Compartir

SHAFAQNA| por Sdenka Saavedra Alfaro(1): Es evidente que a lo largo de la historia de la humanidad existieron mujeres quienes tuvieron un papel muy importante tanto en la gesta libertaria de sus naciones, como en la rebelión y en la emancipación de las mismas, entre ellas por citar unos ejemplos, podemos nombrar a Juana de Arco, quién sentó las bases del nacionalismo francés, muriendo mártir para ello o en  los albores de la independencia de América por no decir Abya Yala (2), nos encontramos a Bartolina Sisa, quien luchó contra la opresión y el despojo colonialista español de que eran objeto los indígenas de los Andes entregando su vida para ello, u otras quienes también grabaron su nombre en la historia dejándonos sus enseñanzas.

Pero debemos destacar que en la historia del Islam existió una mujer, quien se encargó de transmitir y difundir el mensaje verdadero de Ashura, alzando su voz ante un pueblo y ante el usurpador del califato denunciando la mentira y la tiranía, haciendo saber la verdad; pues a ella se le debe la primera transmisión de estos hechos históricos, de hecho, los mensajes del levantamiento de Ashura fueron difundidos entre la gente a través de sus valientes y elocuentes discursos en Kufa y Sham (3), erigiéndose como un símbolo y modelo para todas las mujeres y los hombres amantes de la libertad del mundo.

Y es en ese sentido que debemos reconocer el gran papel que desempeñó la hija del Imam Ali (P) y de Fátima Zahra (P), Zainab (P), la nieta del Profeta Muhammad (BPD), quién en pro de mantener viva la esencia del islam sobre la tierra, se encargó de difundir el mensaje de Karbalá como lo dijimos, en esa sociedad y en una época que estaba dominada por el machismo despótico, hace aproximadamente mil cuatrocientos siglos antes, donde la mujer era relegada a funciones netamente domésticas, al hogar y el cuidado de los hijos, aspectos que vienen desde la edad antigua, donde eran consideradas como objetos, propiedad del padre o del marido, seres incluso desposeídos de alma y desprovistos de inteligencia y capacidades, desterradas a las funciones de procreación como lo mencionamos en el capítulo de “La importancia de la Mujer en el Islam” (4), en el que enarbolamos la posición que ocupa la mujer en el islam, y donde mencionamos sus derechos reivindicados con la llegada del islam en el siglo VI después de Jesucristo (5); y  precisamente ahí es que Zainab (P) se erige como un símbolo y modelo para todas las mujeres y los hombres amantes de la libertad del mundo, desmitificando todo estereotipo de sumisión, subordinación e incapacidad hacia la mujer musulmana en la actualidad, pues como lo estamos comprobando ningún sacrificio, y ninguna gesta heroica no sirve de nada si ésta no es transmitida, si su mensaje, no llega a los demás, a quienes no estuvieron presentes y ésta fue su loable misión, y lo hizo desde una posición de humillación, de prisionera, de supuesta vulnerabilidad; sin embargo su valentía entre una de sus virtuosas cualidades que poseía, la llevó a alzar su voz, ante todo un pueblo, y ante un usurpador, denunciando la mentira y la tiranía, para hacer conocer la verdad.

Relacionado : Arba’in 2019: Desde Yabir Ibn Abdullah Al Ansari a los más de 25 millones de peregrinos rumbo a Karbala

Pues debemos reconocer su rol en el levantamiento de Karbalá; ya que no sólo hizo historia, sino hubo un antes y un después en la historia del shiismo después de Zainab y su movimiento Husseiní, luego de presenciar el martirio de su hermano el Imam Hussein (P) junto a 72 de entre sus compañeros y familiares, manteniéndose estoica y firme al verlos como eran asesinados en el campo de batalla (6), de ahí es que esta valiente heroína llevó la bandera de la denuncia ciudad por ciudad ante toda la gente, sobre la tiranía que había cometido Yazid, denunciando además la opresión de los Omeyas y la masacre ocurrida en Karbalá defendiendo los derechos de su familia, habiendo sido testigo manifiesto de toda esta tragedia.

De ahí es que se hace necesario destacar precisamente los mensajes manifiestos en sus sermones o discursos que realizó en palabras de los sabios, por ejemplo el sermón elocuente que dio en voz alta la señora Zainab (P) en el palacio verde de Yazid, comprobó la verdad y la inocencia del Imam Hussein (P), manifestando la falsedad de los hechos de Yazid.

