Compartir

SHAFAQNA-Hispan TV : El clérigo musulmán nigeriano, el sheij Ibrahim al-Zakzaky, tenía previsto comparecer ante el tribunal de la ciudad norteña de Kaduna, pero, en una controvertida decisión, la corte pospuso hasta el próximo 5 de agosto la audiencia judicial para conceder un permiso médico al encarcelado líder musulmán.

Femi Falana, el abogado de Al-Zakzaky, denunció la medida y señaló que ocho informes médicos adjuntados a la solicitud de libertad bajo fianza presentada por su defendido demuestran que este necesita atención médica urgente.

“Los médicos han confirmado que el líder musulmán ha perdido un ojo y podría perder el otro a causa de un glaucoma avanzado. Además, los gránulos en su cuerpo no han sido removidos” y están causando envenenamiento por plomo en el cuerpo de Al-Zakzaky, explicó el abogado.

Relacionado: Vídeo: ¿Cuál es el delito del sheij Al-Zakzaky?

El coordinador para el Oriente Medio de la Comisión Internacional de Derechos Humanos (IHRC, por sus siglas en inglés) censuró la medida del tribunal nigeriano y expresó su preocupación por el delicado estado de salud del líder musulmán.

“Este aplazamiento por una semana más ha ido más allá del ridículo. El tribunal sabe que el estado de salud del líder es crítico. Tiene que hacer lo correcto que es servir a la justicia y dejar de politiquear en beneficio de aquellos que quieren ver muerto a Al-Zakzaky”, repudió el director de IHRC, Masud Shayareh.

Al-Zakzaky y su esposa fueron detenidos en diciembre de 2015, tras una violenta redada policial en su residencia, en la ciudad norteña de Zaria, en el estado de Kaduna en Nigeria. Durante el brutal arresto del clérigo por las fuerzas nigerianas, que tienen estrechos lazos con el régimen saudí, tres de sus hijos perdieron la vida, su esposa sufrió heridas graves y más de 300 de sus seguidores fueron asesinados.

El 6 de julio, el hijo de Al-Zakzaky advirtió sobre el deterioro de la salud de su padre, explicando que los médicos han encontrado altos niveles de plomo y cadmio en su sangre, por lo que resulta necesario que el clérigo de 66 años sea atendido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here