Compartir
Homestead,, Donald Trump, Estados Unidos

SHAFAQNA – Hispan TV: Aquí (en vídeo) hay un aire macabro. Desde megáfonos suenan canciones para niños, pero en los enormes edificios y carpas no hay niños. Empleados uniformados entran y salen. Aquí, en el campo de concentración de niños en Homestead, en el sur del estado de Florida (Estados Unidos), tenían a casi 3000 niños encarcelados.

Hace poco, desaparecieron los niños. Nadie sabe a dónde se los llevaron. Ni siquiera legisladores pueden acceder a esta información; o no existe, o la están tratando de ocultar.

El sistema de campos de concentración de la Administración de Donald Trump “recircula” presos, tal si fuera tráfico humano. Miles de niños son “reciclados” en decenas de cárceles; los detenidos pasan por varias instalaciones y mientras, las redadas siguen alimentando al sistema.

El propósito de la metodología es mantener un número constante de detenidos, sin importar el sexo o la edad, con el propósito de maximizar las ganancias del sector corporativo que administra los campos de concentración.

No obstante, a pesar de todo, el diario Miami Herald advierte que en octubre, Homestead volverá a ser escenario de cárcel infantil.

Relacionado: Los niños, víctimas inocentes del racismo de Donald Trump

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here