La personalidad de la mujer en el Islam

48
Compartir

SHAFAQNA – El tema de la personalidad de la mujer juega un papel trascendental en el reconocimiento de la mujer en cada credo y religión y cada tendencia de pensamiento puede a través del retrato que muestra del rol de la mujer, dar su opinión y exponer su postura con respecto a los asuntos relacionados con ella. En otras palabras, todos los otros temas como: Los derechos de la mujer, participación social de la mujer, perfecciones morales, velo y adorno, son relevantes y están correlacionados con los temas del carácter de la mujer.

Por lo tanto deben llevarse a cabo también estudios e investigaciones sobre los asuntos de la mujer desde la perspectiva del Islam. Además, está explícito que indicar la visión del Islam, con respecto a la mujer, por una parte debe ser compatible con las fuentes religiosas incontrovertibles, y por la otra, debe estar de acuerdo y corresponder con las conclusiones, las necesidades y efectos de estas teorías. De lo contrario, este tema sería ineficaz para ser una fuente de dependencia y una base de inferencia.

Nuestra visión es que desde la perspectiva Islámica, la mujer es un ser humano, tiene todos los talentos de desarrollo, desprovista de cualquier defecto o falla en la esencia de su entidad. A pesar de poseer todos los factores de perfección y desarrollo, como el hombre, ella tiene un carácter independiente y no es un parásito de los demás. Clasificar las criaturas en machos y hembras es de hecho una ley general en este mundo material.

Al.lah ha jurado por esta realidad en Su Sagrado Libro:

“Y por Quien ha creado al varón y a la hembra” (92:3)

Es así como, macho y hembra no son en verdad características peculiares para los seres humanos sino que son una forma de existencia de todos los seres. Y nunca pueden ser consideradas como un defecto o perjuicio, y sobre todo, lo mismo también se aplica con respecto al género humano. Esta inferencia religiosa puede aplicarse, en muchos aspectos y relaciones en el caso de la mujer.

El Sagrado Corán

El Corán es en verdad la fuente más importante para reconocer la religión porque es un libro indemne y correcto, con el cual otros textos y fuentes deben ser medidos, juzgados y aceptados sólo cuando resulten ser compatibles con él. Para familiarizarse con la visión Coránica respecto al carácter de la mujer voy a realizar seis preguntas cuyas respuestas dadas en este Libro Divino mostrarán la verdadera personalidad de la mujer, de la siguiente manera:

La Creación Del Hombre Y De La Mujer

  • La creación del primer hombre y de la primera mujer ha sido descrita en forma de historia en muchos versículos del Corán. Primero Al.lah ha informado a los ángeles que Él tenía la intención de colocar un vicegerente en la tierra:

“Y cuando tu señor dijo a los ángeles: En verdad pondré en la tierra un sucesor…” (2:30)

  • En otros versículos en la sura de al-Ĥijr, Al.lah dice a los ángeles:

“Y (recuerda) cuando tu Señor dijo a los ángeles: En verdad crearé a un ser humano de barro seco procedente de un lodo negro y maloliente. Cuando lo haya terminado y sople en él de mi espíritu, caed prosternados ante él.” (15:28-29)

  • Luego Al.lah enseñó todos los nombres a Adam concluyendo un contrato con él:

“Y enseñó a Adán el nombre de todos los seres…” (2:30)

  • “Anteriormente, habíamos aceptado un promesa de Adán pero el olvidó y no encontramos en él firmeza” (20:115)
  • En otro lugar Al.lah dice:

“¿Acaso no se os aconsejó que: ¡Oh hijos de Adán! Que no adoraseis a Satanás?” (36:60)

  • Después de que Adán y su esposa vivieron en el paraíso:

“Dijimos: ¡Oh Adán! Habitad tú y tu pareja en el jardín…” (2:34)

Luego la incitación de Satanás empieza cuando tentó a Adán y a su esposa Eva. Él juró falsamente para seducir a los dos, para que cometieran ese desliz, engañándoles para que comieran del árbol prohibido y ocasionando que se desviaran del Paraíso.

En el Sagrado Corán dice:

  • “Dijimos: ¡Oh Adán! Habitad tú y tu pareja en el Jardín y comed ambos de él cuanto y donde queráis, pero no os acerquéis a este árbol, pues entonces seríais de los transgresores. Pero Satanás les engañó a ambos y les sacó de aquello en lo que estaban. Y dijimos: ¡Descended! Seréis enemigos unos de otros. La tierra será para vosotros una morada y lugar de disfrute por un tiempo.” (2:35-36)
  • Allí la rebelión y la desobediencia sólo podían ser cometidas por Adán:

“Adán desobedeció a su Señor y se extravió” (20:121)

  • En este estado, Adán y su esposa empezaron a disculparse por sus faltas, ante el Todopoderoso Al.lah, confesando su mala acción, buscando el perdón y misericordia de Dios.

