Compartir
Arabia Saudí, Muhamad bin Salman, HRW,
El príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman (dcha.), y su padre, el rey Salman bin Abdulaziz Al Saud.

SHAFAQNA – Hispan TV: Desde que el joven heredero saudí, Muhamad bin Salman, llegó al poder en junio de 2017, Saud al-Qahtani, asesor de la Corte Real y brazo derecho de seguridad del príncipe, ha comenzado a establecer un sistema de prisión secreta que incluye centros de detención extraoficiales construidos en todo el país, revela la página web Alaraby.

De acuerdo con el informe, cientos de activistas políticos, incluidos prisioneros de consciencia, son trasladados a estos centros clandestinos de detención, donde son interrogados, torturados y encarcelados durante largo tiempo y sin que nadie sepa de su destino.

Las organizaciones de derechos humanos, incluida la Organización Europea Saudí para los Derechos Humanos (ESOHR, por sus siglas en ingés) y Human Rights Watch (HRW), han documentado muchos casos de desaparición forzada en Arabia Saudí desde la llegada al poder de Bin Salman. HRW por ejemplo advirtió en un informe sobre el aumento de los casos de las detenciones arbitrarias en la monarquía árabe, que según dijo, afectan a miles de personas.

Relacionado: Loujain al-Hathloul, activista saudí rechaza libertad a cambio de negar la tortura

Las autoridades saudíes torturan y violan a los detenidos en las cárceles secretas de Bin Salman para forzarlos a hacer confesiones. Estos centros clandestinos son normalmente apartamentos amueblados o complejos residenciales pertenecientes al Estado, pero no son administrados por el Ministerio del Interior, según Alaraby.

Algunos detenidos como el médico saudí-estadounidense Walid Fetaihi y la joven feminista saudí Loujain al-Hathloul declararon a sus familias que habían estado detenidos durante largos períodos en prisiones secretas. Alia, hermana de Loujain ha revelado que su hermana —detenida en mayo de 2018— había sido trasladada a un departamento amueblado del jefe de seguridad del Estado y fue sometida a torturas en presencia de Al-Qahtani.

En un artículo que escribió en el diario estadounidense The New York Times, Alia dijo que su hermana había sido amenazada con violación, asesinato y arrojar su cuerpo a las aguas residuales por Al-Qahtani en la prisión secreta. Las autoridades luego llevaron a Loujain a la prisión de Dhahban, en la ciudad de Yeda.

Sin embargo, cientos de otros detenidos siguen sometidos a desapariciones forzadas en el país árabe y muchos organismos de derechos humanos creen que han sido asesinados en las cárceles clandestinas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here