Compartir

SHAFAQNA | por Sdenka Saavedra Alfaro – Guerras, opresión, injusticia, injerencia; etc…que  aún hoy como antes continúan, así como en su momento Muawia[1] incitaba a la hipocresía, al engaño y la mentira hasta llegar a la eliminación física de las personas que estaban contra su régimen despótico y autoritario, la historia nos ha demostrado que siempre los opresores han querido pulverizar a los pueblos que demandaban sus derechos. El Imam Hussein (P) nieto del profeta Muhammad (BPD), fue uno de los líderes y estandartes en la lucha contra la opresión y la tiranía de un califa que quería imponer su voluntad lejos de la legitimidad de un pueblo y su espiritualidad, y que para tal fin planificó anquilosar el pensamiento y la presencia de un líder legítimo ante Dios y los hombres. Muerto Muawia al puro estilo monárquico, heredó el trono a su hijo Yazid, un hombre embriagado con el poder traicionando al igual que su antecesor los verdaderos principios del gobierno islámico,  asesinando a más de 72[2] hombres, quienes acataban y practicaban las leyes divinas bajo el liderazgo del Imam Hussein(P).

Este suceso ocurrido hace 14 siglos en el año 680 (d.C.) nos ha enseñado que los hombres que están en busca de la justicia social y el establecimiento de un sistema moral-espiritual a veces deben pagar con su sangre  y sus vidas este objetivo noble, puro y sincero.

Relacionado: Eid Ghadir Jum, la designación del Imam Ali (A.S) como Walí, la identidad del Islam Shiita /Una nota por Sdenka Saavedra Alfaro

Hoy la historia nos vuelve a enseñar, cómo la mayoría de las naciones islámicas, más aun aquellas que siguen el legado de Ahlul Bait, el legado de la familia del profeta Muhammad(BPD), aún deben ser víctimas y objetivos del imperialismo y de su tiranía, cuando legal y jurídicamente sobre un cimiento espiritual quieren establecer una sociedad, un estado islámico. Países como la República Islámica de Irán, Siria o Yemen son tildados de terroristas por ende amenazados con la violencia y la injerencia política y armada, tal cual ocurrió con Irak cuando EEUU junto con sus aliados lo destruyeron, utilizando un sin fin de slogans, con tal de apoderarse de sus riquezas petrolíferas. Pero no solo quisieron apropiarse de la requisas petrolíferas; sino como en otrora querían erradicar el pensamiento de lucha y resistencia queriendo instaurar el servilismo y el favoritismo sumiso a cualquier poder, hoy Irak es objetivo de varios ataques armados de los enemigos que para tal fin utilizan una serie de actores camuflados en organizaciones terroristas armadas y financiadas por el imperialismo del norte.

El islam shia en Irak ha sido siempre atosigado, los ataques de estos grupos terroristas financiados por los imperios quieren erradicar este sistema político religioso que tiene un raigambre en la tradición y cultura de ashura; pues el islam shia no solo es un movimiento espiritual sino es renovador y confrontador contra la tiranía y la esclavitud, aspectos y dimensiones muy bien aprendidas del Imam Hussein(P) y sus seguidores cuando las jaurías de Yazid lo asesinaron en el desierto en Karbalá.

El islam shiita no solo tiene dimensiones espirituales, sino engloba un todo, es de carácter multidimensional; así por ejemplo el gobierno y el establecimiento de un estado deben sin duda estar bajo la guía de un liderazgo sabio y consiente que en el futuro vendrá el Imam esperado el Imam Mahdi (P).

“El motivo de este movimiento es para denunciar al gobierno de Yazid, que se manifiesta en contra del islam, y para ordenar el bien y rechazar el mal, y terminar con la opresión, la crueldad y la injusticia. Mi propósito es proteger el Sagrado Corán y revivir la religión de Muhammad (BPD)”

Imam Hussein (P)

Las conspiraciones y la imposición ideológica no solo fueron por parte del sistema barbárico imperialista, sino también del comunismo aquel que por las ideas políticas y sociales querían infiltrase en la vena yugular del pensamiento shiita para finalmente soslayarlo, pero lo que no comprendió el sistema comunista es que las verdaderas dimensiones del sistema islámico de Ahlul Bait no es una postura “ideal-romántica”; sino es la realidad misma de cada musulmán cuando se corporeiza en un gobierno regido por el más sabio; la Wilayat al-Faqih[3]. Por eso mismo, en la actualidad el islam shia ha logrado sobrevivir en las tierras donde el nieto del profeta Muhammad (BPD), fue asesinado por las hordas enemigas del islam y los musulmanes.

Muharam por ende Ashura representan para los musulmanes un suceso no solo de tristeza y dolor; sino un evento en donde se recuerda y se mantiene latente la resistencia, la lucha frente al imperialismo, hoy estos “Muawias y Yazids” están encarnados en aquellos entes que de la misma manera que querían eliminar físicamente a los seguidores de la casa profética de Muhammad, quieren hacerlo hoy con sus seguidores; pero los axiomas de Dios son eternos nunca mueren, nunca podrán ser erradicados porque Él es el eterno, el viviente el origen de todo.

