Compartir

SHAFAQNA – Islamoriente : El undécimo de los Inmaculados Imames del Islam después del Profeta Muhammad (BP) fue Imam Abu Muhammad Hasan Ibn Ali, Al-Askari (P). Él nació en “Samarra” en el año 232 H.L./846 d.C. Su honorable padre fue el décimo Imam Ali Al-Hadi (P) y su madre la piadosa y respetable dama “Hudaizah” también llamada “Susan”.

El Imam en Samarra vivía en un lugar llamado “‘Askar”(1) y por ello es conocido como “Al-‘Askari”, y sus otros títulos mayestáticos más famosos son “AzZakii”, “An-Naqii”, y “Abu Muhammad”.

Él tenía veintidós años cuando su honorable padre el Imam Al-Hadi (P) fue martirizado. Él ocupó el puesto del Imamato durante seis años, lo que significa que fue martirizado a los veintiocho años, o sea el año 260 H.L./874 d.C.Su único hijo y sucesor, el duodécimo y último Imam, el honorable Huÿÿat Ibn Al-Hasan Al-Mahdi (que Dios apresure su llegada), es nuestro Wali ‘Amr (protector de los asuntos de los creyentes)y el Imâm de nuestra época. La luminosidad de su existencia se encuentra oculta detrás de las nubes de su ausencia, y en el momento que Dios Todopoderoso ordene, se revelará y aparecerá, y el mundo será depurado de las iniquidades y llenado de justicia.

Aquellos que tuvieron contacto con el Imam Al-‘Askari (P) dijeron: “Este honorable era de tez bronceada, ojos grandes, apuesto, buena figura y con majestuosidad y gloria”.

La vida del undécimo Imam coincidió con el gobierno de seis de los Califas Abbasíes:

“Ya‘far Al-Mutawakkil” (232-247 H.L./847-861 d.C.), “Muhammad Al-Muntasir” (247-248 H.L./861-862 d.C.),“Ahmad Al-Musta‘iîn” (248-252 H.L./862-866 d.C.), “Muhammad Al-Mu‘tazz” (252-255 H.L./866-869 d.C.), “Muhammad Al-Muhtadiî” (255-256 H.L./869-870 d.C.)y “Ahmad Al-Mu‘tamid” (256-279 H.L./870-892 d.C.), y fue martirizado durante el gobierno de este último. (2)

Relacionado : Imam Hasan Askari(P)

Imamato

Cada uno de nuestros Inmaculados Imames (P), al presentar a su sucesor únicamente no se satisfacía con las narraciones comunes las cuales mencionaban el nombre y las características de todos los Imam hasta el duodécimo de éstos, y para enfatizar y disipar cualquier duda presentaban en forma directa a los shiíes y a sus compañeros especiales al Imam después de él. Respecto al Imam Al-‘Askari (P) existen numerosas narraciones que conciernen a este mismo asunto, y a continuación nos permitimos trasmitir algunas de éstas:

1. “Abu Hashim Ya‘fari” –que fue uno de los destacados y fiables cronistas de hadiz de la Escuela Ash-Shi‘ah y seguidor especial de los Imames (P) dice: “Fui a visitar al Imam ‘Ali Al-Hadi (P), me dijo:

“Mi sucesor será mi hijo Hasan; ¿cómo os comportaréis con el sucesor de mi sucesor!”

Pregunté: “¡Cómo será él! –y dije– ¡Dios ofrezca mi vida por ti!”

“¡No podréis ver su persona y no será conveniente que pronuncies su nombre!”

Pregunté: “¿Entonces, como deberemos recordarlo?”

Dijo: “Decid Al-Huÿÿat min âli Muhammadin sal.lal.lahu ‘alîhi wa Âlihi –la evidencia de la familia de Muhammad, los saludos de Dios sean para él y su familia”. (3)(4)

2. “Saqr Ibn Abi Dalf” relata: Escuche al Imam Al-Hadi(P) decir:

“En verdad que el Imam después de mí es mi hijo Hasan y después de él su hijo Al-Qâ’im (el Restaurador) y él es el mismo que establecerá en la Tierra justicia y equidad al igual que antes se había llenado de opresión y tiranía”. (5)

3. “Nawfalîi” expone: Me encontraba con el Imam ‘Alî Al-Hadi (P) en el patio de su casa, su hijo Muhammad pasó frente a nosotros, entonces le dije: “¿Después de vos éste será el Imam?”