“Ambos dijeron: ¡Señor nuestro! Hemos oprimido a nuestra propia alma y si Tú no nos perdona y tienes clemencia de nosotros, seremos sin duda de los extraviados” (7:23)

  • “Entonces, recibió Adán de su Señor palabras y Dios lo perdonó. En verdad Él es el Perdonador, el Misericordiosisimo con los creyentes.” (2:37)

Reflexionando acerca de esta historia y los versículos que ya han sido citados, llegaremos a la conclusión de que no hay diferencia o distinción, enunciada en el Corán entre hombre y mujer. Entones, es incorrecto atribuir al hombre todas las características de fortaleza y a la mujer las de debilidad y deficiencia, porque el Corán utiliza para ambos Adán o hijos de Adán cuando se refiere a la humanidad en general.

Por último, con respecto a la vicegerencia y sucesión, insuflando el Espíritu de Dios, prosternación en obediencia por parte de los ángeles, enseñanza de los nombres, susurro del mal de Satanás, rebelión, y desobediencia, pacto y contrato, selección y escogencia, recibimiento de palabras, material de la creación, hombre y mujer son iguales.

Creación De La Mujer A Partir Del Hombre

Cuando se leen algunos versículos Coránicos podemos llegar a la conclusión de que Al.lah creó a la mujer a partir del hombre y esto es considerado como un tipo de deficiencia en la mujer.

Estos versículos son los siguientes:

  • “ ¡Oh gentes! ¡Temed a vuestro Señor, que os creó de una sola alma y que creó de ella a su pareja y que, a partir de ambos, ha hecho surgir hombres y mujeres en abundancia!… “. (4:1)
  • “Él es Quien os creó a partir de una sola alma, de la que hizo a su pareja…” (7:189)
  • “Él os ha creado de una sola alma, luego ha hecho de ella a su pareja” (39:6)
  • “Y entre Sus señales está el haber creado de vosotros mismos parejas…” (30:21)
  • “Y Dios ha dado esposas de vuestra misma especie y os dado, de vuestra esposas, hijos y nietos …” (16:72)

En los primeros tres versículos se enuncia que los hombres han sido creados de un, y de ese mismo sus parejas. En los siguientes tres versículos este tema aparece en plural, diciendo a todos los hombres que sus esposas han sido creadas de ellos mismos. Reflexionando y meditando sobre todos los versículos como un conjunto, en realidad indican que lo que Al.lah se propone decir es que la esposa del hombre es su pareja, contraparte y de su ser, no es extraña para él ni una parte de él y tampoco ha sido creada de él-de su cuerpo. Ya que si esto es cierto, hay que decir que cada mujer ha sido creada a partir de su propio marido.

Por lo tanto, los tres últimos versículos deben ser tomados como evidencia y pruebas para manifestar y aclarar el significado de los primeros versículos.

El significado aparente del verso y de ese, Él creó su pareja es que Al.lah ha creado una esposa de la misma especie del hombre, y todos los seres humanos pertenecen a dos individuos iguales y similares.

La palabra Min que significa de , en el verso es una preposición (parcial), es decir, muestra el origen de algo o una parte de ello. Este verso al igual que los otros versículos, habla del asunto de la creación de la mujer y del hombre, como los siguientes versículos: “Y entre Sus señales está el haber creado de vosotros mismos parejas…” . “Y Dios ha dado esposas de vuestra misma especie…” y otros.

Según esto, lo que se dice con respecto a estas interpretaciones como que este versículo quiere indicar que la mujer se deriva de Adán y es una parte de él, de acuerdo con algunas tradiciones- una de las que dicen que Al.lah ha creado la esposa de Adán de su costilla- son todos enunciados sin fundamento, para los cuales nunca se ha establecido evidencia[1]

Este enunciado fue apoyado por Wahbah Zuhayli, un exegeta sunni, quien lo ha citado de Al-Fakhr- Ar-Razi[2].

Lo que puede concluirse de esta discusión es que el Corán, cuando hace un símil entre mujer y hombre, se concentra en el origen y raíz, y en la unicidad de especies en los dos. Cualquier otro enunciado diferente a éste, debe dejarse a un lado. Además, existen algunas tradiciones que sustenta esta conclusión a las cuales nos vamos a referir aquí:

Una vez le preguntaron al Imam As- Ŝadiq (a.s.): Algunas personas dicen que Eva ha sido creada de la costilla de Adam. ¿Tú qué dices? Él respondió: “¡Al.lah es inocente de lo que dicen! ¿Acaso no puede Al.lah crear una esposa para Adam, de algo diferente a una costilla? Ha de cerrarse la puerta antes de que algunas personas malintencionadas planten cualquier duda o digan que ¡Adán se ha casado con él mismo! Que Alá decida entre nosotros y esas personas”.[3]

En otra tradición dice:

“Al.lah ha creado a Eva con parte del barro de Adán, y similar a él[4]“.

La Filosofía De La Creación De La Mujer

En dos versículos Coránicos se hace referencia a un tema del cual se puede concluir una suposición, que la mujer ha sido creada para el hombre y que ella es un parásito de él.