“Las agudas y espontáneas alocuciones de esta dama de hierro ante la gente de Kufa, en el palacio de Ibn Ziad y ante Yaid, le hicieron acreditadora de un estatus de grandeza, gloria y poder, de la misma forma que sucedió con el Imam Hussein (P) en el día de Ashura” (7).

Por otro lado, debemos señalar que el sermón de la señora Zaynab en Damasco, discurso que presentó después del suceso de Ashura cuando la caravana de los cautivos de Karbalá fue llevada a la reunión de Yazid,  en realidad fue uno de los discursos más elocuentes y valientes de la historia del Islam, de hecho, a través de sus sermones, Zaynab (P) mostró que había heredado el valor y la elocuencia de su padre de acuerdo a los sabios (8), además de ser tan poderoso que convirtió un momento de revancha en una victoria de la dignidad personal por sobre la devastación y el duelo; pues ella reveló los abusos de los Omeyas y causó que los que celebraban su cautiverio se entristecieran, ya que su discurso elocuente incluso impulsó la ira de la gente hacia el gobernador, sus palabras fueron tan poderosas como las balas o los misiles en la actualidad.

“En la reunión de Yazid, cuando la honorable señora Zaynab (P) vio la cabeza ensangrentada del Imam Husain (P), gritó con una voz afligida y dijo: “¡Oh Husain!, oh amado del Profeta de Dios (PBD); oh hijo de La Meca y Mina; oh hijo de Fátima al-Zahra, la dama de las mujeres del mundo; oh hijo de la hija de Muhammad al-Mustafa”…El narrador ha informado lo siguiente: Juro por Dios que con esta llamada de Zaynab (P), toda la reunión reventó en lágrimas y todos empezaron a llorar, e incluso Yazid tuvo que permanecer callado…” (9).

Al mismo tiempo destacamos su sabiduría y su elocuencia como otras de sus muchas virtudes que poseía al revelar el verdadero rostro del gobierno de Yazid, como lo podemos comprobar, en una parte de su discurso, cuando dirigiéndose hacia Yazid dijo:

“No pienses que la posesión de este gobierno, este Palacio y esta riqueza es una gracia divina para ti. Tú eres uno de aquellos a quienes Dios ha dejado libres hasta que la carga de sus pecados se haga más pesada; y es entonces cuando Dios te privará de todo lo que tenías arrojándote al fuego del infierno” (10).

Es necesario también mencionar por su importancia que la señora Zaynab (P) en ese sentido fue un ejemplo de conocimiento y sabiduría; pues se ha narrado que cuando llevaron la caravana de los cautivos ante Ibn Ziyad, él miró con arrogancia a la honorable señora Zaynab (P) y le preguntó “¿Qué opinas acerca de lo que Dios hizo con tus hermanos y parientes?” Como respuesta, ella le dijo: “No vi nada (en la acción de Dios) más que belleza” (11).

Relacionado :El martirio del Imam Hussein (A.S), testamento intemporal contra la opresión y la arrogancia imperial

También donde demostró su gran grandeza de espiritualidad y conocimiento fue cuando ya en su calidad de prisionera en Damasco entraron a la sala del trono, Zainab vio que el Califa Yazid tenía la cabeza del Imam Hussein en una bandeja. Cuando Zainab vio esta muestra de arrogancia de Yazid, se levantó y se dirigió valientemente a todos en el palacio diciendo:

“Lo que hoy consideras como despojos de guerra se convertirán en ruinas para ti mañana y ese día cosecharás lo que has sembrado. Alá no oprime a sus siervos. Expreso mi queja y pongo mi confianza solamente en Alá. Haz lo que quieras, Yazid, nunca podrás borrar lo que has hecho y no lograrás que la gente nos olvide. Aquí te digo, que tus decisiones serán fallidas, tu período de gobierno será corto, y su población se dispersará. En ese día, una voz gritará: ¡Que la maldición de Alá caiga sobre los opresores! …”

De ahí es que por sus muchísimas virtudes y cualidades que esta mujer de hierro poseía ha sido merecedora de más de sesenta apodos que reflejan sus virtudes; pero uno llama la atención y es el de Zainab al Kubra (Zainab, la grande), pues se erigió frente a la incredulidad y su discurso despertó a la gente y movilizó a los aletargados y arrepentidos, como lo hemos señalado, y también según otras narraciones luego de los suceso de Karbalá y gracias a sus denuncias se formó el movimiento de los “tauabin” (los arrepentidos) y otros movimientos (12), ya que  en su momento no habían sido consientes de la tiranía de Yazid; es así que su mensaje es el canto de venganza de los oprimidos hacia los opresores y por eso permanecerá vivo en todas las generaciones.

