Compartir

SHAFAQNA- Wikishia y el libro” Las Virtudes Morales del Profeta del Islam y de la Gente de su Casa” que ha escrito por Baqir Shareef al-Qurashi y ha traducido por sheij Feisal Morhel y ha seleccionado por shafaqna.

Muhammad Ibn Alí Ibn Musa, (en árabe: محمد بن علي بن موسى) conocido como el Imam Yawad (P) (en árabe: امام الجواد) es el noveno Imam Infalible. Nació el día 10 del mes de Rayab del año 195 de la hégira (811 D.C.) en Medina y su período de Imamato duró 17 años. Fue martirizado cuando contaba con tan sólo 25 años de edad, y fue enterrado en Kazimain, junto a la tumba de su abuelo el Imam Kazim (P).

Después del martirio del Imam Rida (P), algunas personas creyeron que su hermano Abdul-lah Ibn Musa era el próximo Imam. Algunos otros consideraron que el Imam Kazim (P) era el último Imam y fueron conocidos como los Waqifies, pero la mayoría de los shiítas aceptaron el Imamato del Imam Yawad (P) a pesar de que era un niño de 8 años de edad. En aquel entonces, debido a la presión y a las limitaciones que el Gobierno había creado para el Imam (P), los shiítas generalmente estaban en contacto con él a través de sus representantes especiales.

Relacionado: Fotos históricas del santuario del Imam Yawad (A.S) en Kazemein

Su martirio

El Imam Yawad (P) alcanzó el martirio en el mes de Dul-Qa’da del año 220 de la hégira (835 D.C.), después de que Mu’tasim, el Califa Abasí lo convocó de Medina a Bagdad. (1)

Hay dos registros históricos sobre la fecha exacta de su martirio; 5 de Dul-Hiyya (2) o el último día del mes de Dul-Qa’da. (3)
Sobre la causa de su martirio, se dice que Ibn Abi Duwad, el Juez de Bagdad fue ante Mu’tasim y calumnió contra el Imam Yawad (P) diciéndole al Califa, que el Imam (P) iba a tener una gran influencia en la gente, y que era considerado una seria amenaza para la posición del Califa. Mu’tasim fue convencido por las palabras del Juez, y por lo tanto; decidió asesinar al Imam (P). Se ha narrado que Mu’tasim ordenó a uno de sus ministros envenenar al Imam (P). (4) Sin embargo, algunos creen que el Imam (P) fue envenenado por su esposa Umm al-Fazl, la hija de Ma’mun. (5)

Su generosidad y magnanimidad

Una de las sublimes pautas de moral del Imam Al-Ÿawâd (a.s.) es que era de las personas más dadivosas y de mayor generosidad. Fue apodado “Al-Ÿawâd” (el Generoso) a causa de lo profuso de sus favores y caridad para con los pobres. Los historiadores mencionaron muchas muestras de su generosidad, entre las que se encuentran las siguientes:

1. Ahmad Ibn Hadîd partió hacia la Peregrinación junto a un grupo de sus compañeros y fueron atacados por ladrones que les despojaron de todo el dinero y mercancías que tenían. Cuando llegaron a Medina, Ahmad fue a ver al Imam Al-Ÿawâd (a.s.) y le contó lo que les había sucedido. El Imam (a.s.) ordenó que le trajeran una bolsa de dinero y le dio suficientes dinares para que los distribuyera entre todos sus compañeros, cuya cantidad era igual a lo que les fue despojado.23 De esa manera el Imam (a.s.) les aprovisionó, reponiéndoles lo que les fue saqueado.

2. Otro ejemplo de su caridad es lo narrado por Al-‘Utbâ sobre un ‘alawî o descendiente de ‘Alî (a.s.) que anhelaba a una esclava de Medina, pero no tenía el dinero para comprarla. Fue a ver al Imam Al- Ÿawâd (a.s.) y se quejó de su situación. El Imam (a.s.) le preguntó quién era su dueño y él le contestó.

El Imam (a.s.) fue a ver a ese hombre y le cmpró la esclava y la quinta donde ésta se encontraba, sin que el ‘alawî supiera. El ‘alawî pasó a preguntar por la esclava y le dijeron que había sido vendida. Preguntó por el comprador y se le dijo que no lo conocían. Sobresaltado fue a ver al Imam (a.s.) y le dijo en voz alta: “¡La esclava fue vendida!”.
El Imam (a.s.) le recibió con una sonrisa y le dijo:
– “¿Sabes quién la compró?”
– “No”
El Imam (a.s.) partió con el ‘alawî hacia la quinta en la que se encontraba la esclava. Al llegar le ordenó que ingresara a la quinta y el hombre se rehusó porque ésta pertenecía a alguien que no conocía. El Imam (a.s.) le insistió que entrara y entonces lo hizo junto con el Imam (a.s.). Cuando el ‘alawî vio a la esclava el Imam (a.s.) le preguntó:
– “¿La conoces?”
– “Sí”
– “Es tuya, así como la casa, la quinta, su plantación y todas las mercancías que hubiera en la casa”. El ‘alawî se desbordó de alegría, pues había comprendido que el Imam (a.s.) la había comprado, y quedó estupefacto sin saber cómo agradecerle al Imam (a.s.). Éstas fueron algunas muestras de la generosidad del Imam (a.s.).

Relacionado: Las virtudes del Imam Yawad (P)

Su benevolencia con los animales

La benevolencia del Imam (a.s.) abarcaba a los animales. Narró Muhammad Ibn Al-Walîd Al-Kirmânî lo siguiente: “Había comido junto con Abü Ÿa‘far Az-Zânî (el Imam Al-Ÿawâd, con él sea la paz) y cuando terminamos y fue retirada la mesilla, el sirviente quiso levantar las migajas del suelo pero el Imam (a.s.) se lo impidió y le dijo: “Lo comestible que esté en el desierto déjalo ya que no tenemos gato en la casa para que se coma esos restos”. El Imam (a.s.) se compadeció de los pájaros y otros animales que no encuentran algo para comer.

Tawassul al Imam Yawad (P)

Algunos Eruditos Shiítas, recomiendan practicar el Tawassul al Imam Yawad (P) y pedir su intermediación ante Dios por el aumento del sustento diario y la solución de los problemas. Es por lo tanto; que la gente conoce al Imam Yawad (P) como la puerta de las necesidades ante Dios (Baab al-Haya’iy).

Abu al-Wafa Shirazi narra:

Una vez fui detenido por el Gobernador de Kerman, y fui encarcelado por un tiempo. Después de un período, me di cuenta de que ellos estaban conspirando para matarme. Estaba muy preocupado, y no sabía qué hacer para liberarme de aquel problema. Una noche decidí practicar el Tawassul. Entonces, hice súplicas a Dios y Le pedí que me liberase de aquella cárcel por la posición y el honor que tiene el Imam Sayyad (P). Al instante fui a dormir, y en mi sueño vi al Profeta (PBD) diciendo: “Por el aumento del sustento y la resolución de los problemas, practica Tawassul a mi hijo Yawad (P); ya que Dios responderá a tu súplica a través de él”. (6)

Notas

  1. Sheij Mufid, al-Irshad, pág. 481
  2. Volver arriba Ibn Abi Saly, pág. 13
  3. Volver arriba Tabarsi, Fazl, A’lam al-Wara tomo 2, pág. 106
  4. Volver arriba ’Aiyashi, tomo 1, pág. 320
  5. Volver arriba ’Amili, pág. 152
  6. Volver arriba Biharul Anwar, tomo 91, pág. 35

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here