A continuación cito esos versículos, de los cuales, luego analizaré y explicaré su significado:

  • “Él es quien os creó de una sola alma, de la que hizo a su pareja para que viviese tranquilo con ella. Cuando él la cubrió, ella quedó embarazada con un embarazo ligero durante un tiempo. Cuando éste se hizo pesado, ambos rogaron a su Señor: si nos da un hijo sano, seremos, ciertamente, de los agradecidos[5]
  • “Y entre Sus señales está el haber creado de vosotros mismos parejas que para que encontréis la calma junto a ellas. Y ha puesto entre vosotros afecto y misericordia. En verdad, hay en ello señales para gente que reflexiona[6]

De estos versículos puede entenderse que la filosofía de la creación de la mujer es la paz y el reposo para el hombre. De hecho, la causa original de la vida es el hombre y la mujer ha sido creada para darle al hombre descanso y sosiego.

En respuesta a esto, debemos decir que esta tranquilidad y reposo no puede ser unidireccional sino que es mutua entre hombre y mujer, puesto que el amor y la compasión mencionados en el segundo versículo, son enunciados como mutuos y recíprocos para los dos.Además, el verso considera esta afinidad como uno de los signos de Al.lah .

En la exposición del segundo verso, Al.lamah At-Tabataba’i dice:

El significado de “Y entre Sus señales está el haber creado de vosotros mismos parejas…” es que Al.lah le ha creado de la misma especie del hombre con sus beneficios y ventajas. Cada mujer y todo hombre están dotados de genitales que se complementan entre sí, y cuando se unen se da la reproducción. Es decir, la acción de ambos órganos sexuales permite la procreación y la progenie.

Basado en esto, cada uno de ellos –hombre y mujer- tiene una deficiencia y está en necesidad del otro cónyuge, y por su interrelación se obtendrá una completa producción. Debido a esta necesidad e insuficiencia, cada uno se siente inclinado y se dirige hacia el otro, y cuando se da la copulación, cada uno siente calma y paz. Porque toda imperfección está ávida y ansiosa de su complemento, y cada expectante se inclina hacia lo que satisface su necesidad y le perfecciona. Esto es exactamente el apetito sexual –lujuria- que está establecido dentro de ambos cónyuges[7].

¿Cómo Presenta El Corán Las Aptitudes Del Hombre Y De La Mujer?

La segunda Pregunta, cuya respuesta debe encontrarse en el Corán es: ¿Cómo se dividen las aptitudes y habilidades del hombre y de la mujer? ¿Todas se enuncian como exclusivas del hombre? O ¿No se menciona distinción?

Hay muchos versículos más en el Corán, que demuestran los talentos y capacidades genéticas y legislativas de los seres humanos, usando en todas partes las palabras “hombre” y “humanidad” con expresiones generales, sin excepción, en nombre de la mujer o preferencia del hombre hacia la mujer.

Con respecto a la aptitud, el Corán se refiere a los siguientes puntos:

El Espíritu Divino

El hombre tiene “en su interior” un Espíritu Divino, y su mérito no se distingue sólo en el hombre. “Cuando lo haya terminado y sople en él de Mi Espíritu, caed prosternado ante él “(15:29)

Moldeando Y Ordenando La Creación

“Que ciertamente Hemos creado al ser humano en la mejor condición”(95:4)

“¡Oh humano! ¿Qué fue lo que te sedujo y apartó de tu Señor, el Generosísimo. El Cual te creó te formó y te perfeccionó” (82:6-7)

Herramientas De Percepción

“Él es Quien ha creado para vosotros el oído, la vista y el intelecto, ¡Que poco agradecido sois!”(23:78)

La Naturaleza Divina

“Levanta, pues, tu rostro hacia la religión, como un buscador de la fe pura, siguiendo la naturaleza esencial en la que Dios ha creado a los seres Humanos…” (30:30)

Conciencia Moral

“Y por un alma y Quien la creó de forma armoniosa y equilibrada inspirándole lo que la corrompe y el temor que la mantiene a salvo” (91:7-8)

Poseer La Confianza

“En verdad, ofrecimos el depósito a los cielos, a la tierra y a las montañas, y rehusaron cargar con él y tuvieron miedo, pero el ser humano cargó con él” (33:72)

Además, Al.lah ha considerado todos los potenciales naturales pertenecen al hombre, refiriéndose a ellos en forma plural y con expresiones como: “Él puso a vuestro servicio, creó para ustedes, y hechos para ustedes”

  • “Y ha puesto a vuestro servicio lo que hay en los cielos y la Tierra. Todo ello procede de Él “. (45:13)
  • “Él es Quien creó para vosotros todo lo que hay en la Tierra…” (2:29)
  • “Él es Quien ha dispuesto para vosotros la Tierra como un lecho y el cielo como una bóveda. Quien hace descender agua del cielo…” (2:22)

Con respecto a la educación de los seres humanos, la palabra “hombre” es utilizada con frecuencia:

  • “El Clementísimo ha enseñado el Corán, ha creado al hombre, le ha enseñado a hablar“ (55:1-4)
  • “Es Quien ha enseñado por medio de la escritura, Ha enseñado al hombre lo que éste no conocía” (96:4-5)

Con respecto a la designación de los mensajeros, legislar una religión y hacer descender una escritura, tampoco hay distinción o diferenciación.

