Compartir

SHAFAQNA – por Aiatullah Ya’far Subhani : El presente estudio demuestra las razones por las cuales la escuela de pensamiento Shiíta estresa que la prosternación debe de ser sobre tierra, arena, piedra o vegetal no comestible y que no se use para la vestimenta, tomando en cuenta las tradiciones del Profeta Mohammed (BP), la Gente de su Casa AHLUL BAIT (P) y sus compañeros honorables. Tambien encontramos expuestos las diferencias y discrepancias entre los Ulama en creencia, las etapas de postración encontradas en la vida del noble Profeta (BP) así como también la explicación del uso del turbah y el de portar una Turbah de Karbalá para el Sh’ia.

Algunos preguntan acerca de los argumentos y pruebas en las que se basa la legislación de la escuela Ya’farita para considerar que es obligatorio realizar la prosternación sobre la tierra o sobre aquellos vegetales no comestibles ni usados para confeccionar ropa (Excepto cuando no haya más remedio).

También se preguntan acerca de la costumbre de algunos de los seguidores de AHLUL BAIT (P) de llevar siempre consigo una Turbah (trozo de arcilla prensada) para rezar.

Así también cuestionan el porqué de la preferencia de prosternarse sobre la pura “Turbah Husainiah” (hecha con tierra de Karbalá, que es el lugar donde fue martirizado el tercer Imam).

Por esa razón, su eminencia el Sheij Ya’far Subhani nos ha honrado al contestar a esas preguntas.

La prosternación, dentro y fuera de la oración, es una manifestación de adoración ante el Adorado, y uno de los pilares de la oración. Según algunas narraciones de transmisión ininterrumpida, “…es durante la prosternación, cuando el siervo está más cerca de su Señor”, ya que cuanto más sometimiento y humillación se evidencie, la adoración se concretará mejor y en forma más efectiva.

Entonces, la prosternación sobre la tierra arena o piedra, evidenciará mucho más la adoración y el sometimiento, que la realizada sobre las esterillas. Ni hablar sobre la prosternación sobre ostentosas vestimentas, valiosas alfombras o el oro y la plata. Si bien todas estas serían prosternaciones, la adoración se manifiesta en lo primero de una forma que no lo hace en lo demás.

Los imamitas se aferran a la prosternación sobre la tierra estén de viaje o no, y no la reemplazan sino con lo vegetal que crece del suelo, a condición que no sea comestible ni usado para realizar vestimentas. Ellos consideran que no es correcta la prosternación sobre algo fuera de esto, siguiendo las tradiciones confiables del noble Profeta (BP), la gente de su casa AHLUL BAIT (P), y los compañeros honorables.

A través de este estudio se demostrará cómo la tradición entre los compañeros del Profeta (BP) era la de prosternarse sobre la tierra y lo que brota de ella, y cómo dicha tradición sólo fue abandonada en épocas posteriores. Para aclarar esto prestemos atención a los siguientes asuntos:

1) Discrepancia entre los Ulama sobre las condiciones de aquello sobre lo cual hay que prosternarse

Todos los musulmanes están de acuerdo en la obligación de realizar dos prosternaciones en cada ciclo de la oración. También acuerdan sobre ante quien hay que prosternarse, o sea Allah, Glorificado Sea, a quien

“se prosterna todo lo que hay en los cielos y en la tierra, obediente y sumisamente”.(1)

El lema de todo musulmán, son las palabras del Altísimo que dicen:

“No os prosternéis al sol ni a la luna, sino prosternaos ante Allah, que es Quien creó a estos”.(2)

Solo hay discrepancia con relación a aquello sobre lo cuál hay que prosternarse, o sea aquello sobre lo cuál el orante posa su frente.

Los Shi’as imamitas consideran que aquello sobre lo cuál hay que prosternarse debe ser tierra o lo que brota de ella, mientras no sea ni comestible, ni de aquello con lo que se hacen vestiduras -como el lino o el algodón-, sino que sea algo cómo las esterillas, o algo semejante. Las demás escuelas islámicas no están e acuerdo con esto. Veamos ahora las diferentes opiniones.

