Compartir

SHAFAQNA- Lo que sigue es parte del libro Nahyul Balagha escrito por Sayyid Muhammad Radi y traducido por Muhammad ‘Ali Anzaldua Morales y Abdul Jabir Arce que ha sido seleccionado por Shafaqna.

Directrices para el tasador y cobrador del impuesto para los pobres -zakat- las mismas muestran claramente que tipo de Gobierno quiso establecer Hazrat ‘Ali (P) que no fuera un gobierno cuyos funcionarios engordasen con el dinero público. Un Gobierno donde ser gobernado y/o contribuyente fuese un premio. Donde el estado iba a funcionar por su conveniencia, un estado que trabajaría solamente por el bienestar de la gente que vive en el mismo. Un Gobierno en donde los fundamentos de la Religión mantuvieran un equilibrio entre los gobernados y los gobernantes.

 Las siguientes son las instrucciones otorgadas a otro recolector de zakat que Hazrat ‘Ali ha mencionado en una carta a Mojnaf Ibn Salim, el gobernador de la provincia Isfahan :

 Te pido que tengas temor a Dios en tu pensamiento, en todas las cuestiones y ocasiones en donde no haya ningún testigo de tus actuaciones y tus obras o para guiar tus actividades.

Relacionado : Una hoja brillante del libro Nahyul Balagha: ِDifamar el mundo del discurso 113

“Te pido que no finjas temer a Dios adoptando una falsa piedad o vayas en contra de Sus Órdenes en forma encubierta o reservada. Aquel cuyas acciones coinciden con estas palabras y quien es honesto en sus actividades tanto públicas como privadas, es la persona que ha cumplido fielmente el deber impuesto por el Señor, ha entregado honestamente las cosas confiadas a él y ha obedecido sinceramente a Dios solamente para alcanzar Sus Favores y Bendiciones.
Te pido no te comportes con los musulmanes como un tirano, opresor o difamador, no les maltrates, no les hagas padecer infortunios porque son tus hermanos en la religión y te ayudarán a recoger lo debido y a encontrar formas y medio de ayuda para los pobres.
Ciertamente hay una parte para ti en los impuestos sagrados, pero recuerda que el pobre y desprovisto también tiene derecho a ello. En realidad, te ha pagado su parte y ahora tú se la pagas a ellos. Por otro lado, muchos se quejarán y protestarán contra ti -El Día del Juicio- ¡Qué A flicción! Para aquellos sobre quienes el pobre desprovisto y el mendigo se quejen ante Dios, por no haber recibido su parte del impuesto religioso.
Has de saber que la persona que se adueñe indebidamente de los fondos para los pobres, quien llene su estómago con los fondos recolectados para los pobres, quien perjudique su religión y dañe su conciencia con dichos actos, será castigado y deshonrado tanto en este mundo como en el otro. La peor forma de deshonestidad es el quebrantamiento de la con fianza de los fondos públicos y el más bajo ejemplo de una mala administración es que el Emir tolere semejante falta de honradez.”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here