Súplica para el momento de ir a dormir

37
Compartir

SHAFAQNA – Relata Fátima Az-Zahra (a.s.): “Vino a visitarme mi padre, el Enviado de Dios (s.a.w.). Cuando estaba dispuesta a dormir me dijo: ¡Oh Fátima, no duermas sin antes hacer cuatro cosas. La lectura completa del Sagrado Corán, convertir a los Profetas en tus intercesores, agradar a los creyentes y realizar la Peregrinación mayor y la menor. Dijo esto y comenzó a rezar.

Me quedé pensativa hasta que terminó la oración. Le dije, Oh Enviado de Dios, me ordenas cuatro cosas imposibles de realizar en este momento.
El Profeta (s.a.w.) sonrió y dijo: Cuando recites tres veces Sura “Al Ijlás” (El Monoteísmo 112), es como si hubieras leído todo el Corán, cuando me saludes y saludes a los Profetas anteriores a mí diciendo:
اَللّهُمَّ صَلِّ عَلى مُحَمَّدٍ وَ آلِهِ الطَّيِّبينَ الطّاهِرينَ، اَللّهُمَّ صَلِّ عَلى الاَْنْبِيآءِ وَالْمُرْسَلينَ
al·lâhumma sal·li ‘alâ muhammadi-w wa âlihi-t taiîbîna-t tâhirîna, al·lâhumma sal·li ‘ala-l anbiâ’i wa-l mursalîna,
Señor mío, bendice a Muhammad (s.a.w.) y a su descendencia Inmaculada, Purificada. Señor mío, bendice a los Profetas (a.s.) y Mensajeros,
Seremos entonces, tus intercesores en el Día del Juicio Final. Y cuando pidas perdón para los creyentes, estén éstos vivos o muertos pronunciando:
اَللّهُمَّ اغْفِرْ لِلْمُؤْمِنينَ وَالْمُؤْمِناتِ وَالْمُسْلِمينَ وَالْمُسْلِماتِ الاَْحْيآءِ مِنْهُمْ وَالاَْمْواتِ تابِعْ بَيْنَنا وَ بَيْنَهُمْ بِالْخَيْراتِ اِنَّكَ مُجيبُ الدَّعَواتِ اِنَّكَ قاضِيَ الحاجاتِ
al·lâhumma-gfir li-l mu’minîna wa-l mu’minâti, wa-l muslimîna wa-l muslimâti, al ahiâ’i minhum ua-l amuâti, tâbi‘ bainanâ wa bainahum bi-l jairâti, innaka muÿîbu-d da‘auâti, innaka qâdiu-l haÿâti,
Señor mío, perdona a los creyentes y a las creyentes, a los musulmanes y a las musulmanas, a los vivos y a los muertos, haz que continúe entre nosotros y ellos el bien, Oh Quien responde a las súplicas, Oh Quien atiende las necesidades.
Se contentarán contigo. Y cuando digas:
سُبْحانَ اللّهِ وَ الْحَمْدُ لِلّهِ وَ لا اِلهَ اِلا اللّهُ وَ اللّهُ اَكْبَرُ
subhâna-l·lâhi, wa-l hamdu li-l·lâhi, wa lâ ilâha il·la-l·lâhu, wa-l·lâhu akbaru,
Glorificado sea Dios, Alabado sea Dios, No hay dios sino Dios y Dios es el más Grande.
Es como si hubieras realizado el Hayy (Peregrinación Mayor que se realiza en el Mes de Dhul Hiyyah) y el ‘Umra (Peregrinación menor que se realiza en cualquier mes del año).
Fuente: Las Llaves del Paraíso (Súplicas, Letanías y Salutaciones) (Selección de Mafâtîh Al-Ÿinân).

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here