Compartir
Abraham, Meca, hayy

SHAFAQNA | por Abdul Ahad Dawud : En este capítulo, como indica el título, intentaré exponer respecto al antiguo culto hebreo de la piedra, que ellos heredaron de Abraham, su gran progenitor, y mostrar que este culto de la piedra fue instituido en La Meca por el patriarca y su hijo Ismael, en la tierra de Canaán a su vez por Isaac y Jacob, y en Moab y otros lugares por los demás descendientes de Abraham.

Por la denominación “culto de piedra” tiene que entenderse, no la adoración de la piedra, lo cual sería idolatría, sino la adoración de Dios en una piedra especialmente consagrada y destinada a ese propósito. En esos lejanos días, cuando la familia elegida llevaba una vida nómada y pastoril, y no tenía ningún lugar de asentamiento donde edificar una casa dedicada especialmente a la adoración de Dios, acostumbraban erigir una piedra particular alrededor de la cual comúnmente hacían una “hayy”, es decir, dar vuelta alrededor de la misma siete veces en la forma de una danza circular. La palabra“hayy” podría espantar a los lectores cristianos y estremecerlos debido a su forma árabe y su realización actualmente en la religión musulmana. La palabra “hayy” es idéntica, en sentido y etimología, a la misma palabra en hebreo y otros idiomas semíticos. El verbo hebreo “hagag” es igual al árabe “hayay”, habiendo una diferencia solamente en la pronunciación de la tercera letra del alfabeto semítico, “gamal”, que los árabes pronuncian como “y” (pronunciar como la ye rioplatense). La Ley de Moisés usa esta misma palabra “hagag” o “haghagh”[1] cuando ordena que se realicen las ceremonias festivas. La palabra significa rodear o contornear un edificio, un altar o una piedra por medio de caminar alrededor de ella con un paso regular al efecto, con el propósito de cumplir con una festividad religiosa de goce y canto. En oriente los cristianos aún practican lo que ellos llaman “higga”, ya sea durante los días de fiesta o en las bodas. En consecuencia, esta palabra no tiene nada que ver con “peregrinación”, que se deriva de la palabra italiana “pellegrino” y ésta a su vez del latín “peregrinus”, que significa extranjero.

Era costumbre de Abraham edificar su altar para la adoración y el sacrificio donde fuera a residir temporalmente. Cuando Jacob estaba camino a Padan Aram y tuvo la visión de una escalera maravillosa, erigió en ese lugar una piedra sobre la que derramó aceite y le llamó Bethel, es decir “la casa de Dios”[2]. Veinte años más tarde visitó la piedra sobre la que vertió aceite y “vino puro”[3], como se registra en Génesis 28:10-22 y Génesis 35:15. Una piedra especial fue erigida como monumento por Jacob y su suegro sobre un cúmulo de piedras llamada en hebreo “Galead” y “Iaghar Shadutha” por Labán en su idioma arameo, lo cual significa “cúmulo testigo”. Pero el nombre propio que ellos dieron a la piedra erigida fue “Mispa” (Génesis 31:45-55), palabra que yo prefiero escribir en su forma árabe exacta, es decir, “Mispha”, cosa que hago en beneficio de mis lectores musulmanes.

Relacionado: Muhammad En El Antiguo Testamento : Profeta Abraham (A.S) y sus dos hijos Ismael e Isaac (Parte 5)

Esta “Mispha” se vuelve más tarde el lugar más importante de adoración y un centro de las asambleas nacionales en la historia del pueblo de Israel. Fue aquí que Naphthah (Jefté) -un héroe judío- hizo voto “ante el Señor”, y después de batir a los amonitas se supone que ha ofrecido su hija única como sacrificio (Jueces 11:9-39). Fue en la “Mispha” que cuatrocientos mil hombres armados de once tribus de Israel se reunieron y “juraron ante el Señor” exterminar a la tribu de Benjamín por un crimen abominable cometido por los benjaminitas de Geba (Gabaa), teniendo éxito en su cometido (Jueces 20 y 21). Y fue en “Mispha” donde fue convocado todo el pueblo por el Profeta Samuel y donde “juraron ante el Señor” destruir todos sus ídolos e imágenes, por lo que fueron salvados de las manos de los filisteos (1 Sam. 7). Fue en “Mispha” donde se reunió el pueblo y Saúl fue elegido rey de Israel (1 Sam. 10). En resumen, cada cuestión nacional importante fue decidida en esa “Mispha” o en Bethel (Bet-el). Parece que estos altares eran edificados en lugares elevados o sobre una plataforma elevada, generalmente llamada “Ramoth”, lo cual significa precisamente “lugar elevado”. Incluso después de edificar el majestuoso templo de Salomón se le rindió gran reverencia a las “Misphas”. Pero al igual que la Ka’bah en la Meca, a menudo estas “Misphas” fueron llenadas de ídolos e imágenes. Después de la destrucción de Jerusalén y el Templo por los caldeos, las “Misphas” siguieron manteniendo su carácter sagrado, cosa que se prolonga hasta el tiempo de los macabeos durante el reinado de Antíoco.[4]