  • “Él es quien designó entre los iletrados a un Mensajero de entre ellos para que les recite Sus versículos, les purifique y les enseñe la escritura y la sabiduría…” (62:2)

¿Cuál Es El Objetivo en La Creación del Hombre Y De La Mujer?

¿Existe alguna diferencia en el propósito de la creación del hombre y de la mujer? ¿El Corán enuncia alguna distinción al respecto entre los hombre y las mujer? La respuesta a estas preguntas son definitivamente negativas. Como el Corán lo menciona, en la meta de la creación, es decir la sumisión y ser devoto, no existe diferencia entre el hombre y la mujer. Tampoco se ve, al final de la misión del Mensajero ninguna disyunción entre los dos.

  • “Y no He creado a los genios y a los humanos excepto para que Me adoren.” (51:56)
  • “¡Oh, los que creéis! Responded a Dios y al mensajero cuando os invita a lo que os da la vida…” (8:24)

¿Cómo El Hombre Y La Mujer Gozan De Los Valores?

Un número de valores son enunciados, en el sagrado Corán, que pueden ser criterios morales para el hombre, y en los cuales no hay distinción o preferencia.

La Fe y la Buena Acción.

“A quien obre correctamente, sea hombre o mujer, y sea creyente, le haremos vivir una vida buena…” (16:97)

 El Conocimiento

…y Dios elevará el grado a quienes de vosotros tengan fe y a quienes les ha sido dado el conocimiento…” (58:11)

Piedad

“¡Oh, gentes! en verdad, os hemos creado de un macho y una hembra y hemos hecho de vosotros pueblos y tribus para que os conozcáis. En verdad, el más noble de vosotros ante Dios es quien posee mayor temor de Dios. En verdad, Dios todo lo conoce, está bien informado.”(49:13)

Competencia En La Fe

“Y los que van por delante, que serán los que vayan por delante. Esos son los más cercanos.” (56:10-11)

Yihād

“…pero a los que se esfuerzan, Dios les favorecerá con una recompensa inmensamente mayor que a los que permanecen en sus casas” (4:95)

Migración

“Su Señor les respondió a su súplica: En verdad, yo no dejo que se pierda la obra de nadie que obre bien, sea hombre sea mujer. Procedéis unos de otros. Ocultaré los pecados de aquellos que emigraron y fueron sacados de sus casas y fueron molestados por Mí causa y combatieron y fueron matados, y Les haré entrar en los Jardines por los cuales fluyen arroyos. ¡Recompensa procedente de Dios! ¡Y Dios tiene junto a Él la mejor recompensa! “(3:195)

Continuando la discusión de los valores sería mejor relatar un evento que sucedió en los inicios del Islam.

Muqātil dice: Cuando Asma’, la hija de Ummays regresó con su esposo Ya’far de Abisinia, se acercó a una de las esposas del Mensajero (P) y dijo: ¿Hay algún verso del Corán concerniente a las mujeres? La respuesta que se le dio fue negativa. Por esa razón, ella fue donde el Profeta (P) y le dijo: Las mujeres portan una pérdida y un perjuicio todo el tiempo. El Profeta (P) preguntó: ¿Por qué? Ella contestó: Porque Al.lah no ha revelado nada acerca de ellas en el Corán.

Después de eso los siguientes versículos fueron revelados:

“En verdad, para los musulmanes y las musulmanas, los creyentes y las creyentes, los obedientes y a las obedientes a las ordenes de Dios, los sinceros y las sinceras, los pacientes y las pacientes, los humildes y las humildes ante Dios, los caritativos y las caritativas, los que ayunan y las que ayunan, los que protegen y las que protegen su sexo y lo que recuerdan y las que recuerdan mucho a Dios, Dios ha preparado un perdón y una recompensa enorme.” (33:35)

¿Cuál es el camino de la felicidad para el hombre y la mujer?

El Corán ha presentado únicamente un camino para la felicidad del hombre, e invitó y le pidió a todos las personas, hombres y mujeres seguir y adoptar ese camino.

“¿Acaso no se os aconsejó: ¡Oh, hijos de Adán! que no adoréis a Satanás? En verdad, él es para vosotros un enemigo claro: ¿Y qué Me adoréis a Mí? Ese es un camino recto.” (36:60-61)

Por medio de las cinco oraciones “obligatorias” diarias, todos los musulmanes imploran a Al.lah cinco veces, día y noche, para que les guie hacia el camino recto, que es el camino de la guía.

¿Quién es el enemigo del hombre y la mujer en el camino hacia la perfección?

¿Tienen El hombre y la mujer enemigos en el camino de la felicidad? ¿Es un enemigo común? ¿Esa enemistad tiene el mismo grado? Estas son preguntas a las cuales se les debe dar respuesta. Algunos pensamientos débiles e ignorantes indican que de acuerdo con la visión de la religión, Satanás contrae enemistad con el hombre mientras le propone amistad a la mujer, y Adán fue engañado, la primera vez por Satanás, a través de su esposa.

