¿Creación al Azar? ¿ Sin un Creador?

74
Compartir

SHAFAQNA – Más adelante Russell escribió: “Si puede existir algo sin una Causa, eso es el mundo.”

“La razón por la que el mundo no puede haber existido sin una Causa, es que sus componentes algunas veces existen y otras dejan de existir. Por lo tanto no hay nada en su esencia, en su naturaleza que demande existencia. Si estas partes existen, debe ser como producto de una mano que ladeó la balanza a favor de la existencia; si esas partes dejan de existir debe ser que la mano ahora ladeó la balanza hacia la inexistencia.”

Russell: “Es posible pensar que el mundo siempre ha existido.”

Esto es rechazado por todas las teorías predominantes en la ciencia.

El lector puede referirse al capítulo 7 de nuevo, donde encontrará que cualquiera que sea el punto de vista que se tome, no se puede probar que la materia sea eterna (sin principio ni fin).

De nuevo dice Russell: “Es posible que el mundo haya existido sin una causa.”

Antes de hacer un comentario sobre esta frase, déjenme citarles las palabras de Russell (del mismo artículo) donde rechaza la idea de que exista una ley natural.

Russell escribe:

“Como todos sabemos existe una ley que dice que si lanzas los dados obtendrás doble seis en una probabilidad de 1 en 36 veces y no consideramos eso como evidencia para demostrar que la caída de los dados esta regulada por un diseño; al contrario, si los doble seis cayeran cada vez, deberíamos pensar que hubo un diseño.”

Aquí Russell admite que si los eventos aparecieran en la misma secuencia una y otra vez, sería una prueba que hubo diseño. Ahora, uno se pregunta por qué Russell no se tomó unos momentos para observar los tan bien planeados y ejecutados movimientos de las galaxias, estrellas, planetas y lunas.

Supongamos que hay alguien en el espacio exterior que nunca ha escuchado de la tierra o de los seres humanos. Entonces un día ve una nave espacial pasar como un rayo y luego de un momento pasa otra nave, y luego otra. Por supuesto, sus rutas no son las mismas, y el espacio entre sus apariciones no es sistemático de tal forma que pueda medirse. Pero él sabe que cada nave espacial contiene miles de partes las cuales están bien conectadas unas a otras y juntas forman una maquina magnifica y eficiente.

¿Qué pensaría Russell si este ser dijera que aquellas naves espaciales llegaron a existir sin necesidad de un Creador?

Y qué tanto habría condenado la arrogancia de aquel habitante del espacio exterior, si todas las naves estuvieran bien reguladas en sus rutas y en su frecuencia?

Y, recuerda que aquellas naves espaciales no tienen conexión una con la otra. Compara esto con este universo de millones de incontables galaxias, cada una con millones de sistemás solares, cada sistema con numerosos planetas, y los planetas con varias lunas etc.

Y todas ellas “unidas” en la cadena de la gravedad, cada una influyendo en su vecina, y viceversa. Luego piensa que el Señor Russell dice que eso no es prueba suficiente de un diseño.

Frank Allen, ex profesor de Biofísica en la Universidad de Manitoba, Canadá, escribe en su artículo, “ El Origen del Mundo: Al azar o por Diseño”:

“Si no hubo diseño en el origen de la vida, entonces la materia viva debe haber surgido al azar. Ahora, el azar, o la probabilidad como se le llama, es una teoría matemática altamente desarrollada la cual se aplica a un vasto rango de conocimiento el cual está más allá de la certeza. Esta teoría nos coloca en posesión de los más acertados principios sobre los cuales discriminar la verdad del error, y calcular la factibilidad de ocurrencia de una forma o evento en particular.”

“Las proteínas son los constituyentes esenciales de todas las células vivas, y consisten de cinco elementos, carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxigeno y azufre, con posiblemente 40000 átomos en la gran molécula. Hay 92 elementos químicos en la Naturaleza, todos bien distribuidos al azar, la probabilidad de que estos cinco elementos se unan para formar la molécula, la cantidad de materia que se debe utilizar a lo largo del tiempo para culminar esta tarea, puede ser calculada.”

“Un matemático Suizo, Charles Eugen hizo el calculo y encontró que la probabilidad en contra es de 10 a la 160 en 1, o solamente una posibilidad en 10 a la 160, es decir 10 multiplicado por si mismo 160 veces, un número demasiado grande para ser expresado en palabras. (b) La cantidad de materia que se necesita para producir una sola molécula de proteína sería millones de veces mayor que la que hay en todo el universo. Para que se de en la tierra solo requeriría muchos billones (10 a la 243) de años.”

(Para este número, escriba 243 ceros después del 1)

“Las proteínas están formadas por largas cadenas llamadas aminoácidos. La forma en que están colocados es de suma importancia. Si están colocados de la manera incorrecta no podrán mantener la vida y puede ser muy dañino. El Profesor J. B. Leathes (Inglaterra) ha calculado que las uniones en la cadena de la más simple proteína podrían colocarse juntas en millones de formás (10 a la 48) (es decir 48 ceros después del número 1). Es imposible que la probabilidad dé para construir una molécula de proteína.”

Pero hay billones incalculables de moléculas de proteína en solo un cuerpo humano, sin contar todo el planeta tierra.

Están creadas sistemáticamente y aun así Russell se sostiene en su teoría del azar!