“¡No! Vuestro Imam después de mi será Hasan”.Respondió. (6)

4. “Yahia Ibn Yasar” cuenta: “Cuatro meses antes de que falleciese el Imam Al-Hadi (P) testamentó y mencionó que el heredero del Imamato y califato después de él sería su hijo Imam Hasan Al-‘Askari (P) y nos tomó como testigos a mí, y a un grupo de sus amigos y shiíes”. (7)

5. “Abu Bakr Fahfakî” dice: El Imâm Abu Al-Hasan Al-Hadi (P) me escribió:

“Mi hijo Abu Muhammad (Imam Al-‘Askari -P-) entre los descendientes de la familia del Profeta, es el hombre más perfecto en cuanto a su creación y el más firme entre éstos en su lógica. Él es mi hijo mayor y mi sucesor y un eslabón del Imamato, y nuestros mandatos le serán heredados a él. Entonces lo que me preguntabais a mi, preguntadlo a él, y aquello que necesitéis se encuentra en sus manos”. (8)

Las personalidad del Imam y las especialidades de su carácter

Las virtudes morales y los logros espirituales del Imam provocaron que no únicamente sus amigos, sino que inclusive sus enemigos confesaran su grandeza y fama; “Hasan Ibn Muhammad Ash‘arî”, “Muhammad Ibn Yahia” y otros más relataron que “Ahmad Ibn ‘Ubaîdul.lah Ibn Jaqan” era el delegado y encargado de cobrar los impuestos de las tierras en la Ciudad de Qom. En una ocasión en una de sus reuniones vinieron a la plática los shiíes y sus creencias. Ahmad que era uno de los “Nasibi” es decir el grupo conocido por su enemistad la familia del Profeta (BP) dijo:

“Yo en Samarra no he visto ni conozco entre los shiíes a nadie como Hasan Ibn ‘Alî Ibn Muhammad Ibn Ar-Rida (P) (Imâm Al-‘Askari) en cuanto a manera, dignidad, castidad, nobleza, virtudes y grandeza entre los de su familia y los Bani Hashim. Su familia lo respetaba más que a los ancianos y honorables de entre ellos, y entre los dirigentes del ejército y los ministros, y toda la gente en general también mantenía esa misma situación. Recuerdo en una ocasión me encontraba con mi padre(9), cuando los vigilantes de la entrada del palacio anunciaron que Abu Muhammad Ibn Ar Rida (Imâm Al-‘Askari -P-) había llegado. Mi padre en voz alta dijo: “¡Dejadlo entrar!” Quedé sorprendido al ver que el vigilante le avisara a mi padre que el Imam, llamándolo por su título y con mucho respeto, había llegado, ya que ante mi padre únicamente el Califa, el sucesor del califa o aquél que el califa hubiese ordenado lo llamaban por su título mayestático (10). Entonces entró un hombre de tez bronceada, alto y de buena figura, apuesto, joven y con majestuosidad y gloria. Cuando mi padre lo vio se levantó y adelantó para recibirlo. No recuerdo haber visto a mi padre recibir a alguno de los Bani Hashim o de los generales del ejército como lo recibió a él. Mi padre colocó su mano alrededor del cuello del Imam y besó su cara y luego su pecho, En ese momento tomando su mano lo llevó y sentó en donde realizaba la oración, y él tomo asiento junto al Imâm y comenzó a conversar con él. Durante su plática mi padre varias veces le dijo: “¡Ofrezco mi vida por ti!” Yo me encontraba asombrado al ver esta escena. Repentinamente el vigilante de la entrada vino y dijo: “¡Al-Muwaffaq Al-‘Abbasî ha llegado!” Era común que cuando Al-Muwaffaq venía, guardias y generales especiales de su ejército se adelantaban y formaban dos filas desde la entrada de la casa hasta el salón donde era el lugar de reunión de mi padre, y permanecían ahí hasta que Al-Muwaffaq venía y se retiraba.

Relacionado : Los cuatro representantes del Imam Mahdi en la Ocultación Menor (Parte 1)

Mi padre atento escuchaba y platicaba con Abu Muhammad(P), hasta que vio entrar a los sirvientes especiales de Al-Muwaffaq. En ese momento dijo al Imam: “¡Ofrezco mi vida por vos! Si estáis de acuerdo, marchaos”. Y dijo a sus vigilantes que lo llevaran por detrás de las filas compuestas por los soldados de Al-Muwaffaq para que éste no lo viese. El Imâm se levantó y mi padre también lo hizo, y el Imam se retiró después de que mi padre le acarició el cuello.

