Compartir
Ayatolá Sistani, Irak

SHAFAQNA – El Ayatolá Sistani, la autoridad suprema shiíta, emitió en el día viernes nuevas declaraciones; así como su postura en relación a los acontecimientos recientes en Irak.

Según el informe realizado por Shafqana, en una declaración leída por Hojat al-Islam Abdul Mahdi Karbala’i en los sermones del viernes se ha enfatizado: realizar la elección de un nuevo Primer Ministro y miembros del Gabinete dentro de un plazo determinado y lejos de cualquier interferencia extranjera.

La autoridad religiosa desde su posición ha señalado que la condición del movimiento popular es buscar reformas y no recurrir a la violencia y el caos: no se debe permitir que los manifestantes se infiltren en sus filas y ataquen a las fuerzas de seguridad.

El texto completo de esta declaración es el siguiente:

En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso

Sin lugar a dudas, si el movimiento popular se expande y abarca varios grupos, será un medio eficaz para presionar a los estadistas para que realicen una reforma genuina en el país; pero la condición principal es que dicho movimiento no se convierta en violencia, caos y destrucción porque tales actos además de ser rechazados desde el punto de vista religioso y de la ley, tendrán consecuencias adversas para el movimiento de reforma y conducirá a una disminución gradual de la solidaridad con él, y a pesar de toda la preciada sangre derramada en su camino hacia objetivos legítimos, hay que prestar atención a esto y evitar a quienes no quieren la reforma e intentan que no se realice la lucha de los movimientos.

Mantener un proceso de demostración pacífica y evitar la violencia y la destrucción es de suma importancia y es una responsabilidad compartida que todos deben intentar realizarlo, así también es necesario garantizar la seguridad de las manifestaciones pacíficas por las fuerzas de seguridad, para que  estos puedan demostrar su libertad, y asimismo los manifestantes no deben permitir que los saboteadores se infiltran en sus filas y ataquen a las fuerzas de seguridad y destruyan la propiedad pública y privada  perjudicando los intereses de los ciudadanos.

Relacionado: La importante posición y advertencia del Ayatolá Sistani sobre los recientes acontecimientos en Irak

Apoyar a las fuerzas de seguridad, respetarlas, elevar su moral y alentarlos a cumplir con sus deberes de mantener una seguridad y estabilidad óptimas es un deber común, y la presencia de estos seres queridos es inevitable para evitar el caos e interrumpir el orden público. Todos conocen los eventos en algunas áreas donde las fuerzas de seguridad no tomaron las medidas esperadas en esta área y vieron cómo los hombres tribales entraron en esas áreas y desempeñaron un papel destacado en la promoción de la paz nacional y la prevención del caos y la destrucción. Se dieron cuenta de que su acción era realmente encomiable. Pero se deben hacer esfuerzos para restablecer la normalidad en todas las áreas, y las fuerzas de seguridad deben asumir la responsabilidad de mantener la seguridad y la estabilidad, proteger las instituciones estatales y la propiedad de los ciudadanos y evitar que los atacantes los agredan, y el comportamiento profesional y apropiado con todas las protestas para no repetir los desastres de las últimas semanas.

Condenamos, una vez más, el derramamiento de sangre inocente y la destrucción de la propiedad privada y las instituciones públicas en los últimos días, y exhortamos a todas las personas afectadas a emprender acciones legales para reclamar sus derechos y tomar medidas. También hacemos un llamado a los servicios judiciales para que castiguen y procesen a quienes han cometido el delito, por cualquier lado, ante la ley.

Una vez más, advertimos a quienes se sientan en una emboscada y buscan utilizar protestas correctivas para lograr objetivos específicos que socavan los intereses supremos del pueblo iraquí y no se ajustan a sus valores fundamentales.

También reiteramos lo que la autoridad religiosa ha enfatizado anteriormente, que la autoridad religiosa depende de todos los iraquíes y sin considerar ninguna actitud específica intentara en el camino realizar los intereses públicos de la gente iraquí en mejor forma que pueda y les merece, su nombre no debe ser utilizado por ninguno de los grupos presentes en las manifestaciones reformistas, para no beneficiarlo por un grupo y dañar al otro.

Al final, esperamos que el nuevo Primer Ministro y los miembros del Gabinete sean elegidos dentro del plazo especificado en la constitución, con base en las aspiraciones de los ciudadanos y libres de cualquier interferencia extranjera. También es importante tener en cuenta que la autoridad religiosa no tiene parte en ninguna de las declaraciones al respecto.

versión inglesa

versión árabe

versión persa

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here