Compartir

SHAFAQNA – Lo que sigue es parte del libro Introducción a las Obligaciones y Derechos de la Mujer por La Asamblea Mundial de Ahl-ul Bayt (a.s.) que ha sido seleccionado por Shafaqna.

El Matrimonio y sus Beneficios

La familia es una unidad social pequeña que surge de la unión de un hombre y una mujer, y con la creación de los hijos crece y se fortalece. El matrimonio para el ser humano es una necesidad natural que al llevarse a cabo el seegeh o contrato matrimonial se vuelve legal y oficial.

El Islam presta gran importancia a la creación de la familia y la considera un asunto sagrado. En las narraciones ha sido presentada como la mejor obra:

El Imâm Muhammad Bâqir (P) relata que el Mensajero de Dios (BP) dijo:

“No se ha edificado ante Dios mejor obra que el matrimonio”(1)

El Imâm As-Sâdiq (P) relata que el Mensajero de Dios (BP) dijo:

“Ante Dios no existe nada más querido que el hogar fortalecido a través del matrimonio. Así también ante Dios no existe nada más indignante que el hogar que se derrumba a través del divorcio”.(2)

El matrimonio es uno de las prácticas valiosas (sunnah) del Islam que el Mensajero de Dios (BP) y los Inmaculados Imâmes (P) hicieron énfasis en esta costumbre.

El Príncipe de los Creyentes, ‘Alî (P), dijo:

“Contraed matrimonio ya que el Mensajero de Dios (BP) dijo: “Aquél que desee imitar mis prácticas, mi práctica es el matrimonio”.(3)

El Mensajero de Dios (BP) dijo:

“El matrimonio es una de mis prácticas y aquél que no la practique, no pertenece a mi comunidad”.(4)

El Islam no considera al matrimonio un acto animal, ni tampoco invita a sus seguidores a llevar una vida de celibato, sino que todo lo contrario, lo considera un medio para purificar y limpiar el alma, evitar el pecado y acercarse hacia Dios.

El Imâm As-Sâdiq (P) dijo:

“Dos ciclos de oración que realice un hombre casado son mejores que setenta ciclos de oración que realice un hombre soltero”.(5)

El Mensajero de Dios (BP) expresó:

“Dos ciclos de oración de un hombre casado son mejor que las oraciones de un hombre soltero que durante las noches se levanta para rezar y durante los días ayuna”.(6)

El Imâm As-Sâdiq (P) narra que el Mensajero de Dios (BP) dijo:

“Los peores muertos entre vosotros son aquellos que mueren solteros”.(7)

Contraer matrimonio y formar una familia desde el punto de vista del Islam es un asunto valioso el cual tiene múltiples beneficios. A continuación mencionamos algunos de éstos:

1. Es un medio para establecer el afecto y el amor.

El ser humano en esta vida llena de disturbios necesita de un hogar, tranquilidad y amistad. Necesita de una persona en quien pueda confiar sus secretos, quiera su bien, lo considere y sea su protector, para que amiste con él y se beneficie de su afecto, ayudas y de su sincera protección. Necesita de una persona que sea su socio en la vida. Cuando cuenta con salud o está enfermo, durante la estima y abatimiento, durante los tiempos de felicidad y desgracia, riqueza y pobreza, bienestar e infortunio y en cualquier estado le sea fiel, amable y compasivo.

Para asegurar esta necesidad ¿quién es mejor que el cónyuge, y qué lugar mejor que el hogar y la familia?

Dios Todopoderoso en el Sagrado Corán dice:

 وَ مِنْ آياتِهِ أَنْ خَلَقَ لَكُمْ مِنْ أَنْفُسِكُمْ أَزْواجاً لِتَسْكُنُوا إِلَيْها وَ جَعَلَ بَيْنَكُمْ مَوَدَّةً وَ رَحْمَةً إِنَّ فِي ذلِكَ لآَياتٍ لِقَوْمٍ يَتَفَكَّرُونَ

«Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros, para que os sirvan de quietud, y el haber suscitado entre vosotros el afecto y la bondad. Ciertamente, hay en ello signos para gente que reflexiona». (30:21)

2. Un medio para conservar la castidad y protegerse del pecado.

El ser humano por naturaleza tiene necesidad de realizar el acto y satisfacer sus instintos sexuales. Si no los satisface en forma legal, es muy difícil controlarlos, arrastrándolo hacia el descarrío y el pecado. Por lo tanto contraer matrimonio es el mejor y más saludable medio para saciar los instintos sexuales y mantener la inmunidad ante cualquier desviación.