El sagrado Corán considera esta idea como incorrecta. Además, los versículos Coránicos acerca de la creación indican que Satanás ha susurrado y causado que Adán y Eva erren y se extravíen., pero luego ambos confesaron ante su Señor que se habían perjudicado ellos mismo.

En otros versículos, el Corán considera a Satanás como enemigo del hombre, no de los hombres.

“…en verdad ¡es un enemigo declarado para el hombre!”

El Todopoderoso Al.lah también ha hecho un convenio con todos los hijos de Adán aconsejándoles que se mantengan alejados de Satanás, como dice en la Sura Yasin:

“No os ordené, ¡Oh, hijos de Adán, que no deben adorar a Satanás”

Para resumir la discusión, puede decirse que el Sagrado Corán nunca establece una diferencia entre la personalidad de la mujer y del hombre sino que les ve a ambos de manera igual como entes humanos, preparando para ellos el terreno del desarrollo y el progreso. La única diferencia yace en el hecho de que el Corán considera a la mujer y al hombre como seres complementarios mutuamente en la vida humana.

“… Ellas son vestiduras para vosotros y vosotros sois unas vestiduras para ellas…”(2:187)

Interpretando este verso, Al.lama At-Tabataba’i, dice:

Vestiduras (libāz)- su significado usualmente indica cualquier cosa con la que el hombre cubre su cuerpo. Estas dos oraciones son usadas metafóricamente cuando el hombre y la mujer pueden frenarse mutuamente para no seguir el mal camino y cada uno de ellos es el vestido para cubrir los defectos y las partes privadas de su pareja[8].

La Sunna

De entre las tradiciones se cita un elocuente enunciado que manifiesta los puntos de vista de los Imames líderes de nuestra religión acerca de la personalidad de la mujer, de los cuales me referiré a algunos :

Las mujeres son compañeras de los hombres

Se narra del Mensajero de Al.lah (P) que dijo:”Las mujeres, en verdad son compañeras de los hombres”[9].

El mismo hadiz es citado con otras palabras: “Ellas, en verdad, son iguales a los hombres”[10]

Con respecto al significado de la palabra “Shaqayiq” los lexicógrafos dicen:

“las mujeres, en verdad, son compañeras –shaqayid– de los hombres” significa que ellas son iguales a ellos en lo moral, comportamiento y naturaleza, de tal forma que puede decirse que las mujeres no han sido extraídas de los hombres[11]. La raíz del término “shaqeeq” da el significado hermano total (de mismo padre y madre).

El paraíso está a los Pies de las mujeres

En una tradición, del Profeta (P), se reporta que dijo: “El paraíso, en verdad, está a los pies de las mujeres”[12]. Esta tradición ha sido narrada en los libros de hadices con otras versiones como: “El paraíso está bajo los pies de las madres”[13], y “La construcción del paraíso está bajo los pies de las madres”[14], y otras.

Honrar a Las Mujeres

Con respecto a honrar a las mujeres, el Profeta (P) dijo: “El mejor de ustedes es aquel que es muy amable con sus esposas”[15].

Él también dijo: “Ninguno honra a las mujeres sino el magnánimo, y ninguno las insulta sino el cruel depravado”[16].

El punto importante aquí, es que nuestros líderes religiosos en sus testamentos y en las situaciones más críticas recomendaron respetar los derechos y la dignidad de las mujeres.

En los últimos años de vida del Profeta y en su Peregrinación de despedida-hijyyat al-wada’- que contó con la presencia de una multitud de personas, el Mensajero de Al.lah (P) se dirigió a la gente diciendo: “¡Oh gente!, sus esposas tienen derechos sobre ustedes y ustedes tienen derechos sobre ellas… por lo tanto témanle a la ira de Al.lah , con respecto a sus esposas, y recomiéndenles lo bueno”[17].

El Imam Ali (a.s.), después de ser golpeado por la espada en la noche diecinueve del mes de Ramadán, convocó a sus hijos y a todas las personas para darles, a través de la historia, preciosas recomendaciones, entre las cuales la máxima es la siguiente: “Les recomiendo observar su deber, para con Al.lah con respecto a las mujeres y a los cautivos, de quienes cuyo derecho está en vuestras manos. Recomendado por vuestro Profeta (P) quien ha dicho: “Les confío a su cargo los dos débiles; las mujeres y lo que sus manos derechas poseen”[18].

Lo que puede concluirse de este enunciado es que la costumbre de esclavizar a los demás nunca fue aprobado por la religión y se han hecho muchos esfuerzos para abolir y erradicarla de la sociedad humana. Además, algunas leyes y normas fueron reveladas y decretadas para cambiar y eliminar, con el pasar del tiempo esta abominable práctica. Con respecto a las mujeres, se aplicó el mismo método. Nuestra religión nunca ha discriminado entre el hombre y la mujer, y el objetivo de algunas leyes y normas fue educar gradualmente y eliminar para siempre tal discriminación.

