La Prosternación sobre la Tierra o aquello que Brota de ella (Parte 4)

46
Compartir

SHAFAQNA – por Aiatullah Ya’far Subhani : El presente estudio demuestra las razones por las cuales la escuela de pensamiento Shiíta estresa que la prosternación debe de ser sobre tierra, arena, piedra o vegetal no comestible y que no se use para la vestimenta, tomando en cuenta las tradiciones del Profeta Mohammed (BP), la Gente de su Casa AHLUL BAIT (P) y sus compañeros honorables. Tambien encontramos expuestos las diferencias y discrepancias entre los Ulama en creencia, las etapas de postración encontradas en la vida del noble Profeta (BP) así como también la explicación del uso del turbah y el de portar una Turbah de Karbalá para el Sh’ia.

Resultados del Análisis

Quien haya observado las narraciones, encontrará que transcurrieron dos etapas para los musulmanes -o tres según la clasificación-. En la primera etapa, era un precepto que la prosternación sea realizada sobre tierra y suelo natural, sin que se permita que sea realizada sobre otra cosa.

En la segunda etapa, llegó el permiso para también prosternarse sobre lo que brota de la tierra. Después de estas dos etapas no hubo otra más, sino tan sólo el permiso para prosternarse sobre la ropa pero únicamente en casos de necesidad y teniendo excusa. Lo que nos llega según algunas narraciones de que está permitido prosternarse sobre cuero y similares, sin inconveniente (por su contenido) se las puede tomar válidas y fundamentadas en la necesidad o la excusa, o bien, no indican la prosternación sobre cuero, sino que se puede rezar sobre él.

¿Cuál es el motivo para portar una Turbah Pura?

Todavía queda una pregunta que nos hacen nuestros hermanos de la Sunnah: ¿Por qué razón portamos un Turbah pura tanto si estamos de viaje o no para prosternarnos sólo sobre ella?. Tal vez las mentes simples se imaginen que los Shi’as imamitas se prosternan para ella y no sólo sobre ella, y que adoramos la piedra y la Turbah. Estos son quienes no diferencian entre prosternarse sobre la Turbah y prosternarse para ella.

En cualquier caso la respuesta a esto es obvia. En la Shi’a, portar una Turbah pura y limpia, es para estar seguro de la pureza de aquello donde hay que prosternarse, sin importar el lugar del mundo de donde se haya tomado esa tierra, ya que a este respecto da igual cualquier lugar.

La observación de esto es la misma que la del orante con relación a la pureza de su cuerpo, ropa o lugar de oración. El motivo para portar una Turbah pura, es para tener confianza en la pureza de la tierra donde prosternarse, cosa que no se da en toda ciudad, pueblo, hotel, caravana, estaciones de tránsito, medios de locomoción, naves o casas de extraños, ya que estos lugares son frecuentados por distintos tipos de personas, entre ellas quienes no prestan atención a los asuntos religiosos, más precisamente a las cuestiones de pureza e impureza.

Entonces, ¿qué tiene de malo que el musulmán sea precavido en su religión?. El lleva consigo una Turbah pura de la que está seguro de su pureza para prosternarse sobre ella en su oración, alejándose así de lo impuro y de las suciedades con las que no se puede dirigir y acercar a Allah porque El así lo prescribió, y lo confirma la Sunnah profética y la lógica sana. Es de tener en cuenta el excesivo énfasis que las narraciones nos transmiten respecto a la pureza de los miembros del cuerpo y ropa del orante, la orden de mantener puras y limpias las mezquitas, y la prohibición de rezar en ciertos lugares, entre ellos: los basureros, los mataderos, en plena calle, el baño y en los lugares donde están los camellos.(1)

Para los primeros musulmanes esto era un precepto establecido, y si bien la historia se ha descuidado en registrarlo, no ha pasado así con las narraciones. Se cuenta que el sabio Tabi’i (compañero de un compañero del Profeta) Masruq Ibn Ayda’, fallecido en el año 62 de la hégira, llevaba consigo en sus viajes una plancha o ladrillo de adobe de Medina para prosternarse sobre ello. Esto lo cuenta Ibn Abi Shaibah en su libro Al-Musannif, en el capítulo “Quien hizo algo para prosternarse en un navío”. Narra de dos cadenas de transmisión que Masruq cuando viajaba en un navío, portaba un ladrillo de adobe para prosternarse sobre él”.(2)

Hasta aquí ha quedado claro que los Shi’as imamitas se han acostumbrado a llevar una Turbah como objeto donde prosternarse para facilitar las cosas en el momento de la oración, se esté o no de viaje, previniendo que no encuentre tierra o esterilla pura. Esto es análogo a la precaución del musulmán de portar tierra pura para el Taiammum o ablución seca.

