Compartir

SHAFAQNA | por Mohsen Sahraei Kashani : Ibn ‘Abbâs relata del Profeta Muhammad (S.A.W) un largo dicho que contiene el gran mérito del ayuno de cada día de Ramadán y las súplicas para cada día.

Estas súplicas se puede hacerlas en cualquier momento del día sobre todo después de cada oración.

La súplica del día 24 del mes Ramadán

«اللهمّ إنّی أسْألُکَ فیه ما یُرْضیکَ وأعوذُ بِکَ ممّا یؤذیک وأسألُکَ التّوفیقَ فیهِ لأنْ أطیعَکَ ولا أعْصیکَ یا جَوادَ السّائلین»

al·lâhumma innî as’aluka fîhi mâ iurdîka ua a’ûdhu bika mimmâ iu’dhîka ua as’aluka-t taufîqa fîhi li’an utî’aka ua lâ a‘sîka iâ ÿauâda-s sâ’ilîn

¡Oh, Dios mío, te pido en este (día) todo lo que Te satisface y me refugio en Ti, de todo aquello que Te moleste, y te pido éxito en este (día) para obedecerte y no contrariarte! ¡Oh, Bondadoso con los suplicantes!

Una breve explicación:

¡Oh, Dios mío, te pido en este (día) todo lo que Te satisface

Si rezamos, si ayunamos y damos limosna, y si cada acto de adoración es para atraer la satisfacción de Dios, para que Él como nuestro creador sea satisfecho por nosotros; entonces es muy importante considerar este punto, ya que ¿La satisfacción de Dios se encuentra en nuestros actos?, y en ese sentido la respuesta a esta pregunta no es muy difícil, por lo que debemos realizar los actos obligatorios y dejar los ilícitos, sin embrago la satisfacción de Dios tiene grados que depende de la calidad del acto y  del hecho del siervo.

Después de hacer los actos obligatorios y dejar los ilícitos, el siervo creyente ejecuta un paso más en el sendero de ser siervo, que es hacer los actos Mustahabates (los recomendables) y dejar los Macruhates (desaconsejables), precisamente así será que el siervo puede atraer más la satisfacción de su creador y acercarse más a Él.

¿El ser humano a través de obedecer a Dios a dónde llega?

El grado de Obudiat (ser el siervo puro de Dios), es una gran jerarquía que el ser humano puede obtener.

Relacionado : La súplica del día 23 del mes Ramadán : ¡Oh, Dios mío, purifícame en este (día) de todos los pecados

Al respecto, Imam Sadiq describe este grado en esta narración donde dice:

العبودیه جوهره کنهها الربوبیه

“El Obudiat (llagar al grado de ser siervo puro de Dios) es una esencia que su realidad es Robubiat (señoría)”.

En este relato, el término “Robubiat”, significa ser el poseedor; es decir el siervo a través de obedecer a Dios y llegar al nivel de Obudiat, se desarrollará espiritualmente hasta que podrá ser un medio de Dios en realizar sus actos, y tendrá un gran poder de Dios (dependientemente) para cambiar las cosas; y justamente este nivel y grado es lo que en esta narración se describe como Robubiat (señoría), determinando que ese grado se obtiene sólo para atraer la satisfacción de Dios, la que se adquiere a través de obedecerlo.

Me refugio en Ti, de todo aquello que Te moleste

Dios todo poderoso ha creado al ser humano, conoce bien sus necesidades; así todo lo que le ayuda a perfeccionarle como también lo que le niega a hacerlo, y en ese sentido, le ha anunciado al ser humano que el diablo es su enemigo y que siempre intenta desviarlo; entonces lo que le molesta a Dios es cuando su siervo obedece al Diablo en lugar de obedecerlo, y es así que sale del sendero que Dios había diseñado para perfeccionarlo, sin tener atención en lo que ha elegido que es el camino del diablo, precisamente eso es lo que le molesta a Dios, y en ese sentido, es que el ayunante en este vigésimo cuarto día del mes de Ramadán, pide a Dios que le ayude y proteja de esta negligencia y así realizar esta hermosa súplica para que Dios le responda.

Te pido éxito en este (día) para obedecerte y no contrariarte

Ya que todas las bendiciones están en obedecer a Dios; finalmente el ayunante termina su súplica pidiéndole éxito, para que pueda obedecerlo y desobedecer al Diablo; de ahí que gran victoria precisamente, es poder ser siervo puro de Dios y transitar por el camino de la satisfacción del todo poderoso y obtener la felicidad eterna y el paraíso.

¡Oh, Bondadoso con los suplicantes!

Debemos considerar, que para ser aceptada la súplica hay que atender las condiciones de suplicar.

Sobre este tópico, Dios en el sagrado Corán dice:

ادعونی استجب لکم

“Vuestro Señor ha dicho: «¡Invocadme y os escucharé!”. (Ghafir – aleya 60) .

Según esta aleya, cada súplica será respondida por Dios; pero hay que tener en cuenta que este mundo material, no es una creación en la que se tenga posibilidad de ser respondidos todos los pedidos; pues es un mundo limitado y no ilimitado, de ahí que el ayunante sabe muy bien que Dios es muy generoso y bondadoso, y si un pedido de él ostensiblemente no es respondido, precisamente esto no significa que sea rechazado, ya que de acuerdo a varias narraciones “Dios en el día del juicio dará algunos regalos a algunos siervos suyos y cuando le pregunten a Dios ¿Estos regalos para qué son?, escucharán que: por las súplicas que hicieron; pero por algunos obstáculos en el mundo material no fueron respondidas y ahora les doy regalos que les contentan y les hacen feliz en lugar de aquellas súplicas hechas en el mundo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here