Yo pregunté a los vigilantes y guardianes de mi padre: “¿Quién era ese que ante mi padre lo llamaron por su título mayestático y mi padre se comportó así?”

Respondieron: “Él es uno de los descendientes de ‘Alî (P) llamado Hasan Ibn ‘Ali y es conocido como Ibn Ar-Rida (P)”. (11) Mi asombro incrementaba, y todo ese día la pasé preocupado y pensativo hasta que llegó la noche. Mi padre, después del rezo de la noche, acostumbraba a sentarse y escribir los informes de los asuntos necesarios de los cuales debía avisar al Califa. Después de que realizó la oración y tomó asiento, yo también me senté junto a él. Estábamos solos, me preguntó: “¡Ahmad! ¿Deseas algo?”

Le respondí: “¡Si, padre! Si me lo permite deseo expresarlo”.

Dijo: “Cuentas con mi permiso”.

Le pregunté: “¡Padre!, ¿quién era el hombre que vi en la mañana, que vos mostrabais tanto honor y respeto por él, y entre vuestras frases repetidas veces le dijisteis “¡ofrezco mi vida por vos!”, y ofrecíais a él vuestra vida, la de vuestro padre y madre?”

Me dijo. “¡Hijo, mío! Él es el Imam de los “Rafidian” (12); Hasan Ibn ‘Ali conocido como Ibn Ar-Rida”.

Entonces silenció unos segundos, y yo también lo hice, luego dijo: “…¡Hijo, mío! Si el califato saliese de las manos de los Bani ‘Abbas, ninguno de los Bani Hashim, fuera de él, es meritorio de ese puesto, y esto es por sus virtudes, castidad, ascetismo, culto, buen carácter y mérito. Si hubieses conocido a su padre, hubieses encontrado en él a un hombre honorable y virtuoso”.

Con estas palabras incrementaron mis pensamientos y preocupaciones, así como la ira en contra de mi padre para mí en esos momentos no había nada más importante que preguntar, investigar y estudiar acerca del Imam. A todos los Bani Hashim, generales del ejército, escritores, jueces, indigentes y otros que pregunte, su respuesta mostraba la grandeza, el valor y alta jerarquía que él ocupaba en sus mentes. Todos lo recordaban con bondad y lo consideraban superior a todos sus parientes y grandes de su familia. Fue por ello que en mí mismo el Imam ocupó un alto rango, ya que no encontré a ningún amigo o enemigo de él, a menos que lo enalteciese y hablase bien acerca de él”. (13)

Notas

1-En esa localidad estaba el campamento militar del ejército de mamelucos turcos de la corte ‘Abbasí por ello era llamada ‘Askar. (Tatimmah Al-Mujtasar fi Ajbâr Al-Bashar, p.I, p.348)

2-Bihâr, t.L, p.325 y 335 a 339.

3-Existen diferentes opiniones entres los sabios respecto a como debe llamársele al Imâm de la Época (P), algunos de los grandes sabios y jurisconsultos recientes tales como el “Shaîj Al-Ansarî”, “Maûlâ Muhammad Kâdzim Al-Jurâsânî” y el “Saiîed Muhammad Kâdzim Al-Yazdî” desaprobaron mencionar su nombre y un grupo de los sabios anteriores tales como el “Shaîj AtTûsî”, el “Shaîj Al-Mufîd” y otros lo consideraron absolutamente prohibido, y algunos otros de los eruditos tales como “Hâÿÿî Nûrî” y “Muhaqiq Dâmâd” consideraron prohibido mencionar su nombre en las reuniones o algo parecido.

El Difunto Hâÿÿî Nûrî dijo: “Su prohibición fue definitiva entre los sabios pasados shiíes hasta la época de Jâÿah Nasîr Ad-Dîn Tûsî, y desde la época del Shaîj Al-Bahâ’î comenzaron las discrepancias a este precepto”. (Recurrir al Naÿmul Zâqib, p.48).

4-Kamâl Ad-Dîn, Shaîj AsSadûq, p.381.

5-Kamâl Ad-Dîn, Shaîj AsSadûq, p.383.

6-Irshâd Al-Mufîd, p.315.

7-I‘lâm Al Warâ,p.370.

8-Irshâd Al-Mufïd, p.317

9,10,11,12,13- El libro Vida del Imam Hasan al-Askari, el undécimo de los inmaculados imames.( http://islamoriente.com/sites/default/files/cckfilefield/Book_pdf_file/Vida%20del%20Imam%20Hasan%20al-Askari%2C%20el%20und%C3%A9cimo%20de%20los%20inmaculados%20imames.pdf)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here