Con todo lo expuesto manifestamos que Zainab Al Kubra, nos ha dejado una gran lección de dignidad, de heroísmo, de valentía, de coraje y lealtad y gallardía como Mujer en momentos de dificultades, proveyendo dinamismo e inspiración a todas las mujeres y todos los hombres que luchan por eliminar las injusticias de la tierra y que enarbolan la verdad. Y al respecto señalamos una parte de su discurso en sus palabras: “¡Oh, hijo de los liberados! ¿Es justicia que tus mujeres, hijas y esclavas estén sentadas en los asientos de honor; mientras que esclavizaste a las nietas del Profeta (PBD), las despreciaste, silenciaste sus gritos y permitiste a los hombres llevarlas de una ciudad a otra en la espalda de los camellos, y dejaste que la gente se reuniera desde todas partes para mirarlas y burlarse de ellas? “La palabra (hijo de los liberados) fue el ojo del huracán que devastó la imagen del tirano en su propio palacio” (13). De ahí también señalar que la lucha de  Zainab, en el campo de divulgación, junto con el martirio del Imam Hussein (P) formó un buen encaje que atesoró el legado profético y le encarriló en una trayectoria de eternidad; pues hoy, después de catorce siglos, la energía que ha generado el movimiento restaurador del Imam Hussein (P) cobra, cada día, viveza en los más de 25 millones de peregrinos que lo visitan en Arbain. Zainab testigo presencial, en los sucesos de Karbalá, Zainab la emancipadora de la gesta libertaria de Karbalá; pues el propio Imam Hussein (P) dijo: “Si no tienes religión, por lo menos sé libre y ten amplitud mental mientras vivas” (14).

“El resultado de la “resistencia” de la noble Zainab (P) creó una corriente a lo largo de la historia que enseña a cómo moverse y resistir en el camino de la verdad” Ali Jamenei.

Notas:

(1) Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

(2) Abya Yala que significa “Tierra de madurez”, la elección de este nombre fue sugerida por el líder aymara Takir Mamani, quien propone que todos los indígenas o utilicen, porque desde la conquista, el término “indio/a” se usa indistintamente para todos los nativos/as del continente desde Alaska hasta la tierra del Fuego. Leer más: Saavedra Alfaro Sdenka “Interculturalidad Andina. El Suma Qamaña y el Islam en Abya Yala”; Aciabol, La Paz, Bolivia, 2014.

(3) http://es.wikishia.net/view/Serm%C3%B3n_de_la_se%C3%B1ora_Zaynab_en_Damasco

(4) Saavedra Alfaro Sdenka, “Mujer Iraní ¿Revolución o Involución?, as vivencias de una boliviana en Irán”; Aciabol, La Paz, Bolivia, págs. 51, 76.

(5) Ídem.

(6) “¿Quiénes fueron los 72 Acompañantes de Imam Hussein (P) Martirizados en Karbalá?” Ver más: https://es.shafaqna.com/2017/09/27/quienes-fueron-los-72-acompanantes-de-imam-hussain-p-martirizados-en-karbala/

(7) El Ayatolá Jamenei, líder supremo de la Revolución Islámica, (20/11/2013).

(8) http://es.wikishia.net/view/Serm%C3%B3n_de_la_se%C3%B1ora_Zaynab_en_Damasco

(9) Sayyed Ibn Tawus, al-Luhuf, Traduccion persa, Qom, Nashr Nawid, 1378 S.

(10) Ídem.

(11) Ashura: Orígenes, motivos, eventos, y resultados, página. 25.

(12) http://www.umma.org.ar/?p=384

(13) http://alulbeyt.org/sayeda-zainab-p-voluntad-y-determinacion/

(14) https://es.shafaqna.com/2019/09/12/imam-husain-a-s-si-no-tienes-religion-por-lo-menos-se-libre-y-ten-amplitud-mental-mientras-vivas/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here