Compartir
Refugiados Rohingya se protegen de la lluvia en un campo en Bangladesh, 17 de septiembre de 2017. (Foto: Reuters)

SHAFAQNA – Hispan TV : “La Asean (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, por su acrónimo del inglés) parece hablar sobre el futuro de los Rohingya sin condenar o reconocer la limpieza étnica llevada a cabo por el Ejército contra los Rohingya”, lamenta el director para Asia de la organización pro derechos humanos, Brad Adams.

Miles de musulmanes Rohingya fueron asesinados en 2017 en el estado birmano de Rajine por militares birmanos, y más de 900 000 de ellos huyeron al vecino país de Bangladés, donde ahora viven hacinados en campamentos de refugiados improvisados.

Los líderes de la Asean se reunieron durante cuatro días en Tailandia, en la 34.ª cumbre de la asociación. El tema de los Rohingya, especialmente su repatriación desde Bangladesh, fue un tema importante del encuentro.

En su cumbre de 2018, la Asean abordó la crisis de los Rohingya, pero se centró en gran medida en cuestiones de repatriación, ignorando los crímenes del Gobierno contra la humanidad, recuerda la nota de HRW.

Para la cumbre el Equipo de Acción y Respuesta de Emergencia de la Asean (ERAT, por sus acrónimo del inglés) ha elaborado también una “evaluación preliminar de necesidades” sobre la repatriación de los refugiados Rohingya, señala el informe.

Relacionado : Refugiados rohingya en Bangladesh: 3 de cada 4 partos se producen en condiciones inhumanas

Adams tacha de “absurdo” que los 10 líderes de la Asean debatan la repatriación de la “población traumatizada” de la minoría musulmana Rohingya a Myanmar (Birmania), donde se enfrentarán a “unas fuerzas de seguridad que matan, violan y roban”.

El informe de 56 páginas del ERAT “fue desarrollado sin el aporte de los refugiados Rohingya y casi ignora las atrocidades del Gobierno de Myanmar que llevaron a este desplazamiento masivo”, denuncia HRW.

Muchas organizaciones han condenado la mortífera y sangrienta campaña de los militares birmanos. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha calificado la situación de “limpieza étnica” de los Rohingya y ha exigido que se enjuicie al jefe del Ejército birmano por cometer “genocidio”.

Amnistía Internacional (AI) publicó un informe en el que asegura disponer de “nuevas pruebas” que muestran que los soldados birmanos siguen llevando a cabo “ataques indiscriminados” en Rajine.

Según denunció anteriormente un grupo de 16 organizaciones no gubernamentales, el Gobierno birmano también impide en Rajine el acceso de los Rohingya a la ayuda humanitaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here