Dice el Sheij Al-Lusi, mencionando las opiniones de los sabios: “No es permitida la prosternación excepto sobre la tierra o aquello que brota de ella que no sea comestible ni apto para vestir como el algodón o el lino, mientras haya posibilidad de elegir. El resto de los sabios discrepa con esto, permitiendo la prosternación sobre algodón, lino, pelo, lana, etc.”.

Luego dice: “No es permitida la prosternación sobre aquello que se está vistiendo, como el borde del Ammamah (turbante), la vestidura, la manga de la camisa, etc. En relación con esto dijo Ash-Shafi’i: “Esto es lo narrado de Ali (P), Ibn ‘Umar, ‘Ibadah Ibn Samit, Malik Ibn Anas y Ahmad Ibn Hanbal”.

Dicen Abu Hanifah y sus seguidores: “Si se realiza la prosternación sobre algo que se está portando, como la ropa que se está vistiendo, será valido. Así también es permitida si se realiza la prosternación sobre aquello inseparable del cuerpo, como por ejemplo si se extendiera la mano y se lo hiciera sobre ella, aunque eso tiene juicio de Makruh (aborrecible)”. Esto es narrado de Hasan Al-Basri.(3)

Dice el Al-lamah Al-Hil-li al explicar las opiniones de los sabios acerca de aquello sobre lo cuál hay que prosternarse: “Según la totalidad de nuestros Ulama, no es permitida la prosternación sobre aquello que no sea tierra ni lo que brota de ella, como ser el cuero y la lana, aunque las demás escuelas se pronuncien por la permisividad de ello”.

Los shi’as imamitas siguen en esto a sus Imames, quienes son los verificadores e inseparables compañeros del Libro de Allah, como nos lo indica el hadiz de Az-Zaqalain. Veamos ahora algunos de los hadices transmitidos por ellos:

Narra el Shaij Saduq en una cadena de transmisión que llega a Hisham Ibn Al-Hakam, que éste le dijo a Abu Abdul-lah As-Sadiq (P) lo siguiente: “Infórmame de aquello sobre lo cuál está permitido prosternarse y sobre lo cuál no lo está”. El Imam respondió: “La prosternación no es permitida sino sobre la tierra o aquello que crece de ella que no sea comestible ni usado para vestir (algodón, lino, etc.)”. Dijo Hisham: “¿Cuál es la causa de ello?.

Respondió: “Porque la prosternación es sometimiento ante Allah, Poderoso e Imponente, y no es adecuado que se realice sobre aquello que es comestible o se use para vestir, ya que los hijos de lo mundano (quienes sólo se preocupan por lo mundano) adoran y están al servicio de aquello que comen o visten, y no es correcto que aquel que se prosterna en adoración a Allah, Poderoso e Imponente, pose su frente en la prosternación sobre aquello que adoran los hijos de lo mundano, quienes serán defraudados por aquello que los sedujo.”(4)

Entonces no puede haber reproche hacia los shi’as imamitas, quienes siguiendo a sus imames se aferran a la prosternación sobre la tierra y aquello que crece de ella que no sea comestible ni se use para vestir, sobre todo cuando lo narrado por la misma gente de la escuela sunnah, apoya y corrobora la opinión de los shi’as imamitas, cosa que se verá claramente cuando mencionemos los hadices transmitidos por ellos, los cuales muestran claramente cómo la sunnah (tradición) entre los compañeros del Profeta (BP) era la de prosternarse sobre la tierra, hasta que después llegó el permiso de hacerlo también sobre la esterilla y nada más, y no se menciona que se haya permitido después que se realice sobre algo más, sino que al contrario, está comprobada la prohibición al respecto.