En cuanto al motivo por el cual la Sh’ia tiene la tradición de portar, como algo preferible, una Turbah Husainiah (hecha con tierra de Karbalá, donde fue martirizado el Imam Husain), es a causa de los sublimes y profundos propósitos que inspira, entre ellos: Para que el orante recuerde cuando posa su frente sobre la Turbah, el sacrificio del Imam, de la gente de su casa, y de sus nobles compañeros, en nombre de la verdadera creencia y su enfrentamiento contra la iniquidad y la corrupción.

Siendo que la prosternación es el mayor de entre los pilares de la oración, o como dice el hadiz: “…es durante la prosternación, cuando el siervo está más cerca de su Señor”, entonces lo más adecuado es que al posar la frente sobre esa pura Turbah, recuerde la falsedad de la vida mundanal y sus vanidades efímeras y pasajeras. Tal vez a esto se refiere el hadiz que dice que la prosternación sobre ella “desgarra los siete velos (de la existencia o la realidad)”. Entonces, es teniendo presente estas realidades de la prosternación, donde radica el secreto de la elevación espiritual a partir del polvo hacia el Señor por excelencia.(3)

Dice el Al-lamah Al-Amini: ” Nosotros tomamos de la tierra de Karbalá un trozo de la misma y pequeños discos sobre los que nos prosternamos, así como este pionero sabio que fue Masruk Ibn Al-Ayda’, quien portaba una plancha de adobe hecha de tierra de Medina sobre la que se prosternaba. Este hombre fue alumno de los primeros cuatro califas. Fue sabio de Medina y maestro de la Sunnah en ella. Lejos estaba de hacer innovaciones.

Vemos que en esto no hay ninguna insolencia, interpretación caprichosa, algo que contradiga al mensaje del Noble Corán o a la Sunnah de Allah y su Mensajero (BP), o juicio que se oponga al criterio de la razón y el análisis objetivo.

Portar una Turbah de Karbalá no es para la Sh’ia ningún precepto enfatizado, ni obligación religiosa o requerimiento de su escuela. Ningún Sh’ia hace diferencia entre ésta y otras tierras en lo que respecta a su condición de tierra lícita para prosternarse, a pesar de lo que supongan los ignorantes. Si muchos la portan, es una preferencia de tipo lógica, por considerar mediante la reflexión y la lógica que tiene primacía para la prosternación y punto. Hay muchas personas religiosas que portan en sus viajes una Turbah que no es de Karbalá u otra cosa sobre lo cuál es correcta la prosternación como una esterilla o Jumrah.(4)

Esto es un conocimiento general respecto a esta tema de jurisprudencia islámica. Para más detalle habrá que referirse a los libros de lo grandes sabios que nos han enriquecido con sus obras. Entre ellas las de:

1- El Gran shaij Muhammad Husain Kashiful Ghita’ (Fallecido en 1373 H). Autor del libro “Al-Ard Wat Turbatul Husainiah” (La Tierra y la Turbah Husainiah).

2- El gran Al-lamah Shaij Abdul Husain Al-Amini (1320 – 1390 H). Autor de Al-Gadir, quien se refiere al tema en un ensayo editado al final de su libro “Siratuna wa Sunnatuna”.

3- “As-Suyus ‘alal Ard” del Al-lamah Shaij Ali Al-Ahmadi, quien ha realizado un análisis excelente.

Lo que hemos mencionado con relación al tema fue tomado de la luz de su conocimiento. Que Allah se apiade de los sabios pasados y proteja a los presentes.

Notas:

  1. Al-Amini – Siratuna wa Sunnatuna / P.158 y 159.
  2. Al-Musannif de Abu Bakr Ibn Abi Shaibah.
  3. Muhammad Husain Kashiful Ghita’ – “La Tierra y la Turbah Husainiah” / P.24.
  4. Siratuna wa Sunnatuna / P.166 y 167. Edición de Nayaf Al-Ashraf.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here