Compartir

SHAFAQNA- Lo que sigue es una parte del libro “LA SEÑORA ENTRE LAS SEÑORAS FATIMAH Al-ZAHRA” que ha traducido por MARTHA GOLZAR Y RAHMATULLAH GOLZAR que ha sido seleccionado por Shafaqna.

El hambre y la comida celestial

Abu Sa’id Jidri dice: “Un día, Ali Ibn Abi Talib(P)estaba hambriento y le preguntó a Fatimah (P): “¿Tienes algo que me puedas dar para comer?”
Ella contestó: “¡Oh, Amir de los Creyentes! Juro por el Dios que nombró a mi padre Profeta (BP) y a ti su ministro, que no tengo nada para darte y desde hace dos días no tenemos nada para comer, sólo había un poco de comida que te he dado antes que a mí y que a nuestros hijos Hasan y Husain”.
Imam Ali preguntó: “¿Por qué no me informaste de la situación para que  yo consiguiera algo?”
“¡Oh, Abul Hasan!–Respondió Fatimah–Siento vergüenza ante Dios cuando te pido que hagas algo que está fuera de tu alcance”, Imam Ali (P) salió a la calle, optimista y con seguridad en Dios, y pidió prestado un dinar. En el momento en que quiso comprar algo para su familia con el dinar que tenía en su mano, se encontró con Miqdad Ibn Aswad. Era un día muy caluroso y el sol quemaba sus cabezas y las plantas de sus pies.
Imam Ali(P) vio que Miqdad estaba preocupado y le preguntó: “Miqdad Ibn Aswad, ¿cuál fue la causa que un día como este te sacó de tu casa y te separó de tu familia?”
“¡Oh, Abul Hasan!–contestó Miqdad–, déjame y no preguntes por mi situación”.
“Hermano–dijo Imam Ali–es imposible que te deje sin antes enterarme de qué es lo que tepreocupa”. “Hermano–replicó Miqdad-por Dios déjame y no preguntes por mi estado”.
Imam Ali(P)insistió: “Hermano, es imposible que trates de disimular tu congoja frente a mí”.
“¡Oh, Abul Hasan–exclamó Miqdad–ya que insistes tanto te lo diré. Juro por el Dios que nombró a Muhammad (BP) profeta y a ti su ministro que la única causa por la cuál salí de mi casa fue para encontrar algo que quite el hambre, ya que cuando me separé de mi familia se retorcían de hambre y cuando escuché sus llanos no puede soportar el quedarme y salí triste y solo. Esta es mi historia y la causa de mi congoja”.
Los ojos de Imam Ali(P) se llenaron de lágrimas y cuando éstas llegaron a su santa barba dijo: “Por lo que tu juras, juro yo también que la causa por la cual saliste de tu casa fue la misma que me hizo salir de la mía y pedí prestado un dinar, pero te doy a ti la preferencia antes que a mi familia”.
Y diciendo esto le dio el dinar y se fue a la mezquita del Profeta (BP) donde realizó la oración del medio día, de la tarde y del ocaso.
Cuando el Enviado de Dios terminó la oración del ocaso y se disponía a salir, pasó cerca de Imam Ali (P) que se en contraba en la primera fila y le hizo una señal. Imam Ali(P) se levantó, siguió al Mensajero de Dios y lo alcanzó cerca de una de las puertas de la mezquita. Lo saludó y el Profeta (BP) contestó a su saludo y dijo: “¡Oh, Abul Hasan”¿Tienen ustedes algo para cenar para que vaya yo a tu casa?”
Imam Ali(P) bajó la cabeza y calló por la vergüenza que sentía, no sabiendo como contestar a la pregunta de este generoso. Pero el Profeta (BP) sabía la historia del dinar, de quién lo había tomado prestado y a quién lo había dado, y Dios Todopoderoso le había revelado al Gran Profeta (BP) que esa noche fuera junto a Imam Ali(P).
El Mensajero de Dios, cuando vio que Imam Ali(P) guardaba silencio dijo: “¡Abul Hasan! ¿Por qué no dices ‘no’para que me vuelva o ‘sí’ para que te acompañe?”.
Imam Ali(P) por pudor y recto, y también por respeto al Generoso Profeta (BP)contestó: “Por favor, acompáñame, estamos a tu servicio”.
El Profeta (BP) tomó la mano de Imam Ali(P) y ambos fueron en busca de Fatimah(P). Esta honorable dama acababa de terminar la oración y se encontraba aun sentada en su alfombrilla, mientras tras ella salía el vapor de una marmita. Fatimah (P) al oír la voz de su padre en su casa fue a su encuentro y le saludó. El Generoso Profeta (BP) acarició su cabeza y le dijo: “Hija mía, ¿cómo has pasado el día? La misericordia de Dios Todopoderoso sea para ti. Que Dios el Clemente perdone tus pecados y realmente están perdonados. Hija, dame algo de cenar”.
Fatimah(P) tomó la marmita y la colocó frente al Gran Profeta (BP)y Imam Ali(P).
Cuando Imam Ali(P) vio la comida y olió su agradable olor, miró a Fatimah (P) sorprendido, ella dijo: “¡Glorificado sea Dios!, por qué me miras tan sorprendido ¿es que he cometido algún error que haya provocado tu enojo?”
“Es que ayer juraste que hace dos días no tenías nada de comida”contestó Imam Ali(P).
Fatimah, volviendo su rostro hacia el cielo, dijo: “Mi Dios que se encuentra en todas partes es testigo que he dicho la pura verdad”.
“¡Oh, Fatimah! Entonces ¿de dónde vino esta comida? ¡Nunca había visto algo semejante, ni olido algo más agradable ni comido algo más puro! ”.Dijo ‘Ali (P).
El Generoso Profeta (BP) puso su santa mano sobre la espalda de Imam Ali(P) y señalando la comida dijo: “Esto es una compensación que te manda Dios por aquel dinar que diste”.

 إِنَّ اللَّهَ يَرْزُقُ مَنْ يَشَاءُ بِغَيْرِ حِسَابٍ

“En verdad Dios provee sin medida a quién el quiere”(3:37)
Entonces el Profeta (BP) lloró de dicha y agradecimiento y continuó : “Adorado sea Dios que los recompensó antes de que se fueran de este mundo,a ti  Ali te puso en el lugar de Zacarías y a Fatimah en el lugar de María (P)”

كُلَّمَا دَخَلَ عَلَيْهَا زَكَرِيَّا الْمِحْرَابَ وَجَدَ عِنْدَهَا

“Siempre que Zacarías entraba en el tempo para verla, encontraba sustento junto a ella”. (3:37)(1)
Notas
1-Kashful Gammah, t.II, p.26 a 29;Amali Tusi, t.II, p.228 a 230;Bihar,XLIII, p.59 a 61;Bihar, XLIII, p.29, en forma condensada; Manaqib Shahr Ashub, t.III, p.117, la última parte de esta narración

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here