Compartir

SHAFAQNA- Parstoday : En esta serie se dará a conocer la interpretación de las aleyas del Corán.

Primeramente las aleyas 8 y 9 de la sura La Araña:

وَوَصَّيْنَا الْإِنسَانَ بِوَالِدَيْهِ حُسْناً وَإِن جَاهَدَاكَ لِتُشْرِكَ بِي مَا لَيْسَ لَكَ بِهِ عِلْمٌ فَلَا تُطِعْهُمَا إِلَيَّ مَرْجِعُكُمْ فَأُنَبِّئُكُم بِمَا كُنتُمْ تَعْمَلُونَ

Y hemos ordenado a los seres humanos que sean buenos con sus padres. Pero si ellos se esfuerzan para que asocies en tu adoración a Mí algo de lo que tú no tienes conocimiento, entonces no les obedezcas. Regresareis a Mí y Yo os informaré de lo que hacíais. (8:29)

وَالَّذِينَ آمَنُوا وَعَمِلُوا الصَّالِحَاتِ لَنُدْخِلَنَّهُمْ فِي الصَّالِحِينَ

Y a quienes tengan fe y realicen buenas obras, les haremos entrar entre los Rectos. (9:29)

Al principio del surgimiento del Islam, algunos jóvenes se convirtieron a esta religión y dejaron la idolatría. Sin embargo, sus padres adoraban ídolos y les exigían que ellos abandonen la nueva religión del Hadrat Muhammad (saludos sean para él y sus descendientes). Incluso algunas madres se negaban a comer para presionar sentimentalmente a sus hijos, pero no pudieron alejar a sus hijos de la religión divina del Islam.

Estas aleyas, en unas palabras dirigidas a aquellos jóvenes y a todas las personas que viven en familias opositoras a las religiones divinas, indican que cuando se crean discrepancias entre las relaciones familiares y los principios religiosos, el mantenimiento de la religión es mucho más importante que la satisfacción de los padres, ya que no se debe dejar de lado la religión por los sentimientos mundanos. Sin embargo, respetar a los padres es algo imprescindible en la familia y, hasta cuando puedan, los hijos deben ser amables y esforzarse por suministrar las necesidades de sus progenitores.

A continuación estas aleyas, dirigiéndose a todos los miembros de la familia, tanto a los padres como a los hijos, dicen que todo lo que las personas realizan en este mundo se registra y un día tienen que responder por sus actos mundanos y, en el día de la Resurrección, solamente, permanecerán cerca de los creyentes y sublimes las personas que hayan realizado bondades en este mundo.

De estas aleyas aprendemos que:

Primero: ser bondadosos con los padres es un asunto humano y lógico. Tanto sean musulmanes o no, hay que servirles y respetarles.
Segundo: invitar al ateísmo es, de hecho, invitar hacia lo infundado y sin objetivo, puesto que el ateísmo no tiene ninguna base lógica y científica.
Tercero: los hijos tienen que ser libres en la elección del camino correcto. Los padres no pueden obligarles a aceptarlo lo que ellos eligen.

Ahora escuchamos las aleyas 10 y 11 de la sura La Araña:

وَمِنَ النَّاسِ مَن يَقُولُ آمَنَّا بِاللَّهِ فَإِذَا أُوذِيَ فِي اللَّهِ جَعَلَ فِتْنَةَ النَّاسِ كَعَذَابِ اللَّهِ وَلَئِن جَاء نَصْرٌ مِّن رَّبِّكَ لَيَقُولُنَّ إِنَّا كُنَّا مَعَكُمْ أَوَلَيْسَ اللَّهُ بِأَعْلَمَ بِمَا فِي صُدُورِ الْعَالَمِينَ

 

Y entre los hombres hay quienes dicen: !Creemos en Dios! Pero cuando sufren perjuicio por la causa de Dios, toman la prueba a que los hombres les someten como un castigo de Dios. En cambio, si viene una ayuda de tu Señor, con seguridad dirán: !En verdad, estábamos con vosotros! ¿Acaso no es Dios Quien mejor conoce lo que hay en el pecho de las criaturas? (10:29)

وَلَيَعْلَمَنَّ اللَّهُ الَّذِينَ آمَنُوا وَلَيَعْلَمَنَّ الْمُنَافِقِينَ

Y Dios conoce con certeza quienes son los que creen y conoce con certeza quienes son los hipócritas. (11:29)

A continuación de las aleyas anteriores, estas aluden a otro grupo de personas, aquellas que solo son creyentes cuando disfrutan de tranquilidad y bienestar, pero cuando se enfrentan a problemas y dificultades, abandonan su fe y a los creyentes. No obstante, cuando otra vez, ven solucionados los problemas y que los creyentes alcanzan el poder, se acercan a estos, alegando que siempre estuvieron con ellos y, por tanto, merecen también compartir la victoria.

