar de la verdad y de la falsedad). Luego quien está presente en este mes, debe ayunar. En cambio quien se encuentre enfermo o de viaje, ayunará otros días en lugar de estos. Dios quiere la facilidad para vosotros y no os desea la dificultad. El objetivo es que completéis estos días (de ayuno) y que consideréis grandes a Dios por haberos dirigido. Quizás así seáis agradecidos.

Introducción

El ayuno es uno de los mandatos islámicos, que cada musulmán en buenas condiciones físicas y mentales debe cumplir desde la pubertad, durante los treinta días del mes lunar de Ramadán. Ayunar durante este mes,  es una de las principales enseñanzas del Islam.

El ayuno no indica sólo la abstención de alimentos y bebida, también están mandatos relativos a lo sexual o la de fumar y cualquier cosa que puede romper el ayuno, desde el alba (fayr) hasta la puesta total del sol (maghrib). Cuando la luz solar ya no es visible, se puede romper el ayuno y tomar cualquier bebida o alimento, que hasta entonces fueron prohibidos.

El ayuno se recomienda como un acto preferible también durante otros momentos del año; sin embargo durante Ramadán es estrictamente obligatorio para todo el que pueda realizarlo. Esta acción islámica también tiene condiciones para poder realizarla. Para aclarar el tema vamos a hacer explicaciones sobre las condiciones del ayuno en el Islam.

  • La intención (Niyyat)

El musulmán debe tener  un acto de intención, la primera noche que precede al ayuno, para hacerlo válido. La intención consiste en que tome claramente la decisión de ayunar al día siguiente cumpliendo con la obligación de guardar en este mes de Ramadán.

  • Abstenerse (Imsak)

Un musulmán si quiere, aceptar su ayuno debe abstenerse de hacer llegar algo a propósito al estómago sabiendo que se está en ayunas. Ingerir algo, sólido o líquido, anula el ayuno. Si no se hace a propósito o si se hace por olvido, no anulan la validez del ayuno. Hay que estar pendiente del momento exacto en que comienza el ayuno cada día para no ingerir nada en la barrera que separa el tiempo de comer y el tiempo de ayunar; así como al final con la puesta del sol para no romper el ayuno antes de su momento exacto, pues ello anula su validez.

  • Abstenerse de las relaciones sexuales

Una de las condiciones de la validez del ayuno, es, abstenerse de mantener relaciones sexuales. Tener relaciones sexuales voluntariamente, como alimentos y beber rompe el ayuno; entonces la relación sexual de los cónyuges no es ilícito sino lo que es ilícito es romper el ayuno voluntariamente.

También la masturbación rompe el ayuno. Entonces debe abstenerse de esta acción abominable porque anula la validez del ayuno.

  • Abstenerse de provocarse vómitos

El vómito no premeditado no anula el ayuno, si bien se debe procurar expulsarlo bien evitando volver a tragarlo. Tragar las mucosidades que se generen en los pulmones o en la garganta no anula el ayuno, porque es prácticamente inevitable.

Relacionado: Un instante de luz: Ser benévolo con los padres incluso si son incrédulos

Dios Todopoderoso  dice en el Sagrado Corán: la sura, 2:185

یُرِیدُ اَللّٰهُ بِکُمُ اَلْیُسْرَ وَ لاٰ یُرِیدُ بِکُمُ اَلْعُسْر

“Dios quiere la facilidad para vosotros y no os desea la dificultad”

Entonces es un instrumento para adquirir la piedad, porque la piedad es una parte más elevada que la fe.

Exegesis de las aleyas mencionadas

El versículo 183 de la sura 2 del Sagrado Corán trata sobre uno de los más importante actos de la devoción es decir, el ayuno. Y con un acento enfático dice:

“¡Oh, creyentes! Se ha prescripto el ayuno tal como fue prescripto para quienes os antecedieron”, después inmediatamente en una corta frase pero llena de sentidos, menciona la filosofía desde el punto de vista formativo y educativo en el ser humano:

“Quizás así seáis piadosos”

Por cierto que el ayuno es un factor efectivo para desarrollar el espíritu de la piedad.

En la siguiente aleya para disminuir un poco la dificultad del ayuno menciona algunos otros mandatos referentes a este tema.

Primeramente dice:

“(Debéis ayunar) determinados días” quiere días, no es así que es obligatorio ayunar durante todo el año o no manda a vosotros que ayunen una parte importante del año; sino que el ayuno ocupa únicamente una parte pequeña del año.

A continuación agrega algunas condiciones, y si las tiene una persona no debe ayunar:

“Pero aquel de vosotros que estuviesen enfermos, luego (ayunará) el mismo número de días. Y aquellos a quienes el ayuno los agobia (les resulta demasiado pesado, como los enfermos crónicos, los ancianos, las mujeres embarazadas, y las que amamantan), deberían redimirse alimentando a un menesteroso (por cada día no ayunado”

Aquel que quiere alimentar a los indigentes en el camino de Dios más de lo establecido, se verá beneficiado de sobremanera:

“Y quienes hagan un bien mayor (aumentando su bondad y alimentando a más de u  pobre) esto será mejor para él.”

Y finalmente, comenta sobre esta realidad:

“Y si (además de esto) ayunáis, será mejor para vosotros, si supierais (los incontables beneficios del ayuno)”

Esta corta frase  es una confirmación sobre la filosofía del ayuno, y que este culto, al igual que los demás  actos devotos no incrementa en lo más mínimo el rango y la gloria de Dios, sino que todas las ganancias y beneficios  son para los que lo realizan, es así que si ayunamos será más beneficioso para nosotros.