La Creencia Oculta

Todos los musulmanes shi’ahs y sunnitas presumen con su historia debido a que tienen mujeres virtuosas y castas, enumeran para ellas características distinguidas de las cuales los hombre están privados.

Entre estas grandes damas sobresalientes podemos referirnos a: Jadiyah (la esposa del Profeta), Fátima (la hija del Profeta), Umm Salama (la esposa del Profeta), Zaynab (la hija del Imam Ali) Hamidah (la esposa del Imam Ŝadiq); Psan (la madre del Imam al-Hasan al-Askari) Hakimah (la hija del Imam Yawad) y Umm Ahmad (las esposa del Imam al-Kazim) y otras.

Examinando las biografías de estas mujeres se verá que buscaban la perfección y que cada una de ellas ha tenido una posición escolástica y espiritual en relación con los líderes religiosos.

La pregunta que surge es: ¿Tiene La mujer alguna diferencia, en esencia y naturaleza con el hombre, y es su origen y causa humana igual a la del hombre, o la diferencia no es en esencia y naturaleza sino que hombre y mujer difieren en la dimensión de las perfecciones humanas afectadas por circunstancias externas?

Si el primer caso es correcto, la presencia de las mujeres de virtud que son superiores a muchos hombres sería, de alguna forma, imposible en esencia e inaceptable. Entonces ¿Cómo pueden haber muchos individuos en cuya esencia ha ocurrido un cambio radical, si bien no tiene la disposición especial e inusual?

Y cuando se acepta el segundo caso, que es considerar, el defecto de la mujer, como un fenómeno transitorio y efímero impuesto sobre ellas por las circunstancias sociales, de nuevo surge esta pregunta: ¿Las disposiciones impuestas son admitidas por la religión y los líderes religiosos? O ¿Se preocuparon por remover ese defecto y alejar esas condiciones inconvenientes?

Si se admite la primera suposición, entonces la existencia de las mujeres virtuosas y prominentes será incongruente y contrario al propósito y objetivo de la religión. Como resultado de todo esto, es apropiado decir que no hay diferencia alguna, entre los hombres y las mujeres, con respecto a la esencia humana, desarrollo y madurez. Aquellas diferencias parciales fueron sólo causadas y creadas por las condiciones inhumanas, con las cuales la religión no está contenta, y la evidencia para ello puede ser la presencia de sobresalientes mujeres en la historia del Islam y de los musulmanes.

En resumen, podemos decir que de acuerdo con los aspectos y cualidades del carácter de las mujeres dados en el Corán, la Sunna y las creencias internas de los musulmanes, no existe diferencia alguna en la naturaleza y esencia del hombre y de la mujer. Además, la habilidad de alcanzar la madurez y buscar la perfección es la misma para ambos porque los dos pueden alcanzar las posiciones humanas e ideal sublime, y cada uno de ellos nunca será un parásito sobre el otro.

Al.lama at-Tabataba’i tiene, al respecto, un comentario selecto que dice:

Las evidencias y experiencias corroboran que el hombre y la mujer son dos individuos de una misma especie esencial, que es la de ser humano. Nadie puede negar el hecho de que la categoría (de hombres o mujeres) difieren grandemente o sutilmente en algunos de los aspectos comunes, pero esto nunca podrá ocasionar la abrogación de la existencia de las especies en cada individuo. Por lo tanto, está claro que la madurez especifica disponible para un género puede encontrarse en las otras especies, de la cual la madurez moral se alcanza por la fe, la adoración y la búsqueda de la complacencia de Dios. Así, las mejores y más comprensivas palabras que expresan este significado podría ser el siguiente verso Coránico:

“Su Señor les respondió a su súplica. En verdad, Yo no dejo que se pierda la obra de nadie que obre bien, sea hombre o mujer. Procedéis unos de otros…”(3:195)

Para completar este punto de vista, debo responder un par de preguntas importantes, puesto que de lo contrario toda mi discusión no llevará a ninguna conclusión y quedará incompleta.

La primera pregunta es: Si admitiésemos que hombre y mujer gozan de una misma esencia y naturaleza, entendiendo que sus seres no son una sola entidad es decir, ni una mujer es un hombre ni un hombre es una mujer, entonces ¿Dónde yace el campo de la diferencia entre estos dos seres?

La segunda pregunta es: ¿Acaso Algunas expresiones religiosas como “deficiencia del intelecto de la mujer” y “insuficiencia de fe” contradice tales visiones y las debilita. Pero si tenemos la intención de defender este punto de vista(que la mujer difiere de el hombre en la cognición y la religión), debemos presentar evidencias que pueden responder a tales errores. Por consiguiente, en la conclusión de este capítulo, voy a hacer una investigación resumida sobre estas preguntas

Diferencia entre Hombre y Mujer

Son muchos los enunciados se hacen con respecto a las diferencias entre la mujer y el hombre, algunos piensan que estas diferencias son pequeñas en número y sin ningún valor, y otros opinan que existen muchas diferencias entre estas dos especies. No es fácil probar estos enunciados. Lo que, brevemente puede citarse y defender es lo siguiente:

