Compartir
Los sirios caminan en un mercado abierto en el sur de la provincia de Idlib, noroeste de Siria, 2 de agosto de 2019. (Foto: AFP)

SHAFAQNA – Hispan TV: Durante el año pasado, la Administración estadounidense presidida por Donald Trump, endureció las sanciones contra Siria, “empeorando las condiciones de vida y agravando las luchas diarias de una población desgastada que ha vivido ocho años de conflicto”, informó la agencia estadounidense de noticias The Associated Press (AP).

Desde 2011, cuando los terroristas apoyados por el extranjero y grupos armados iniciaron una guerra en Siria, EE.UU., la Unión Europea (UE) y algunos Estados árabes impusieron sanciones a Damasco. Los embargos estuvieron dirigidos a la industria petrolera, las transferencias de dinero y una serie de instituciones y funcionarios.

Tras más de ocho años de presencia terrorista en territorio sirio, Damasco, apoyado por sus aliados Rusia e Irán, ha logrado contener a los extremistas a medida que el conflicto se está acabando.

Sin embargo, el informe de AP revela que las sanciones han exacerbado el sufrimiento de la población siria traumatizada después de una guerra que ha matado a casi medio millón de personas y que ha desplazado a la mitad de los habitantes.

Relacionado: “Occidente ve muy lucrativo invertir en el terrorismo en Siria”

Siria, una vez exportadora de petróleo, actualmente depende en gran medida de las importaciones de crudo para sostener su economía. Los mayores costos de combustible causados por las sanciones han llevado a un aumento de los precios en casi todos los sectores.

La moneda ha perdido hasta ahora un tercio de su valor situándose en 2019 en 600 libras sirias por dólar. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 80 por ciento de los sirios ahora subsiste debajo de la línea de pobreza ganando menos de 100 dólares al mes.

Las restricciones financieras también han perjudicado a la industria farmacéutica casi independiente de Siria, lo que hace que Damasco sea dependiente de las importaciones de vacunas, medicamentos para el cáncer, derivados de la sangre y suministros de diálisis y provoca escasez esporádica.

Pese a todas las dificultades, a finales de julio pasado Damasco destacó sus avances en la expulsión de los terroristas del país y aseguró tener bajo su control más del 80 % del territorio.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here