Frank Allen continúa diciendo:

“Pero las proteínas no tienen vida. Es allí donde surge la misteriosa vida. Solo una Mente Infinita que es Dios, podría haber previsto que tal molécula podría llevar en si la vida, solo Él pudo haberla construido, y haberle dado vida.”

Russell se ha empeñado en retar este argumento en las siguientes palabras:

“Todos ustedes conocen el argumento del diseño: todo en el mundo está hecho de tal forma que podamos vivir en él, y si el mundo fuera un poquito diferente no podríamos vivir. Ese es el argumento del diseño. Algunas veces toma una forma curiosa; por ejemplo, se discute que los conejos tienen colas blancas para que así sean un tiro al blanco más fácil. Es un argumento fácil de parodiar.”

Todos saben la anotación de Voltaire que la nariz fue diseñada para acoplarse a los espectáculos. Esa clase de parodias ya no es tan común como lo eran en el siglo 18 porque desde los tiempos de Darwin entendemos mucho mejor porque las criaturas vivas están adaptadas a los diversos ambientes. No es que el ambiente fue hecho para acoplarse a ellas, sino que ellas se desarrollaron para acoplarse al medio, y esa es la base de la adaptación No existe evidencia de diseño al respecto.

Supongamos, que las criaturas se adaptaron a su medio. Pero, ¿Estaba Russell ciego para ver el hecho de que hace muchísimo tiempo “las criaturas vivas” aparecieron en esta tierra, esta tierra, su atmósfera, su estructura, junto con sus relaciones con el sol y otros planetas y la luna habían sido “creados” de tal forma que fuera posible la vida. ¿Quiere que creamos que los seres vivos, como los animales y el hombre, influenciaron todo Sistema del Universo antes de tener su propia existencia?

Frank Allen escribe en el mismo artículo:

“Las condiciones de la tierra para que se de la vida son tan numerosas como para ser contadas al azar. Primero, la tierra es una esfera equilibrada libremente en el espacio con una rotación diaria sobre su eje polar, dando la alternancia del día y la noche, y la revolución anual alrededor del sol.

Estos movimientos le dan estabilidad a su orientación en el espacio y junto con la inclinación de 23 grados del eje polar, al lugar de la revolución (La elíptica) permite la regularidad de las estaciones, duplicando así el área habitable de la tierra y proveyendo una mayor diversidad de la vida vegetal de la que podría sostener un globo estacionario:

En segundo lugar, la atmósfera de gases que sustentan la vida está lo suficientemente alta (casi 500 millas) y densa para proteger a la tierra de los impactos mortales de 20 millones de meteoros que diariamente penetran a velocidades de casi 30 millas por segundo. Entre otras funciones la atmósfera mantiene la temperatura dentro de limites seguros para la vida; y transporta el vapor de agua fresca vital desde los océanos para irrigar la tierra, sin lo cual sería un desierto inerte. Así, los océanos, con la atmósfera, son el equilibrio de la Naturaleza.

El agua tiene cuatro propiedades notables, su poder de absorber grandes cantidades de oxigeno a bajas temperaturas, su máxima densidad a 4 grados centígrados por encima de congelación por lo que lagos y ríos permanecen en estado liquido, la menor densidad del hielo de tal forma que permanece en la superficie, el poder de liberar grandes cantidades de calor al congelarse, preserva la vida en los océanos, lagos y ríos a través de largos veranos.

La tierra seca es una plataforma estable para la mayoría de la vida terrestre. El suelo provee los minerales que las plantas asimilan y transforman en alimentos necesarios para los animales. La presencia de metales cerca de la superficie hace posible el arte de las diferentes civilizaciones.

El diminuto tamaño de la tierra comparado con la inmensidad del espacio es incomparable. Si la tierra fuera tan pequeña como la luna, si tuviera ¼ del tamaño actual, la fuerza de gravedad (1/6 la de la tierra) no podría sostener la atmósfera y entonces el agua y las temperaturas serían fatalmente extremás. Si tuviera el doble de su diámetro actual, la engrandecida tierra tendría cuatro veces la superficie actual y dos veces su fuerza de gravedad, la atmósfera estaría peligrosamente reducida en su altura, y su presión incrementaría de 15 a 30 libras por pulgada cuadrada, con serias repercusiones sobre la vida. Las áreas de invierno estarían grandemente aumentadas y las regiones habitables estarían seriamente disminuidas. Las comunidades de pueblos enteros estarían aisladas, y viajar o comunicarse sería muy difícil o casi imposible.

Si nuestra tierra tuviera el tamaño del sol, pero retuviera su densidad. La gravedad sería 150 veces mayor. La atmósfera disminuiría casi en cuatro millas su altura, la evaporación del agua sería imposible, y las presiones aumentarían por encima de una tonelada por pulgada cuadrada. Un animal de una libra pesaría 150 libras, los seres humanos reducirían su tamaño al de una ardilla. La vida intelectual seria imposible para tales criaturas.

Si la tierra estuviera alejada del sol dos veces la distancia actual, el calor recibido se reduciría en ¼ de la cantidad actual, la velocidad orbital seria solamente la mitad, el invierno seria dos veces más largo y la vida se congelaría. Si la distancia al sol se redujera a la mitad, el calor recibido seria cuatro veces mayor, la velocidad orbital se duplicaría, las estaciones serían más cortas, casi la mitad de lo que son ahora. Con las condiciones actuales, la tierra es capaz de mantener la vida, de tal forma que la humanidad disfrute de un desarrollo espiritual, físico e intelectual como lo tenemos ahora.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here