  1. En verdad hay una diferencia entre la mujer y el hombre y nadie puede decir que existe una igualdad total entre hombre y mujer.
  2. Entre las diferencias mencionadas que pueden ser admitidas y estar de acuerdo con ellas, hay algunos asuntos relacionados con la supervivencia de la especie humana. Aquella es la diferencia que es relevante para la cualidad de la reproducción de la descendencia. Naturalmente estas diferencias tienen consecuencias marginales, cuyos límites, alcance, estabilidad y declive son controvertibles.
  3. Además de todo lo que se ha dicho no podrían, a través de pruebas científicas o religiosas definidas, establecerse otras diferencias.
  4. Con respecto a las diferencias que circulan entre las personas de hoy en día, ¿Cómo podemos estar seguro de no regresarles a las condiciones sociales y no ser su fenómeno transitorio? Por ejemplo, una mujer en una sociedad cerrada podría ser confinada al hogar y nunca comprender los asuntos sociales, y sin que se forme con su consciencia social. Pero si la misma es criada y educada con las condiciones favorables y convenientes, nadie se atreverá a acusarla de deficiencia intelectual.

Basado en los puntos antes mencionados, podemos considerar el caso contrario de las diferencias entre hombre y mujer, únicamente hasta donde está definitivamente establecido y se saben que no son producidos por factores sociales que tienen raíces en la naturaleza y forma del hombre y de la mujer. De lo contrario, la identidad de cada uno y su personalidad independiente y presencia puede hacernos creer en la uniformidad de todo el camino de la vida para ambos.

Deficiencia De La Mujer

El segundo tema es: algunas de las expresiones religiosas generan duda con respecto a la identidad común del hombre y la mujer, como la frase que dice que las mujeres tienen un intelecto deficiente y son débiles de fe.

No incumbe a esta investigación el estudio de cada uno de estos temas, pero puedo dar algunas opiniones y normas por medio de las cuales podemos juzgar y emitir una conclusión con respecto a ellos.

  1. Algunas de estas tradiciones no se han interpretado apropiadamente pero meditándolas y teniendo buen cuidado puede darse un significado claro. Si se dijo en una tradición que la mujer tiene insuficiencia intelectual, entonces esto no será una información de una cosa creativa e inherente a las mujeres pero además tomando en consideración la razón experimental y adquirida, en la cual las condiciones sociales, educativas y políticas tienen completa influencia. Esto nunca debe tomarse como indicativo de una inhabilidad inherente de las mujeres, pero sería como decir que los aldeanos tiene una cultura baja. Y si se supone que esto es verdad nunca querrá decir que la ignorancia es inherente a los aldeanos sino que ellos pueden a través de la creación del terreno necesario, sea igual y hasta mayor que el de los habitantes de las ciudades y los hombres de conocimiento y cultura.

Es natural que si una mujer está encerrada dentro de la casa y privada de las cualificaciones de honor y conocimiento, nunca sería capaz de tener, como otros individuos que asisten a los eventos, completo conocimiento de los incidentes y procedimientos y nunca poseería comprensión social. Ninguna diferencia se encuentra a respecto entre hombre y mujer de igual manera ocurriría con los hombres cuando se confinan en una casa.

Por lo tanto, en esta tradición se dice:

“Todo aquel que abandona la mercancía se pierde las dos terceras partes de su mente”[19]

De esta manera, se aclara el significado de la tradición de la escasez de fe “en las mujeres”. Porque lo que se pretende decir con fe no es un estado del corazón o doctrinal sino más bien las responsabilidades y preceptos es a lo que se refiere con el término (religión) en la mayoría de las tradiciones. Que es la responsabilidad “taklif” de las mujeres que es menor al impuesto a los hombres, especialmente durante el periodo de la menstruación, en donde Al.lah ha eximido, de algunas obligaciones y deberes rituales, a las mujeres.

La tradición de “insuficiencia de fe” ha sido enunciada en la mayoría de las fuentes y referencias confiables con el término insuficiencia en la religión, y únicamente en una versión fue referida con el término “escasez de fe” [20]. Por consiguiente, nunca implica calumnia o insuficiencia en la mujer. Y si lo que quiere decirse con la expresión “insuficiencia”, es defecto interno entonces ¿por qué los jurisprudentes dicen: es recomendable para toda mujer (durante el periodo) sentarse, en la alfombra de rezar, en las horas de la oración y citar algunas palabras de glorificación a Al.lah ?[21].

A través de la reflexión acerca de los contenidos de las tradiciones, comparando y sopesándolas con otras narraciones, algunas dificultades y objeciones serían rechazadas y eludidas. Pero, desde luego, esta mediación y hermetismo debe estar acompañado de equidad, abstinencia de pre-arbitración, y evacuar, de la mente, la cultura común.

