Compartir
Yemen, Ansarolá, Arabia Saudí, EE.UU.

SHAFAQNA – Pars Today: El ministro de Defensa de Yemen, el general Muhamad Naser al-Atefi, ha prometido “la derrota” y “la pérdida” para Arabia Saudí y los países que lo acompañan en la agresión librada el 26 de marzo de 2015, contra su país. Es más “verán lo que no podrán imaginar”, si continúa la agresión, recalca.

“Estamos en la posición de poder y hemos preparado lo que pudimos (…) No podrán imaginar lo que van a ver del Ejército, del movimiento popular (Ansarolá) y del pueblo libre y honorable de Yemen, aunque tienen dinero y combatientes”, ha indicado Al-Atefi, según ha citado la cadena local Al Masirah.

En un discurso ofrecido ante los combatientes de la operación de la región saudí de Nayran (suroeste), el ministro ha alabado “la valentía” y “el coraje de los héroes del Ejército y de Ansarolá”, así como las victorias cosechadas ante los saudíes.

La operación, denominada ‘Victoria de Dios’, de acuerdo con Al-Atefi, se ha realizado para “defender la soberanía, la independencia y la unidad de Yemen y la libertad y el orgullo de la nación yemení”.

El general yemení, asimismo, ha considerado “sin precedentes en la historia contemporánea” la resistencia de las fuerzas héroes ante los equipamientos militares más avanzados y altas capacidades del enemigo, como consecuencia de las armas de última generación que recibe del Occidente, con EE.UU. a la cabeza.

Relacionado: Ansarolá con sus ofensivas coloca al Príncipe heredero saudí al borde de abismo

Militares estadounidenses también cuestionan la competencia militar saudí, diciendo que ellos “tienen todos los juguetes, pero no pocos saben cómo usarlos”.

Al-Atefi, en otro momento de sus declaraciones ha pedido al Gobierno sudanés que se retire de la coalición saudí contra Yemen, y ha advertido de “las graves consecuencias que les espera”, si sigue participando en la matanza de los yemeníes.

Al respecto, ha prometido a todos los yemeníes residentes en el país y fuera del mismo que las fuerzas armadas seguirán, con firmeza, defendiendo la soberanía territorial ante la agresión extranjera, preservando la unidad, la seguridad y la estabilidad del país.

La operación de Nayran se produjo unas semanas después de que el Ejército y Ansarolá lanzaran certeros ataques con aviones no tripulados (drones) contra instalaciones vitales de la compañía petrolera saudí Aramco, provocando una gran destrucción que ha derivado en la interrupción de la producción de 5,7 millones de barriles de petróleo saudí, que equivalen a un 6 % de la producción mundial.

De hecho, luego de sufrir años de agresión, los yemeníes han decidido no ser los únicos damnificados por la agresión de Riad y sus aliados, respetando la ley de reciprocidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here