Compartir
Iran, EE.UU.
El vicecanciller iraní para Asuntos Políticos, Seyed Abas Araqchi, en una rueda de prensa en Viena, 28 de julio de 2019. (Foto: AFP)

SHAFAQNA – Hispan TV: El vicecanciller iraní para Asuntos Políticos, Seyed Abbas Araqchi, ha reaccionado a las declaraciones del presidente francés, Emmanuel Macron, sobre la posibilidad de una reunión entre sus pares de Irán y de EE.UU., Hasan Rohani y Donald Trump, respectivamente, “en las próximas semanas”.

“Hasta que Estados Unidos no cambie su política de máxima presión (contra Irán), no habrá negociaciones entre nosotros y ellos”, ha recalcado el alto funcionario.

A juicio del aludido titular, Irán tiene un argumento claro y razonable para no dialogar con las autoridades estadounidenses en estos momentos. “Ningún país acepta negociar bajo presión, lo cual es como rendirse”, ha dicho.

En este sentido, Araqchi ha nombrado otra condición para el diálogo con la Administración Trump: debe volver al acuerdo nuclear de 2015 —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)—, del que Estados Unidos salió en mayo de 2018 de manera unilateral y luego reimpuso las sanciones contra el país persa.

Relacionado: Emmanuel Macron espera una entrevista entre los mandatarios de Irán y EE.UU.

Las autoridades iraníes han insistido en que el independiente pueblo persa usará la diplomacia y la fuerza para preservar sus intereses.

En este contexto, según ha sostenido Araqchi, Irán sí que está negociando con los europeos, que rechazan la postura hostil de Washington contra Teherán, para salvaguardar sus derechos y está listo para conversaciones para asegurar sus intereses.

Macron está tratando de hacer el papel de mediador de la Administración de Trump para que Irán se siente una vez más a la mesa de diálogos con EE.UU., mientras Teherán pone en entredicho el compromismo de la propia Europa ante el acuerdo nuclear y su intención para reducir el efecto de las sanciones estadounidenses.

Ante la inacción europea, Teherán, en un acto recíproco, dio dos pasos para reducir sus compromisos en el pacto nuclear: Primero, suspendió la venta de uranio enriquecido y el excedente de agua pesada —como lo establecía el acuerdo— y, segundo, aumentó el enriquecimiento de uranio por encima de los niveles acordados en el convenio —3,67 %—.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here