Compartir

SHAFAQNA – Risalatul Huquq o Tratado Sobre los Derechos es el único libro atribuido al Imam As-Saÿÿâd (a.s.) excepto sus hadizes, súplicas y cartas.

Los derechos de los dotados de autoridad según el Imam As-Saÿÿâd (a.s.):

En cuanto al derecho de quien te rige por medio de la autoridad (sa’isika bis sultán), es que sepas que fuiste dispuesto como una prueba para él; que él es probado en tu persona por medio de la autoridad que Allah le dispuso sobre tí, que le aconsejes sinceramente y no le enfrentes de forma que levante su mano contra tí y eso sea la causa de tu ruina y la suya propia. Que muestres humildad y amabilidad mostrando satisfacción por aquello que te impide realizar y que no perjudica tu religión, y que le pidas socorro a Allah contra él. No le desafíes ni te le opongas. Haciendo eso le desobedecerías, te dañarías a tí mismo, ya que te expondrías a su desagrado y le expondrías a aniquilarte, y te convertirías en su ayudante contra tí mismo y en su socio en el mal que te acarrea. No hay Fuerza sino en Allah.(1)

En cuanto al derecho de quien te rige por medio del conocimiento (sa’isika bil ‘ilm) es que le honres y le respetes en su presencia, le prestes total atención, le atiendas con real interés y le ayudes en relación contigo mismo en aquel conocimiento para el cual te es imprescindible, de forma tal que le dediques enteramente tu intelecto y dispongas hacia él tu comprensión. Que purifiques tu corazón y hagas brillar tus ojos para él, abandonando los placeres mundanales y controlando tus pasiones. Debes saber que tú representas aquello que Su enviado hace llegar a aquel que te encuentre de entre los ignorantes, ante quienes no debes dejar de representarle de la mejor manera, sin traicionarlo al hacer llegar su mensaje y de actuar según él lo haría. No hay Poder ni Fuerza sino en Allah.(2)

En cuanto al derecho de quien te rige por medio de los bienes (sa’isika bil mulk), es semejante al de quien te rige por medio de la autoridad, sólo que éste posee lo que aquel no, por lo que es necesario que le obedezcas tanto en lo que te parezca insignificante como importante, salvo en el caso de que sea algo que implique el abandono de la prescripción de observar los derechos de Allah, ya que entonces éstos se interpondrían entre tú y sus derechos y los de toda la Creación. Cuando ya se haya cumplimentado (el derecho de Allah), vuelve bajo su autoridad ocupándote de sus derechos. No hay Fuerza sino en Allah.(3)

Notas

1-En las dos versiones citadas, después de “…la autoridad que Allah dispuso sobre ti”. dice: “No deberías exponerte tú mismo a su desagrado porque así puedes arrojarte a la destrucción con tus propias manos y convertirte en su socio en el mal que acarree sobre tí”.

2-En las dos versiones citadas, después de “…le atiendas con real interés”, dice: “No le levantes la voz y no seas tú el que responda cuando alguien le haga una pregunta, para que pueda ser él quien responda. En su presencia no hables (a otros) sobre un tema ni hables mal de los demás. Debes defenderlo si alguien habla mal de él en su ausencia. Debes ocultar sus errores y resaltar sus virtudes. No busques compañía de su enemigo y no muestres enemistad a quien es su amigo. Si haces todo eso, los ángeles de Allah testimoniarán que fuiste íntegro con él y aprendiste su conocimiento por amor a Allah y no por causa de la gente”.

3-En las dos versiones citadas sólo dice: “En cuanto al derecho de quien te rige por medio de la autoridad, es que le obedezcas y no le desobedezcas sino en aquello que desagrada a Allah. Poderoso e Imponente, ya que: No hay que obedecer a una criatura cuando ésta desobedece al Creador”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here