Derechos de la mujer musulmana

183
Compartir

SHAFAQNA – La Arabia del siglo séptimo era un escenario en el que el asesinato de bebés recién nacidas fuera común y las mujeres fueran a menudo maltratadas y no tuvieran derechos. El Corán le dio a la mujer el derecho de ser la titular en una propiedad, de recibir herencia, de recibir un patrimonio, de elegir con quien se casa, de ser apoyada y protegida por su esposo, incluyendo otros muchos derechos casi innumerables para mencionarlos.

La doctora Riffat Hassan, una teóloga musulmana en la Universidad de los estados de Louisville, dice: “Recuerdo lo conmovida que me sentí cuando vi por primera vez la discrepancia entre los ideales islámicos y la practica en lo concerniente a la mujer”.
Ella cree que las mujeres en otras comunidades no son generalmente concientes de las diferencias, muy a pesar de los papeles tan importantes que tomaron las esposas de Muhammad… “la tradición islámica se ha quedado rígidamente en el patriarcado…prohibiendo el crecimiento de la escolaridad entre las mujeres particularmente escudándose en el pensamiento religioso…”
Asi que la mujer musulmana no ha reconocido cómo sus derechos humanos “han sido violados por su sociedad dominada y orientada por los hombres…inconcientes de que el Islam le ha dado a la mujer mas derechos que ninguna otra tradición”.

Las mujeres nacidas en Norteamérica que han abrazado el Islam también tienen el reto del liderazgo feminista cuando se interpretan los derechos que le han sido otorgados a la mujer en el Coran. Las mujeres americanas que no han sido expuestas a una cultura islámica tienen una oportunidad única de ver los derechos de las mujeres islámicamente interpretados y practicados en un ambiente occidental. Tales ideas están afectando, y se espera, cambiando las costumbres incorrectas que se han desarrollado en las comunidades musulmanas. Las mujeres en la encuesta expresan frustración y agradecimiento hacia las costumbres islámicas en la comunidad islámica, la ummah.

• A veces siento que a la mujer musulmana no se le da la oportunidad de expresar su opinión o su punto de vista en la comunidad islámica. Se les ubica atrás y se les esconde. Si voy a una conferencia que no sea en el masjid, me gusta sentarme cerca del frente, así puedo escuchar al que esta hablando. Estoy vestida islámicamente, así que ¿por que no puedo sentarme al frente solo porque alguien piensa que los hombres no pueden controlarse? Los hombres necesitan tomar su propia responsabilidad en sus propias acciones. Las mujeres no pueden estar ocultas todo el tiempo solo para que los hombres no tengan malos pensamientos. Debemos vestir y actuar para evitar promover eso, pero aun así no viviré mi vida encerrada en una jaula, o en la fila de atrás de una conferencia universitaria. Puedo vivir mi vida con respeto y dignidad y vivir como musulmana el mismo tiempo.

• Como musulmana me gustaría que la mujer tomara un rol mas activo en la sociedad: que hablara mas en lugar de ser aquella sombra que la cultura occidental ve. El Islam le da a las mujeres muchos derechos. Una de las razones más importantes del jiyab es que la mujer entre en la sociedad. La mujer musulmana debería jugar un rol más activo siendo modelo a seguir para los niños.

El movimiento para reconocer los derechos de las mujeres musulmanas es de gran preocupación, y estos derechos son apreciados por las mujeres en los Estados Unidos y en Canadá. Se cree que Alá, a través del Qur’an hace 1400 años, estipuló derechos para las mujeres quienes nunca, en ninguna época, han sido respetadas en sus áreas de vida espiritual, intelectual, política, social y económica. Algunos de estos derechos están reflejados a continuación en lo que tiene que ver con manutención y buen trato, educación y carreras universitarias y ser tratadas por igual con el hombre ante Dios pero con diferentes roles y responsabilidades.

• Tengo los mismos derechos que otras mujeres tienen. Tengo la libertad de educación y de hacer una carrera universitaria si quiero. Creo que realmente las mujeres musulmanas son tratadas con equidad y respeto. He estado casada por once años y mi esposo nunca ha mostrado falta de respeto hacia mí y nunca ha tratado de quitarme mis libertades de opinión decisión. Hemos discutido al respecto pero el nunca ha tratado de mancilla mis derechos.

