Televisión neoliberal: arma mortal de desinformación

81
Compartir

SHAFAQNA – Paulatinamente en el planeta se ha ido comprendiendo que existen sistemas comunicativos los cuales, en vez de servir como mecanismos de concertación y verdad, se convierten en herramientas de corrupción, infiltración, sabotaje, falsedad y ocultamiento de la realidad.

La televisión es un instrumento mortífero cuando sirve a intereses transnacionales, de la guerra, de la apropiación indebida de la riqueza mundial, pues difunde deformación, esconde la verdad, selecciona hechos que agreden a la dignidad humana, se parcializa con la falsedad, etc., sin ofrecer la oportunidad de contrastar lo dicho. Es especialmente válido cuando no se admiten contradictores en los espacios televisivos y, si alguno se atreve, muy pronto es cortada su intervención y nunca más se vuelve a invitar. Así es la “democracia” en la televisión.

El ejemplo más claro y reciente es el comunicado del gobierno Trump emitido por CNN, BBC y cadenas asociadas condenando a Nicaragua por el denominado uso excesivo de la fuerza por la policía durante las protestas, sin concentrarse en la violencia organizada desde el exterior ni en lo sustancial, en tanto es una reforma que afecta a las pensiones y mantiene la edad de jubilación en 60 años, así como el tiempo laborado para su otorgamiento en 15 años. Lo básico en la televisión es destruir la imagen país.

Sin embargo, ésta “olvida” el genocidio en Gaza donde francotiradores se entrenan con blancos estáticos correspondientes a menores de edad palestinos, sin condenar la violencia ni el uso excesivo de la fuerza por parte del ejército contra los civiles que ejercen su derecho constitucional a la libertad de expresión y reunión. De igual modo, en Yemen donde han entregado armas tóxicas a Arabia Saudita y se quejan de los gases en Siria que sus patrocinadores han aportado a los terroristas. No dice nada de Honduras donde fueron asesinados muchos dirigentes y su mandatario es producto de un fraude directo en clara violación a la Carta Magna de ese país.

Todo ello desaparece de las imágenes.

En estos momentos se hace pública una entrevista al presidente de Francia, Emanuel Macron, quien sin avergonzarse manifiesta que Siria debe ser ocupada por los galos, Gran Bretaña y USA para construir un nuevo país, y la televisión no confronta su arrogancia y maldad pues está diciendo que miles de niños, mujeres y hombres deben ser eliminados de este planeta porque este engendro así lo cree.

Cuando el número de asesinados en Gaza llega hoy a 40 y el número de heridos supera los 1200, la televisión muestra a Nicaragua o Venezuela. Esta manipulación es un peligro para adquirir conciencia de la realidad.

La televisión occidental amplifica lo que ordenan las agencias de inteligencia dedicadas al manejo de la propaganda en el mundo, cuya subrepticia organización no se muestra aunque todo indica que la verdad es así:  “extrañamente” la misma noticia aparece al unísono en todos los programas noticiosos con interpretación similar; de igual modo siempre en contra de Rusia, Irán, Venezuela, países dignos y ahora Nicaragua. Es decir, todo es un reloj de tiempo para ocultar, atacar y crucificar.

La inexistencia de pruebas y la facilidad de criminalizar con titulares es impresionante. Todo ello indica una oficina especializada o en términos de Orwell, la fundación del Ministerio de Propaganda en el cual el odio es su principal anti principio.

Sharon Burke de CNN es explícita en atemorizar al pueblo estadounidense diciendo: “Ahora, los rusos han llegado de verdad y se han infiltrado en cada rincón del país con el único objetivo de perturbar el estilo de vida estadounidense”, manifestando el peligro de que mucha gente tenga una opinión favorable sobre Vladimir Putin. Aún más, los ciudadanos deben estar aterrorizados pues supuestamente han estado hackeando la infraestructura estadounidense, dejando posiblemente al país sin electricidad.

La gran alternativa para la gente autónoma, decente, es utilizar la Red, la cual pese a ser controlada por la Corporatocracia, permite determinados grados de independencia. De igual modo, pedagogizar permanentemente respecto al carácter ideológico de la programación y su efecto subliminal. Compartir la idea que el objetivo de muchos gobiernos es atosigar al televidente con titulares que confirman la mentira sin explicar nada, para hacer creer en algo que no es verdad.

Cabe destacar que los movimientos estudiantiles se han convertido en grandes enemigos del fascismo y las dictaduras en democracia restringida, cuyas marchas por las calles son cortadas fílmicamente en todo el proceso y mostradas al final solamente. El último ejemplo es la mega manifestación en Chile, donde sólo se supo de la supuesta anarquía de la juventud y no se analizó la esencia del problema: lucro, privatización, mercado, asfixia económica a las familias, pénsum cuadriculado e irreflexivo, participación limitada en la decisión escolar y universitaria, sin poder de decisión.

Habría que preguntarse: ¿Cuándo la televisión latinoamericana de carácter sumiso permitirá la confrontación de ideologías contradictorias para hablar, eso sí, de algún nivel de libertad?

¿Cuándo los gobiernos neoliberales dejarán de obstaculizar las emisoras de radio comunitarias, la prensa popular, la televisión pequeña y legítima de sectores desprotegidos?

¿Cuándo la televisión occidental mostrará a los asesinos del siglo XXI y pedirá una sanción estricta para ellos?

La respuesta es tajante: cuando ese sistema deje de ser un arma mortal para la Humanidad y esté dirigida por los pueblos dignos del mundo. Afortunadamente este proceso, aunque lento, avanza y así se dará a pesar de la arrogancia de gente insegura y con baja autoestima, aunque ostentando la fuerza del arma, como aquellos presidentes que se atribuyen determinar el destino del planeta. En lo más íntimo, no son poderosos sino pequeñas personalidades que ocupan el poder para darse estímulos, aunque frente a frente a alguien en igualdad de condiciones siempre son inferiores. Es lo que se llama la cobardía del poderoso, únicamente “valiente” cuando está protegido y denigra al ser humano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here