Compartir
Qatar, Arabia Saudí, compañía saudí Aramco, Yemen
La reunión del Consejo de Cooperación del Golfo concedida en Palacio real de Arabia Saudí, 31 de mayo de 2019. (Foto: AFP)

SHAFAQNA – Hispan TV: Los líderes militares del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG-integrado por los países árabes ribereños al Golfo Pérsico), que incluye a Arabia Saudí y cinco de sus vecinos más pequeños, se reunieron en Riad, capital saudí, y condenaron el uso del espacio aéreo de uno de sus países miembros (probablemente Qatar) para llevar a cabo los ataques del pasado 14 de septiembre contra las instalaciones del procesamiento petrolero de la compañía saudí Aramco, según la agencia británica de noticias Reuters.

De acuerdo con el informe, esta nueva declaración del CCG demuestra un cambio de posición de Arabia Saudí y EE.UU. respecto a sus acusaciones lanzadas en contra de Irán de estar detrás de los mencionados ataques.

Aunque el Ejército yemení, apoyado por el movimiento popular Ansarolá, atribuyó abiertamente la responsabilidad del ataque a la petrolera saudí, el reino árabe y su aliado Estados Unidos descartaron, contra toda lógica, que el ataque fuera lanzado desde Yemen y acusaron a Irán, sin prueba alguna. Por su parte, las autoridades persas rechazaron estos infundios y aseguraron que la ofensiva yemení fue en respuesta a las agresiones de Riad al país más pobre del mundo árabe.

En su apoyo a la defensa de Arabia Saudí ante los recientes ataques sufridos, los máximos representantes del Ejército del CCG enfatizaron que los bombardeos sobre Aramco han puesto en peligro la seguridad y la estabilidad de los países miembros de esta organización.

Relacionado: Cese de ataques de coalición saudí contra Yemen por la peticion del embajador catarí

Los ataques a la planta petroquímica de Aramco interrumpieron la producción de 5,7 millones de barriles de petróleo, siendo una cifra equivalente a casi la mitad de la producción total de esta compañía, hecho que causó un aumento en los precios del crudo en el mundo.

El Ejército yemení junto a Ansarolá, que gozan de una tecnología punta en la fabricación de aviones no tripulados y misiles balísticos, han realizado durante los últimos meses decenas de ataques de represalia contra el régimen saudí y sus aliados, y han destruido gran cantidad de objetivos militares y centros estratégicos saudíes.

Las violentas agresiones saudíes contra Yemen, iniciadas desde 2015, en muchas ocasiones perpetradas con aeronaves y bombas fabricadas en Estados Unidos y otros países occidentales, han dejado más de 140 000 yemeníes muertos y heridos. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que, si la guerra no se detiene, la cifra de víctimas mortales llegará a 500 000 para finales del año 2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here