La última aleya que estamos tratando explica el momento del ayuno, así como parte de los preceptos religiosos y filosofías de este. Primeramente dice:

“(El ayuno corresponde a los días contados del) mes de Ramadán en el cual fue revelado el Corán, guía para la gente y Evidencia para la buena Dirección y el Criterio (para separar de la verdad y de la falsedad).”

Y después, para enfatizar, nuevamente menciona el dictamen de los viajeros y enfermos, que al respecto  dice:

“Luego quien está presente en este mes, debe ayunar. En cambio quien se encuentre enfermo o de viaje, ayunará otros días en lugar de estos”.

El Sagrado Corán al repetir este dictamen quiere que los musulmanes entiendan, tal y como el ayuno es una obligación divina para las personas saludable, el comer en Ramadán también es una mandato divino para los enfermos y los viajeros, y peca aquel que se oponga a esta orden.

En la parte final del versículo nuevamente habla respecto a la filosofía de la reglamentación del ayuno y dice:

“Dios quiere la facilidad para vosotros y no os desea la dificultad”

El ayuno aunque exteriormente es un acto duro, en el fondo otorga al ser humano tranquilidad y comodidad tanto espiritual como material (al igual que tratamos más adelante sobre la filosofía del ayuno)

En efecto, las órdenes de Dios no son como las órdenes de los gobernantes opresores, sino que en  casos de obedecerlas provoquen grandes dificultades, deberá cumplirse con una obligación más sencilla. Por ello los enfermos, los viajeros y las personas débiles han sido excluidos del dictamen del ayuno a pasar de toda la importancia que tiene.

Luego agrega:

  • “El objetivo es que completéis estos días (de ayuno) y que consideréis grande a Dios por haberos dirigido. Quizás así seáis agradecidos”.

Es decir, es obligatorio para cada persona que goza de salud, realizar un mes ayuno; ya que esto es necesario para ejercitar su cuerpo y su alma. Por ello en caso de que en el mes de Ramadán se encuentren enfermos o de viaje deberían más tarde ayunar en compensación de estos días que no pudieron ayunar, para que en esa forma completen los días de un mes. Inclusive las mujeres que se encuentran en un periodo de menstruación, para las cuales no es obligatorio el rezo, deberían más tarde compensar sus ayunos.

Relacionado: Un instante de luz: ¿Cuál es el primer paso para las desviaciones sexuales?

Los efectos sociales del ayuno

El ayuno tiene diferentes aspectos, una de las filosofías del ayuno es el aspecto social, al respecto el Profeta del islam dice: el (Ramadán) es el mes de la equidad.

No es oculto para nadie que es una lección de igualdad entre los integrantes de una sociedad. Al practicar con este precepto religioso, las personas con más riquezas sientan y comprendan la situación de los hambrientos e indigentes de la sociedad. Así también pueden ayudarlos a ahorrar en sus alimentos diarios. En una narración famosa, el Imam Sadiq (As) señala:

“El ayuno es obligatorio porque coloca la igualdad entre el pobre y el rico, y esto es para que el adinerado sienta el sabor del hambre y le dé al indigente su derecho. Los pudientes normalmente tienen a su disposición todo lo que desean. Dios quiere crear igualdad entre sus siervos y que los adinerados sientan el sabor del hambre, el dolor y el sufrimiento para que sean amables con los necesitados y hambrientos.”

Por cierto, si los países más ricos del mundo, ayunaran unos días al año y sintieran el sabor del hambre ¿Aun así existirían todos estos hambrientos en el mundo?

Los efectos higiénicos del ayuno

En diferentes religiones, siempre se ha declarado que; el ayuno será útil, para la salud mental y el espiritual de las personas.

Los beneficios del ayuno para el cuerpo eran desconocidos hasta 1900, y desde este año adelante, los investigadores realizaron una amplia investigación sobre los beneficios del ayuno y concluyeron que el ayuno podría ser efectivo para tratar trastornos como la obesidad, así como enfermedades como la epilepsia y la diabetes.

Un científico japonés, dice: “El “ayuno” mata las células defectuosas y cancerosas. Según las investigaciones de Yoshinori Ohsumi, el mecanismo de la autofagia celular, es la destrucción de los componentes celulares por la propia célula, que ocurre durante el “ayuno” y la inanición prolongada”.

Ya sabemos que los factores de numerosas enfermedades son el exceso del consumo de diferentes alimentos, puesto que el exceso de materia alimenticia no es absorbido y se queda en forma de grasas desagradables en los diferentes puntos del cuerpo o como excesos de  grasas y azucares en la sangre. Esta materia excedente se coloca entre los músculos del cuerpo que en realidad son cenagales hediondos que sirven de caldo de cultivo para los diferentes microbios de las enfermedades contagiosas. Con todo ello, el mejor camino para luchar contra estas enfermedades, es terminar con estos cenagales a través de la abstención del consumo de alimentos y bebidas o del ayuno.

 

Fuentes consultadas

La interpretación del nemune y Nasser Makarem Shirazi, t.2, Sura, 2:183; 184, 185

La interpretación nur. Mohsen Qaraati, sura, 2:183

El Sitio de Tasnim,

 

Traducido por: Ehsan Semiromi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here