Compartir

SHAFAQNA – Karen Martínez García nació en La Habana, Cuba en 1981, en el seno de una familia católica siendo sus padres ambos profesores de Matemática en la ensenñanza de bachiller. Cursó estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana obteniendo el título de Licenciada en Derecho en el año 2004. En este mismo año comenzó su desempeño laboral como jueza de la Sala de lo Económico del Tribunal Provincial Popular de La Habana, en la que cumplió funciones durante 6 años quien en sus últimos años fue Presidenta de Sala. Luego en el 2011 ingresa como miembro de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos y ejerció como abogada y directora del Bufete Laboral.

En el año 2016 conoció al Sr. Abdulwali Amílcar Aldama, de fe musulmana contrayendo nupcias en el mismo año. Por motivos de que Abdulwali es estudiante de la Universidad Internacional Al Mustafa, en el 2017 viajaron a la República Islámica de Irán donde actualmente residen como estudiantes.

En una entrevista exclusiva con Shafaqna, Karen Martínez García explica sobre su experiencia con el uso del hijab.

Relacionado: “Los Shiitas pueden ayudar a construir Sociedades de Hermanos en Latinoamérica”: Entrevista a Fernando Acosta Riveros

Shafaqna: ¿Cómo ha sido su experiencia en Irán y si esta puede ser catalogada de satisfactoria?

Karen: El salir de tu patria de origen, por las causas que sean, siempre resulta una experiencia de sentimientos encontrados. Y en mi caso, venir a un país con una cultura, idioma, tradición y religión tan diferentes a los míos, en sus inicios fue difícil. El apoyo incondicional de mi pareja, su paciencia y el intercambio con otras mujeres latinoamericanas hicieron que mi estancia se hiciera cada vez menos nostálgica. La oportunidad de estar en contacto directo con la cultura y la historia de este país me permitieron percibir y conocer otra arista de la vida desconocida para mí hasta ese momento. Irán es una nación de gran historia, la cual yo concía sólo por las referencias de textos y filmes, pero la experiencia directa supera todo lo que uno pueda estudiar en libros. Por lo que puedo decir que mi experiencia en Irán ha sido interesante, aportándome mucho desde el ámbito del conocimiento y de la vivencialidad.

Shafaqna: ¿Conoce sobre el cristianismo en Irán?

Karen: Confieso que no tenía información alguna sobre el cristianismo en Irán, pues comunmente uno asocia a paises islámicos como este con la sola presencia de esta religión. Estando acá tuve la oportunidad de visistar iglesias cristianas ortodoxas, y pude constatar la magnífica estética que las conforman. Por ejemplo, estuve en la iglesia armenia de Isfahán y quedé maravillada de las pinturas muralcon escenas de la pasión de Cristo y de algunos pasajes bíblicos, con una iconografía muy diferente a la conocida en las iglesias católicas de Cuba. Aunque no he concido a ningún cristiano iraní, los mismos musulmanes me han dado buenas referencias de los cristianos iraníes, los cuales se caracterizan por su laboriocidad, respeto y honradez. Sé también que ostentan iguales derechos a los musulmanes, y poseen a su vez representación jurídica y parlamentaria en la socieda de la República Islámica de Irán.

Shafaqna: Explique su experiencia con el uso del hiyab.

Karen: Al principio fue un poco difícil porque era algo nuevo y su uso requiere de una estética, normas y práctica que con el tiempo fui conociendo. Le agradezco muchísimo a mis nuevas amigas musulmanas latinas quienes me brindaron su ayuda en todo momento.

Shafaqna: ¿Qué experiencia puede trasmitir a su regreso a Cuba?

Karen: Puedo afirmar que el pueblo iraní es muy trabajador, pendientes a cada detalle de cada labor que desarrollan. Igualmente son un pueblo muy espiritual, con una cultura milenaria adornada por una profunda poesía y pensamiento. Poetas como Rumi, Hafez, Saadi y Parvin Entesami me han alegrado con su hermosa lírica y su espiritualidad. Aunque lamentablemente sólo los he leído en inglés y español, con la esperanza de que los pueda leer en su lengua original. Esto es lo que voy a trasmitir a mis amigos, familiares y colegas.

Relacionado: “Una acción vale más que mil palabras”: Entrevista a la periodista y escritora boliviana Sdenka Saavedra Alfaro

Shafaqna: ¿Cómo es el uso del hiyab en el cristianismo?

Karen: No tengo un dominio de la historia del hiyab en el cristianismo, sólo sé que en el siglo 20 en las misas celebradas en las iglesias era obligatorio colocarse un velo para cubrirse la cabeza. Norma que fue derogada en el Concilio Vaticano Segundo en el año 1959. Hoy por hoy quienes lo usan son las monjas consagradas a la iglesia.

Shafaqna: ¿Cuál es la visión en Cuba con respecto al hiyab?

Karen: En nuestra cultura en los siglos del XVII al XIX, el uso por las mujeres de pañuelos, velos o mantillas sobre la cabeza era muy común, por la unión de la cultura española y la cultura africana. La cultura española como expliqué anteriormente producto de las normas de la iglesia católica, tanto las religiosas consagradas a la iglesia (de las diferentes ordenes) llamadas monjas, como las beatas que eran mujeres que se entregaban al trabajo de la iglesia y a la fe sin abrazar los habitos, lo usaron. Por parte de las mujeres de la religión africana (en nuestro país se le llama santería) el usar un pañuelo blanco en la cabeza era una norma de consagración a dicha religión. En la contemporaneidad algunas mujeres pertenecientes a estas religiones lo usan, pero no es común el uso del velo islámico. Por lo que para los cubanos puede ser novedoso verlo en estos momentos pero no es algo nuevo o extraño en nuestrea cultura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here