Compartir

SHAFAQNA- Hispantv : John Kerry, exsecretario de Estado de EE.UU. habla con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en Roma, Italia, 27 de junio de 2016.

En su último libro de memorias ‘Every Day Is Extra’ (Cada día es un extra), publicado el martes, ha arremetido contra Netanyahu por un discurso que ofreció en el Congreso de Estados Unidos para impedir alcanzar un acuerdo nuclear con Irán, justamente en un momento que estaban finalizando el pacto.

“Por supuesto, no fue algo sorprendente que Netanyahu quisiera socavar el proceso del acuerdo. Él hizo un discurso totalmente político en el Congreso de EE.UU. Su discurso no fue un análisis verdadero de la estrategia de la no proliferación de armas (atómicas) o un firme argumento sobre esta realidad que Israel sería más seguro sin acuerdo nuclear”, denuncia Kerry.

A su juicio, el premier israelí hizo dicha intervención solo para atraer la atención de los oponentes del acuerdo para poder movilizar a sus aliados en EE.UU. y asustar a los senadores de las consecuencias de firmar un tratado con Irán.

En las últimas 200 páginas de este libro de 584 páginas, Kerry ha señalado que las relaciones del expresidente norteamericano Barack Obama y Netanyahu se hacían cada vez más oscuras al llegar el tiempo de firmar el acuerdo, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

Dicho colapso, indica Kerry, se hizo público cuando Netanyahu rechazó abiertamente la petición de Obama sobre el retorno de Israel a las fronteras definidas antes de 1967. Aceptar la invitación del Congreso fue otro acto irrespetuoso que mostró Netanyahu a Obama, según relata el político estadounidense. “Desde entonces nunca se mejoró las relaciones de los dos líderes”, apostilla.

La falta de interés del primer ministro de Israel para resolver el conflicto palestino-israelí y llegar a una reconciliación entre ambas partes es otro tema muy criticado por Kerry.

Netanyahu decidió intervenir el 3 de marzo de 2015 en el Congreso estadounidense para expresar su desacuerdo con que Irán tenga acceso a la energía pacífica nuclear, aun cuando el régimen de Tel Aviv mantiene almacenadas, según estimaciones, entre 200 y 400 ojivas nucleares y jamás ha permitido a los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) revisar sus instalaciones nucleares ni ha firmado el Tratado de No Proliferación (TNP).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here