Compartir
Aayatolá Seyyed Ali Sistani, Irak, Najaf

SHAFAQNA –El Aayatolá Seyyed Ali Sistani, referente de imitación shií del mundo, emitió el viernes importantes posturas sobre los recientes disturbios ocurridos en las ciudades de Irak, especialmente en los últimos días en Dhi Qar y Najaf.

  • La autoridad religiosa, una vez más expresó la negación de los ataques a las manifestaciones pacíficas y enfatizó el derecho de los manifestantes para exigir reformas.
  • la Cámara de Representantes acelera la aprobación del paquete de leyes electorales
  • La Cámara de Representantes reconsidera sus opciones.
  • La Alta Autoridad insiste en que las manifestaciones pacíficas deben ser separadas de los manifestantes que cometen disturbios y desorden.
  • El enemigo planea devolver al país a la dictadura.
  • La autoridad religiosa apoyará al pueblo iraquí

El texto completo de la declaración del Ayatolá Sistani, leído por Hojat al-islam Karbalai en los sermones del viernes, fue el siguiente:

En el nombre de Dios, el Compasivo el Misericordioso

La gran autoridad religiosa con profundo dolor y tristeza siguió las noticias de los enfrentamientos recientes en varias ciudades, particularmente Nasiriyah y Najaf Ashraf, así como el derramamiento de sangre en muchos de esos incidentes, así como la destrucción y quema de muchas de las propiedades públicas.

Relacionado: El ayatolá Sistani en reunión con el enviado de la ONU manifestó: “Me preocupa que las partes involucradas no sean lo suficientemente serias como para llevar a cabo reformas reales”

De esta manera, la autoridad religiosa, teniendo empatía con las familias de los mártires, reza por la pronta recuperación de todos los heridos, reafirmando la prohibición de atacar a las manifestaciones pacíficas y que los mismos ejerzan sus derechos en el territorio. También enfatiza la protección de la propiedad pública y privada y la necesidad de mantenerse alejados de los ataques de intrusos y sus conspiraciones   enfatizando a los manifestantes iraquíes que los manifestantes pacíficos deben separar sus filas de los manifestantes no pacíficos (conspiradores) y cooperar entre ellos para expulsar a los saboteadores, cualesquiera que sean, y evitar que influyan las manifestaciones pacíficas para dañar la propiedad de los ciudadanos y atacar  sus propiedades.

Dadas las difíciles circunstancias por las que atraviesa el país, y la aparente incapacidad de las facciones responsables para involucrarse con los recientes sucesos en dos meses, como la protección de los derechos y la prevención del derramamiento de sangre, se pide a la Cámara de Representantes de donde se originó el gobierno actual reconsiderar sus opciones para actuar en interés de Irak y proteger la sangre de sus hijos y evitar que el país recurra a la violencia y al caos. También se insta a la Cámara de representantes a acelerar la adopción de un paquete nacional de leyes electorales destinadas como la introducción de elecciones libres y transparentes, cuyos resultados reflejen la voluntad del pueblo iraquí porque retrasar este tema (que es una buena puerta de entrada de pasar la crisis actual de manera pacífica y civilizada según la constitución) tendrá un alto costo para el país y traerá desdicha y pena para todos.

Los enemigos y sus instrumentos están planeando alcanzar objetivos malévolos, como difundir el caos, destruir y arrasar al país a un conflicto interno y devolverlo a una dictadura, por lo que todos deben trabajar juntos para revertir esta oportunidad de los enemigos.

La autoridad religiosa seguirá siendo el defensor del pueblo iraquí y solo dará consejos y mensajes sobre lo que ve en interés de este pueblo, y seguirá trabajando para que el pueblo iraquí haga lo que tiene que hacer, por ahora y sin ninguna tutela elige lo que lo ve bien para su futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here