• Mi esposo ha sido generoso y bueno para conmigo y me permite tomar decisiones en el hogar. Limpio y decoro mi casa como yo deseo. Hago de esta un lugar de paz y reposo: un lugar donde todos los miembros de la familia puedan relajarse, aliviarse de sus ansiedades y olvidar las preocupaciones del mundo de afuera. Cuando quería dejar mi puesto como orientadora de profesores antes del nacimiento de nuestro primer hijo, mi esposo acepto sin problema y permitió que me quedara en la casa sin pedirme nunca que le ayudara con los gastos del hogar.

• Un área de la que estoy agradecida en mi posición como mujer casada es que prefiero que alguien tome las decisiones mayores. Mi esposo es el líder del hogar, pero como les digo a mis hijos, yo soy la vice presidenta. Soy tratada con respeto y dignidad. Eso me gusta.

• Como musulmana tengo el derecho de adorar a Dios, de escoger un buen esposo y de llevar una vida limpia. Tengo el derecho de ser protegida y no abusada. Estoy agradecida con un esposo quien pone a su esposa en el primer lugar; un esposo que pide mi opinión y me la respeta. No siento ninguna desventaja en realidad como musulmana. La única cosa quizás es en lo concerniente a encontrar un empleo. A veces es difícil encontrar uno, especialmente con los no musulmanes.

• Definitivamente aprecio el derecho de no ser acosada por hombres para que salga con ellos, para que asista a reuniones, y para que me titulen con clichés y sobrenombres insolentes. También estoy experimentando mas libertad en mis decisiones en lo concerniente a mi trabajo, al dinero que gano y a mis limitaciones personales de acuerdo a mis necesidades, no las de los demás.

• El hecho de volverme musulmana me dio el coraje de ponerle frente a la ignorancia y de hacerme cargo y hacerme responsable de mi propia vida. Mi vida como cristiana estaba llena de dilema tras dilema deseando que mi padre o alguien mas viniera a salvarme. Mi punto de vista personal era análogo a la fe. Infortunadamente, tal percepción inmadura no solo afecta el desarrollo personal sino también el autoestima. El Islam me dio el autoestima para poder tomar grandes decisiones sin tener miedo de asumir sus consecuencias.

• Una muslima (musulmana) no es responsable por su manutención. El esposo es quien tiene que mantenerla en su totalidad, incluyendo vestido y materiales de aprendizaje islámico. Cualquier dinero que ella obtenga, incluso de soporte alimenticio para los niños de un matrimonio anterior, de trabajo, de su mahar (patrimonio),herencia, o cualquiera otro recurso es suyo y solo ella puede disponer de el para ahorrarlo o gastarlo como ella crea conveniente(siempre y cuando este sobre las líneas islámicas halal). ¡Su esposo no puede tocar nada de eso!

Si ella trabaja, puede contribuir con los gastos de la casa si ella así lo desea, ya que esta tomando tiempo de su hogar para trabajar. El resto del dinero es de ella y solo de ella. Mi esposo no sabía eso cuando nos casamos. Cuando le expliqué, me dijo que los hombres de seguro les correspondía la peor parte del pastel… ¡eso es cierto! Si obtengo unos dolarcillos de algún lugar, puedo gastarlos en un vestido nuevo, en joyas, o ahorrarlos; per mi esposo si tiene que cubrir todos los gastos de la casa antes de gastar un solo dólar para él. Los hombres tienen mucha responsabilidad. Sí me preocupo por la manutención de la casa, pero no es mi responsabilidad lidiar con los recibos de los servicios cada mes. Mi esposo sabe que esa es totalmente su responsabilidad.

• El único derecho que considero importante dentro de los que tengo es que no tengo que trabajar y que puedo estar con mi hija. También es bueno que mi esposo me de todo lo que necesito sin tener que pedírselo: una casa linda, ropa, lo necesario y más. Siento que la casa es para la mujer y madre, y adoro eso. Estoy muy, muy agradecida de tener esta oportunidad, y no seria posible si no estuviera casada. No hay áreas cerradas para mi como musulmana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here