El Mensajero de Dios (BP) dijo:

“Aquél que desea presentarse ante Dios puro y limpio, deberá contraer matrimonio”.(8)

El Imâm As-Sâdiq (P) narra que el Mensajero de Dios (BP) dijo:

“Aquél que contraiga matrimonio, ha protegido la mitad de su religión”.(9)

El Imâm Mûsâ Ibn Ÿa’far (P) narra de sus ancestros y éstos a su vez del Mensajero de Dios (BP) que dijo:

“Aquél que contraiga matrimonio en el inicio de su juventud, su shaîtân grita: “¡Guay, qué lástima! Este joven protegió de mí dos tercios de su religión y fe. Entonces, en la parte restante cuidará de su abstinencia”.(10)

3. Un medio para conservar la salud mental y corporal.

El acto sexual y la satisfacción de los instintos son una necesidad natural que proveen salud corporal y mental. Controlar y restringir esta tendencia cansa y desequilibra al alma. Muchas de las enfermedades psíquicas tales como: depresión, desesperanza, preocupación, angustia, pesimismo, desatino, desconfianza y nerviosismo pueden derivarse de la supresión de los instintos sexuales. Por lo tanto, contraer matrimonio a tiempo y satisfacer los instintos sexuales en forma legal puede ser considerado uno de los factores de la salud corporal, psíquica y espiritual

El Mensajero de Dios (BP) dijo:

“Casad a los hombres y mujeres solteros para que Dios componga sus caracteres, incremente su sustento y aumente sus generosidades”.(11)

4. Ayuda a mantener saludable el ambiente social.

Si las personas contraen matrimonio al inicio de su juventud, se vuelven dependientes y entusiastas de la vida familiar, quedando inmunes de la vagancia y en muchos casos de las corrupciones morales. Como consecuencia disminuye el número de violaciones, engaños a jóvenes y mujeres, adulterio, homosexualidad, masturbación e inclusive la adicción, los asesinatos, crímenes y asaltos. Contraer matrimonio en su momento produce gran efecto en la salud y seguridad de la sociedad. El Islam recomienda a los padres y encargados del gobierno que preparen los medios para que los jóvenes y hombres solteros contraigan matrimonio lo más pronto posible.

El Sagrado Corán dice:

 وَ أَنْكِحُوا الأَْيامى مِنْكُمْ وَ الصَّالِحِينَ مِنْ عِبادِكُمْ وَ إِمائِكُمْ إِنْ يَكُونُوا فُقَراءَ يُغْنِهِمُ اللَّهُ مِنْ فَضْلِهِ وَ اللَّهُ واسِعٌ عَلِيمٌ

«Casad a aquéllos de vosotros que no estén casados y a vuestros esclavos y esclavas honestos. Si son pobres, Dios les enriquecerá con Su favor. Dios es inmenso, omnisciente». (24:32)

El Mensajero de Dios (BP) dijo:

“El padre tiene tres derechos que cumplir con sus hijos: Ponerles un buen nombre, enseñarles a escribir y preparar lo necesario para casarlos cuando lleguen a la edad de la adolescencia”(12)

5. Procrear y perpetuar la especie humana.

El Islam pone gran interés en la procreación de los hijos y la reproducción de la raza, y lo considera uno de los propósitos principales del matrimonio.

El Imâm Muhammad Bâqir (P) relata que el Mensajero de Dios (BP) dijo:

“¿Qué obstáculo existe en que el creyente contraiga matrimonio, tal vez Dios le otorgue un hijo que dé valor a la tierra al pronunciar la frase la il.laha il.lalah (no hay Dios más que Él)”.(13)

El Mensajero de Dios (BP) dijo:

“Contraed matrimonio para que os multipliquéis ya que el día de la Resurrección ante las demás comunidades me enorgulleceré de mi comunidad, inclusive de los fetos abortados”.(14)

6. Satisfacer los deseos.

Uno de los beneficios importantes del matrimonio es sentir placer y satisfacer los instintos sexuales a través de una relación legal. El sentimiento del placer sexual es uno de los mejores placeres. Desde el punto de vista del Islam este sentimiento no sólo no es indecente, sino que es un acto legal que al realizarse con la intención de obedecer a Dios, tiene también recompensa, y en algunos casos es obligatorio.

El matrimonio es una unión sagrada que se realiza cuando se cuenta con las siguientes condiciones:

1. Consentimiento de la mujer y el hombre.

3. Consentimiento del padre o del abuelo (en caso de que la mujer sea virgen).

5. Determinación de la dote (la dote puede ser una propiedad, dinero en efectivo o en plazos, o cualquier otra pertenencia sea de poco o mucho valor).

7. Lectura del seegheh ‘aqd o contrato matrimonial en árabe perfecto por parte de la mujer y el hombre o por sus representantes.

Después de haberse realizado el seegheh ‘aqd, la vida solitaria de la mujer y el hombre se convierten en una vida familiar en la que encuentran nuevas obligaciones.

Notas

1- Wasâ’il Ash-Shî’ah, t.20, p.15.

2 – Wasâ’il Ash-Shî’ah, t.20, t.16.

3 – Wasâ’il Ash-Shîâh, t.20, p.17.

4 – Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.220.

5 – Wasâ’il Ash-Shî’ah, t.20, p.18.

6 – Wasâ’il Ash-Shîâh, t.20, p.19.

7- Ídem.

8 – Wasâ’il Ash-Shî’ah, t.20, p.18.

9 – Wasâ’il Ash-Shîâh, t.20, p.17.

10 – Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.221.

11 – Ídem.

12 – Makârim Al-Ajlâq, t.1, p.253.

13 – Wasâ’il Ash-Shî’ah, t.20, p.14.

14 – Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.220.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here