Relacionado: La interpretación de Sura Al-Ankabút (La araña), versos 1-7

Agregan que Dios está bien informado del interior de todas las personas y sabe quiénes están dispuestas a resistir hasta su muerte para defender de su fe y quiénes al ver unas pocas dificultades, la abandonan.

De estas aleyas aprendemos que:

Primero: algunas personas muestran su fe solo a través de sus dichos y no de corazón. Pues, no tenemos que confiar en todas las personas que afirman ser creyentes, ya que, la fe verdadera de las personas se esclarece cuando se enfrentan a problemas y dificultades.

Segundo: algunas veces, aceptar la fe o mantenerla, requiere sacrificios de parte de las personas y a los creyentes verdaderos no les importa y aceptan las dificultades del camino y las toleran con satisfacción.

Tercero: los hipócritas son personas oportunistas. A la hora del peligro y dificultades, huyen de la escena y a la hora del bienestar y la tranquilidad, siempre están ahí para gozar de los beneficios de otros.

Ahora es momento de escuchar las aleyas 12 y 13 de la sura La Araña:

وَقَالَ الَّذِينَ كَفَرُوا لِلَّذِينَ آمَنُوا اتَّبِعُوا سَبِيلَنَا وَلْنَحْمِلْ خَطَايَاكُمْ وَمَا هُم بِحَامِلِينَ مِنْ خَطَايَاهُم مِّن شَيْءٍ إِنَّهُمْ لَكَاذِبُونَ

Y los que no creen dicen a los que tienen fe: !Seguid nuestro camino y nosotros cargaremos con vuestros errores! Pero ellos no cargarán con sus errores en absoluto. En verdad, son unos mentirosos. (12:29)

وَلَيَحْمِلُنَّ أَثْقَالَهُمْ وَأَثْقَالاً مَّعَ أَثْقَالِهِمْ وَلَيُسْأَلُنَّ يَوْمَ الْقِيَامَةِ عَمَّا كَانُوا يَفْتَرُونَ

Y, ciertamente, tendrán que cargar sus propias cargas y otras cargas junto con sus propias cargas. Y el Día del Levantamiento serán interrogados sobre lo que inventaban. (13:29)

Los opositores se esforzaban por hacer desistir a los creyentes de su fe y orientarlos hacia el ateísmo. Estas aleyas precisan que los hipócritas llamaban a los creyentes a retornar al camino de sus antecesores y a abandonar al Profeta. Alegaban que su solicitud no era errada pues ellos seguían el camino de sus antecesores y no les ocurría nada, pero, agregaban, que si era un pecado o error, cargarían con esa culpa.

Seguidamente, estas aleyas dicen que los opositores mentían, ya que dar los premios y castigos corresponde exclusivamente a Dios. Además ellos no son capaces de cargar ni con sus propias faltas. Mientras tanto, si alguien acepta esta recomendación incorrecta e ilógica y deja su fe, en el Día del Levantamiento, verá el castigo divino y aquella persona opositora que había provocado la desviación de su prójimo, además de sufrir el castigo por sus errores, tendrá que cargar con los pecados de la persona a la que indujo hacia la desviación.

De estas aleyas aprendemos que:

Primero: los enemigos no dejan a los creyentes. Algunas veces mediante maltratos y torturas y, otras, con promesas falsas se esfuerzan por atraerlos hacia el ateísmo.
Segundo: en la ideología islámica, nadie puede cargar los errores de los demás o afirmar que asumirá los castigos de los errores de otros.
Tercero: alguien que lleva a los demás hacia un camino diferente al mostrado por el Profeta se considera socio de los pecados y responsable de los errores que cometan los desviados, no obstante, esto no reduce los pecados de alguien que se ha desviado del camino recto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here