Compartir

SHAFAQNA – Annur TV : En la tradición islámica se pide acoger a un invitado al menos durante tres días, o más si es posible, y alimentarle con los mejores alimentos de que uno disponga.

La hospitalidad en el Islam está estrechamente vinculada a la generosidad y es por ello que es tan importante. El Profeta del Islam (PB) albergó a un grupo de compañeros en su residencia personal. Él dijo en un hadiz: “Aquel que crea en Dios y en el Último Día que sea generoso con su huésped”.

Relacionado : Las Fuentes del Pensamiento Shi‘ah: La Gente de la Casa del Profeta (BP) (Parte 3)

Esta virtud principal de la hospitalidad es un logro en sí misma porque solo alguien que es consciente de la unidad de la humanidad puede comportarse tan abiertamente con su prójimo y solo la confianza ilimitada en Dios le permite actuar con tanta generosidad.

En algunos países del Islam, se honra la llegada de un invitado dándole la bienvenida con agua y dátiles del mismo modo que los habitantes de algunas islas reciben a un recién llegado con collares de flores. En nuestro mundo occidental, que lamentablemente tiende cada vez más a deshumanizarse, es más que nunca necesario preservar la virtud de la hospitalidad que en todas las religiones reveladas es tan importante. Para ser plenamente conscientes de esta realidad, los musulmanes se recuerdan mutuamente que el huésped es enviado por Dios mismo y que él es Su invitado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here