Ahora bien, ¿qué significa la palabra “mispa”? Generalmente se traduce como “Torre de observación”. Pertenece a esa clase de nombres semíticos -asma’ sarf- que toman o extraen su denominación de las cosas que encierran o contienen. “Mispa” es el lugar o construcción que deriva su nombre de “sapha”, palabra arcaica usada para denominar la “piedra”. La palabra usual en hebreo que denomina a la piedra es “iben”, y en árabe “hayar”. En siríaco piedra es “dipa”. Pero “safa” o “sapha” parece ser común a todos ellos cuando un objeto o persona en particular es designado como una “piedra”. Por ende el sentido real de “mispa” es el sitio o lugar en que es puesta o fijada la “sapha” o piedra. Se verá que cuando este nombre “mispa” fue dado por primera vez a la piedra erigida sobre un cúmulo de bloques de piedras, a su alrededor no había ningún edificio construido. Es el lugar sobre el que descansa una “sapha” lo que se llama “mispa”.

                                                                          Continua…

Muhammad en la Biblia – Autor: Abdul Ahad Dawud

Notas :

[1] A diferencia de los árabes, tanto el hebreo como tos otros pueblos arameos, no tienen el sonido “y” en su alfabeto. Su tercer letra “gama!”, cuando es fuerte tiene el sonido “g” y cuando es débil o aspirada se vuelve gutural y suena “gh” En el árabe hablado actual, el importante dialecto egipcio incluso pronuncia “g” la “y” (Nota de la obra original). (se refiere a la ye como se pronuncia en el Río de la Plata, o la “j” del inglés en John).

[2] Compárese con el árabe “beitullah”, -la casa de Dios-, con que se designa el Templo de la Ka’abah en la Meca.

[3] El vino no estaba prohibido para el pueblo de Israel (Nota de la obra original). Aunque el autor acota en su nota al que el vino no estaba prohibido al pueblo de Israel, la opinión del Islam es que la prohibición del embriagante en general acompañó a todos los mensajes divinos. Lo que es seguro es que el embriagante está prohibido en el Antiguo Testamento a los sacerdotes, por lo cual puede suponerse que el consumo por parte del pueblo era una trasgresión a partir de una adulteración o desobediencia de la verdadera tradición revelada. También se ha sostenido que -vino- aquí designa a una bebida no embriagante. (Nota del Editor en español).

[4] La Biblia que yo consulto no contiene los así llamados deuterocanónicos o apócrifos del Antiguo Testamento. Se trata de una Biblia (en hebreo) publicada por la Sociedad Bíblica Americana, Nueva York, 1893, bajo el título “Kthahhi Qaddishi Dadiathiqi Wadiathiqi Khadatt un Shad-Wath Poushaqa dmin lishani qdimaqi. Mata ‘ta d’Dasta. Biblioneta d ‘America” (“Los Libros Sagrados del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento, con la concordancia o testigos, traducido de las lenguas antiguas. Publicado en la editorial de la American Bible Society”), bajo el título “Kthahhi Qaddishi Dadiathiqi Wadiathiqi Khadatt un ShadWath Poushaqa dmin lishani qdimaqi. Mata ‘ta d’Dasta. Biblioneta d ‘America” (“Los Libros Sagrados del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento, con la concordancia o testigos, traducido de las lenguas antiguas. Publicado en la editorial de la American Bible Society”) (Nota de la obra original).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here