Compartir

SHAFAQNA – Hispan TV : “Nuestras metas en el noreste no han cambiado. Implican, en primer lugar, mantener la seguridad en la región, lo que significa que no estamos en absoluto a favor de que el régimen regrese porque el régimen no promueve la estabilidad, como vemos en otros países”, sostuvo el domingo el enviado especial de EE.UU. para Siria, James Jeffrey.

En un discurso en la Conferencia de Seguridad de Múnich, en Alemania, Jeffrey explicó que Washington ya no insiste en que el presidente sirio, Bashar Asad, deje el poder, pero sí que pide cambios importantes en la política de Damasco.

El enviado especial se refirió, asimismo, a la polémica decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de retirar las tropas norteamericanas del país levantino, y aseguró que esto “no va a ser una retirada repentina y rápida, sino una retirada paso a paso”.

À lire aussi : Trump a la UE: reciban a terroristas de Daesh o serán liberados

Además, Jeffrey aseguró que Washington está abandonando Siria puesto que ha logrado casi todos sus objetivos. “Estamos retirando nuestras tropas del noreste porque han completado la mayoría de sus tareas”, insistió.

Dijo, de hecho, que el grueso del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) está prácticamente aniquilado, aunque todavía existen bandas dispersas y células terroristas en el desierto sirio.

Oficialmente hay más de 2000 soldados estadounidenses en Siria, desplegados, ilegalmente, en bases, puestos de avanzada y aeródromos en el noreste de Siria (un modelo de despliegue similar a los de Irak y Afganistán).

Las áreas donde se encuentran las bases norteamericanas son controladas por sus aliados, las milicias kurdo-sirias. Estas han manifestado su deseo de dialogar con el Gobierno de Damasco ante la amenaza de Turquía de una amplia ofensiva contra los milicianos kurdos, a los que considera “terroristas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here