Con la llegada de Donald Trump al poder y sus testaferros en otros lares del planeta quieren instaurar  políticas en contra de la paz en el mundo, tal es el sine quanon del  problema que a la fecha Siria, Libia, Afganistán, Yemen o Palestina siguen sufriendo, muerte, hambre, miseria y despojo territorial y que cuando algunos de los países hermanos como la República Islámica de Irán quieren dar su apoyo es tachado de país terrorista e injerencista por ende bloqueado, política, social y económicamente.

De acuerdo a los principios islámicos un hermano musulmán no lo es en tanto no desee lo mismo para su hermano musulmán; siguiendo esa línea Arabia Saudita  bombardea,  bloquea financieramente,  asesina a niños con sus constantes ataques; así como quiere apropiarse de los recurso y territorio Yemení,  país que obedece a la raigambre de la casa profética, y que por este motivo día a día es castigado e  intervenido, todo ello bajo la égida de los países que están conscientes de estas atrocidades como lo EEUU y los países europeos.

Relacionado: El Hayy, simbolismo de unidad e igualdad entre los musulmanes en un mundo de hostilidad /Una nota por Sdenka Saavedra Alfaro

Ya son casi 100.000 mil personas (entre ellos niños, mujeres y ancianos) que han perdido la vida por los ataques de Arabia Saudita con la complicidad de EEUU, ¿Pero dónde radica la fuerza, la resistencia?  La resistencia de Yemen está en sus dimensiones espirituales, en la cultura de ashura pues ellos tienen al maestro de los mártires, al líder de la resistencia contra los opresores, el Imam Hussein(P); pues esa resistencia también vive y sobrevive en este pueblo que cada día lucha por su libertad, ese ambiente creado y sostenido por Arabia Saudita y sus asesores norteamericanos y europeos y que según un informe elaborado por la Organización de Naciones Unidas las cifras de muertos se elevarán hasta finales de este 2019 a 233.000 y que según otro reporte sobre “el impacto de la guerra en Yemen” dejara un saldo de 500.000 muertos hasta el 2022[4].

La resistencia de Imam Hussein(P) nunca terminó, es perenne;  pues no solo es una cuestión de un hombre vinculado a Dios, sino de todos aquellos hombres que a lo largo de la historia han soportado y luchado contra la tiranía, ese legado tiene continuidad aún en pleno siglo XXI, el suceso de Karbalá no ha terminado por ello se dice que “Toda tierra es karbalá, y que “Todos los días son ashura” esa sed y esa hambre aun hoy se la sigue soportando, pues cuando se asesina, se interviene un territorio, se asedia, se obliga, se quita el alimento de los musulmanes o pueblos estos resisten fieles a las enseñanzas de unos de sus maestros de la revolución y la resistencia contra los opresores.

En pleno siglo XXI la opresión y la intervención no ha terminado y que por más esfuerzo que hagan lo enemigos estos nunca serán victoriosos; pues la lucha no solo es material; sino espiritual, es un legado espiritual, aquel que nunca muere ,aquel que siempre está vivo en todos los corazones de los hombres y mujeres que aman la paz y que desean que este mundo se rija con principios de amor y respeto con los seres humanos y no aceptan las políticas impositoras aquellas que haciendo el uso de la fuerza o intimidando destruyen sus pueblos convirtiéndolos en sus esclavos, serviles a sus intereses creando leyes banales y superficiales sepultando los principios divinos, frente a ellos los hombres de fe siempre se levantarán y resistirán una y otra vez; pues esta forma de vida no tiene fin, podrán borrar territorios, vidas pero los legados y las enseñanzas de los hombre de fe son incólumes y perennes, siempre viven.

Notas :

[1] Muawia —hijo de Abu Sufyan, quien se había enfrentado al Profeta (PB) desde el principio hasta la conquista de Meca por los musulmanes—. A partir de Muawia, el califato se volvió monárquico y Damasco pasó a ser su centro de gobierno. Así el califato islámico, donde todas las fuerzas provienen de parte Dios, se puso en mano de una familia que no había abrazado el Islam voluntariamente, incluso en la época del Profeta (PB) habían batallado en su contra hasta el último aliento.

[2] “¿Quiénes fueron los 72 Acompañantes de Imam Hussain (P) Martirizados en Karbalá?” Ver más: https://es.shafaqna.com/2017/09/27/quienes-fueron-los-72-acompanantes-de-imam-hussain-p-martirizados-en-karbala/

[3] La Wilayat al-Faqih es la columna vertebral pensamiento político Shiíta, Aboga por un sistema político basado en la tutela, que se basa en un jurista justo y capaz (faqih) para asumir el liderazgo del gobierno en ausencia de un imán infalible.

[4]  “ONU: Guerra saudí en Yemen dejará 233 000 muertos para fin del año”, Ver más: https://www.hispantv.com/noticias/yemen/427252/guerra-crisis-humanitaria-muertos-onu

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here