Hasan Moytaba (P), líder de la juventud del paraíso

101
Compartir

SHAFAQNA – Hoy es el aniversario del martirio de Imam Hasan Moytaba (P). Les expresamos nuestras más sinceras condolencias por el martirio del segundo Imam de los musulmanes chiíes y les invitamos a escuchar un espacio especial, preparado por este motivo.

Esta noche el cielo esta triste y enlutado por el martirio del nieto del profeta (P). En una noche como esta, el Imam Hasan cayó mártir inocentemente en su casa.

El Imam Hasan, fue el primer hijo de Imam Ali (P) y hazrat Fátima (P), hija del gran profeta del Islam, el Hazrat Mohamad (saludos sean para él y sus descendiente). Según la historia, nadie era más parecido que el Profeta en apariencia, comportamiento y modales. El Imam pasó ocho años de su vida junto con su abuelo y estuvo bajo la influencia de su buen carácter, donde aprendió los secretos y las verdades divinas.

A veces, el Imam acompañaba en los momentos de revelación al profeta y escuchaba de sus labios las aleyas divinas y las narraba a su madre, la hazrat Fátima. Era muy paciente y humilde y fue conocido entre la gente por su gran generosidad de tal modo que otorgó en tres ocasiones a los más necesitados en el camino de Dios, la mitad de todas sus propiedades.

La palabra ‘’Halim’’ (paciente) viene quince veces en el sagrado Corán. En once casos, se considera como uno de los adjetivos para describir a Dios, en dos casos se refiere a Ibrahim (P), en un caso se refiere a Ismail (P) y en otro se ha utilizado para definir al hazrat Shuaib (P). Entonces, la paciencia de uno de los importantes valores morales e islámicos y las destacadas personalidades, como los profetas, y las personas pacientes, representan de hecho uno de los adjetivos divinos. Dios, todopoderoso, alaba la paciencia de Ibrahim en el sagrado Corán. La sura Hud la aleya 75 dice: Abraham era, ciertamente, benigno, tierno, estaba arrepentido.

La amabilidad y la generosidad del Imam fueron reconocidas por todos. A continuación escucharemos un ejemplo de la generosidad, el perdón y la compasión de este Imam. Una vez, el hazrat Hasan iba a caballo, cuando vio a un hombre. Aquel hombre sirio insultó al Imam que se limitó a escuchar los improperios. Cuando el hombre acabó de lanzar sus insultos, aquel Hazrat le saludó con una sonrisa y le dijo: Sheij, creo que eres raro y probablemente estás equivocado… si tienes hambre te alimentaré y si estás desnudo te daré vestido. Si necesitas algo te lo daré y si eres un expulsado, te refugiaré, si vienes a mi casa, te recibiré como el mejor de los invitados hasta que quieras abandonarme, porque tengo una casa grande y estoy listo para servirte. Cuando el hombre sirio escuchó las palabras del Imam, lloró y dijo: doy testimonio que eres sucesor de Dios en su tierra y Dios sabe mejor quien merece la misión profética. Antes de encontrarme contigo, tu padre y tú fueron mis peores enemigos, pero, ahora en mi opinión, son los más queridos creyentes de Dios. Aquella persona en Medina fue invitado de Imam Hasan y se convirtió en uno de los fieles de la familia del profeta.

Su paciencia era famosa ante todos que Marvan, uno de los enemigos de la familia del profeta, quien molestaba mucho al Imam dijo: Le molestaba tanto, a quien cuya paciencia era comparable con las montañas.

Tanto el Imam Hasan como otros Imames fueron educados en la escuela del Corán, por lo que disfrutaron de un buen carácter y comportamiento. Según los dichos, un esclavo regaló un ramo de flores al Imam Hasan, la habitación olía a flores. El Imam se dirigió al esclavo, sonrió y le dijo, te liberó, el esclavo se alegró tanto que no sabía que hacer. Luego salió de la habitación. Uno de los compañeros del Imam preguntó: ¿Por qué usted le dio libertad, solo por un pequeño ramo de flores? El Imam respondió: Dios nos ha educado así. El Corán dice, cuando alguien te regala algo, respóndele con algo mejor, su liberación en el camino de Dios fue el mejor regalo para él.

El Imam Hasan (P), tras el martirio de su gran padre, el Imam Ali, aceptó el liderazgo debido a la petición y la lealtad de los ciudadanos de Kufa y continuó con el justo camino de su padre. Moavia, quien gobernaba en el Levante, se sorprendió por esta lealtad y decidió enfrentarse con el Imam Hasan y dirigió su ejecito hacia Irak. Además, sobornó a influyentes personalidades de Kufa. Debido a las discordias sembradas por Moavia y los líderes de su ejecito, así como la hipocresía y traición de algunos líderes del ejército del Imam y la creación de discrepancia entre la gente, el Imam decidió reconciliarse con Moavia para salvaguardar el principio del Islam y favorecer a los musulmanes.

El Líder Supremo de la Revolución Islámica, ayatolá Seyed Ali Jamenei, al describir las circunstancias que le tocaron vivir al Imam Hasan, dice: El periodo difícil de cada revolución es aquel periodo en el que se mezcla el bien y el mal… la hipocresía durante el periodo del Imam Hasan fue peor que durante el periodo del Hazrat Ali.

El Imam Hasan sabía que si luchaba con el puñado de amigos y compañeros que lo seguían iban a morir todos, eran muchas las desviaciones morales que reinaban en la comunidad islámica, por eso no iba a permitir entregar su sangre. La propaganda, el dinero y las astucias de Moavia abarcaba todo y, transcurridos uno o dos años, la gente diría que el Imam Hasan había soportado inútilmente una lucha contra Moavia. Así que, con todas sus dificultades prefirió no ser mártir porque sabía que su sangre se derramaría en vano

Según el ayatolá Jamenei, a veces, quedar vivo es más difícil que caer mártir. El Imam Hasan eligió el camino más difícil.

Si bien Moavia impuso al Imam Hasan, un acuerdo de paz, cumplió con muchos de sus objetivos, pero aun la presencia del Imam obstaculizaba la ejecución de muchas de sus nefastas intenciones. Entre los objetivos que buscaba Moavia, era la elección de su sucesor. Él estaba al tanto de que en caso de adoptar tal medida durante la vida del Imam Hasan, se enfrentará con su oposición, por lo que decidió matar al Imam de cualquier modo. Tras muchas investigaciones, llegó a la conclusión de que Yaada, la esposa de Imam, era la mejor opción para cumplir con su nefasta meta. Entonces, de manera secreta y con el envío de 10 mil dinares, le prometió en caso de matar al Imam, su hijo, Yazid, se casaría con ella. Yaada, con el sueño de una vida real, envenenó el agua que bebía el Imam y poco después, el Imam cayó mártir.

Expresamos de nuevo nuestras condolencias por el aniversario del martirio del Imam Hasan (P) y nos despedimos de todos ustedes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here