  1. Algunas de estas tradiciones nunca pueden atribuirse a los líderes religiosos (Imames infalibles), sino que ellas han sido fabricadas bajo la influencia de culturas irreligiosas y múltiples estímulos. Como ejemplos se citan las siguientes tradiciones del Profeta (P): “Enterrar a una niña viva recién nacida es en verdad digno[22] “ y “la tumba del esposo es la bondad”[23].A pesar de ser contrario a los versículos Coránicos que vilipendian los hábitos y costumbres pre-islámicas[24], tampoco son aceptados por la razón.

Cuando la siguiente tradición fue narrada por Abu Hurayrah y dice que el Mensajero de Al.lah (P) había dicho: “Lo inapropiado yace en tres cosas: medios de transporte, una esposa y una casa” A’ishah dijo: “El Profeta dijo dando un discurso a las personas de la era pre-islámicas-ẏahiliyyah- y su narrador no ha citado la primera parte del discurso del Profeta”[25].

Hay muchos de tales ejemplos en el texto de las tradiciones.

Indudablemente cabe señalar que no es correcto considerar todas las tradiciones, que no están de acuerdo con nuestros gustos y puntos de vista,como fabricadas y falsas, pero debemos tener pleno conocimiento de los criterios de evaluación de las cadenas de narración –sanad-y aplicarlos correctamente.

  1. Algunas de las tradiciones y narraciones son aplicables a las disposiciones especiales, en tal forma que nunca pueden ser generalizada. En otras palabras, el significado de las tradiciones es considerando las condiciones y circunstancias de esa época, sin pretender exponer la situación buscada, como se reporta entre las líneas de las tradiciones acerca de obstaculizar el aprendizaje[26] de las mujeres.

Hoy en día no se encuentra ningún experto religioso que crea de que no es necesario que la mujer aprenda a leer y escribir. Además un gran número de mujeres relacionadas -en parentesco- con sabios religiosos, fueron virtuosas e intelectuales. El ejemplo de esto puede verse en la esposa y la hija de ash-Shahid al-Awwal (primer mártir)[27] y Aminah Beigum la hija de al-maylisi el primero[28], y otras.

Al parecer, teniendo en cuenta estos principios y normas de evaluación, y la comprensión de muchas de las tradiciones relativas a la mujer sería tan útil y provechoso.

Extraído del libro La Mujer en el Islam

Editorial Elhame Shargh

Fundación Cultural Oriente

Todos derechos reservados.

Se permite copiar citando la referencia.

www.islamoriente.com

[1] Al-Mizan Fi Tafseer Al-Querrán, vol.4 pág. 136

[2] At Tafseer Al-Muneer, vol. 1, pág. 139-140

[3] Wasa’il Ash-Shi’ah, vol. 20, pág. 352, Bab 28; vol. 4 pág. 258

[4] Bihar Al-Anwar, vol. 11 pág.115; vol 42

[5] Corán 7:189

[6] Corán 30:21

[7] Al-Mizan Fi Tafseer Al-Qur’an, vol. 16 pág. 173-174

[8] Al-Mizan Fi Tafseer Al-Qur’an, vol. 2, pág. 44

[9] Musnad Ahmad, vol.6, pág. 256; Kanz Al-‘Ummal, vol. 3, pág. 482

[10] Mawsu’at Atraf Al-Hadith An-Nabawi, vol. 3, pág. 55-266

[11] Lisan Al-Arab, vol. 7, pág. 166

[12] At-Tabaqaat Al-Kubra, vol. 4, pág. 274

[13] Kanz Al-Ummal, vol.16, pág. 461

[14]Mawsu’at Atraf Al-Hadith An-Nabawi, vol. 4 pág. 513

[15] Sunan Ibn Majah, vol.2, pág. 636.

[16] Mukhtasar Tareekh Damashq, vol. 7, pág. 50

[17] Tunaf Al-Uqool, pág.30

[18]Ibíd., pág.140

[19] Wasa’il Ash-shi’ah, vol. 12, pág. 8, tradición Nº20

[20] Masadir nahj Al-Balaghah Wa Asaneeduha, vol. 2, pág. 86

[21] Tahreer Al-Waseelah, vol. 1 pág. 24, pregunta 11.

[22] Silsilat Al-Ahaadeeth Az-Za’ifah Wal-Mawdhu’ah, pág. 220-221

[23] Tahreer Al-Mar’ah Fi Asr Ar-Risaalah, vol. 1,pág. 13

[24] Como en los versos 58 y 59 de la Sura An-Nahl: “Y cuando a alguno de ellos se le anuncia la buena nueva de una hembra su rostro se ensombrece y se llena de pesar. Se aparta de la gente por el mal que se le ha comunicado ¿Se quedará con ella a pesar de la humillación o la ocultará? ¡Observad que mal juzgan”

[25] Al-Ijabah Li Irad Ma Istadrakathu A’ishah ‘Ala As-Sahaabah, pág. 114-117

[26] Al-Islam Wal-Mar’ah pág. 28-29 y 51-52

[27] Bihar Al-Anwar, vol. 103, pág. 55 y 261; Kanz Al-Ummal, vol. 16 pág. 379

[28] Mu’jam Rijal Al-Hadith, vol. 23, pág, 179-196

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here