2) La Diferencia entre el Objeto donde Prosternarse y el Objeto a quien se dirige la Prosternación

Son muchos los que consideran que aferrarse a la prosternación sobre la tierra y aquello que crece de ella es Bid’ah (innovación en el Islam). ¡Incluso piensan que la piedra usada para prosternarse es un ídolo!. Estos son quienes no son capaces de ver la diferencia entre el objeto donde prosternarse y el objeto a quien se dirige la prosternación, y piensan que la piedra o Turbah que el orante coloca delante suyo es un ídolo al que se está adorando al poner la frente sobre ello.

Por supuesto que los Shi’as imamitas no tienen la culpa del bajo nivel intelectual de tales personas que no pueden ver la diferencia entre las dos cosas, confundiendo al objeto donde prosternarse con el objeto a quien se dirige la prosternación, y comparando, por una cuestión aparente, la acción de un monoteísta con la de un idólatra. Se lleva por las apariencias cuando el criterio lógico es llevarse por la realidad.

El ídolo, para un idólatra, es su adorado. Se prosterna para él y lo coloca delante suyo, inclinándose y prosternándose para él… Pero el monoteísta que quiere rezar para manifestar su adoración en su más elevado estado, se somete y prosterna para Allah, Glorificado Sea, y posa su frente y rostro sobre la tierra y la piedra, o sobre la arena y la arcilla, manifestando que se considera a sí mismo con igual o menos valor que eso. Es como si dijera: “¿Dónde queda el polvo en relación con el Señor por excelencia?”.

3) La tradición respecto a la prosternación en la época del Mensajero de Allah (BP) y después de ella

El generoso Profeta (BP) y sus compañeros se aferraron a la prosternación solamente sobre la tierra, por un período bastante considerable, soportando la intensidad de la arena, el polvo de la tierra y la tierra húmeda. En ese entonces, nadie se prosternaba sobre sus ropas o el extremo de su Ammamah (turbante), ni siquiera sobre las esterillas o Jumar.(5) Lo único que podían hacer para alivianar las molestias sobre la frente, era enfriar la arcilla con sus palmas y luego prosternarse sobre ella.

Algunos se quejaron ante el Mensajero de Allah (BP) por lo intenso del calor, pero no les dio una respuesta a ello, ya que él no podía cambiar las órdenes divinas por deseo personal. Hasta que se reveló el permiso de prosternarse sobre las esterillas y Jumar, extendiéndose así para los musulmanes, el ámbito de dónde poder prosternarse, aunque todavía se mantuvo limitado.

En relación con esto hubo dos etapas para los musulmanes:

A) Cuando lo obligatorio para los musulmanes era prosternarse sobre la tierra o los distintos tipos de suelo natural como el polvo, la arena, la arcilla, el barro, la piedra, etc., sin que existiera permiso para hacerlo sobre otra cosa.

B) La etapa en la que se introdujo el permiso para prosternarse sobre los vegetales que crecen de la tierra, mientras no sean comestibles ni se usaran para vestir, como ser las esterillas y Jumar, como facilitación del asunto y para evitar las molestias.

No hubo otra etapa después de esta última para los musulmanes, y esto es afirmado por los mismos hermanos Sunnas en sus libros de base. A continuación analizaremos esto.

Continúa…

Notas

  1. Corán 13: 15
  2. Corán 41: 37
  3. Al-Jilaf/T.1/P.357-359. Capitulo sobre la oración/Cuestión 112 y 113.
  4. Al-Wasail / T.3/Cap. “Aquello sobre lo cuál hay que prosternarse”/Hadiz 1.Hay muchas narraciones que presentan un texto semejante, y el contenido de todas ellas es que el propósito en la prosternación es el sometimiento el cual no se logra al prosternarse sobre algo que no sea tierra o lo que brota de ella
  5. Al-Jumar y Al-Jumrah: Es del tamaño suficiente para poner el rostro en la prosternación y está hecho de esterilla, tejido de hoja de palma, u otra cosa vegetal (Lisanul ‘Arab).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here