NAHYUL BALAGHA – IMAM ALÍ (P) “El Imam Alí (P) Explica que Clase de Gente son los Hombres Buenos y Cómo Todos Deberían Seguirlos”

85
Compartir

SHAFAQNA – Testifico que Él Es Justo y Recto y cada acción Suya está basada en la equidad y la justicia y que, es un Gobernante tal, que todas Sus Órdenes son definitivas: no necesitan reconsideración y están muy por encima de la revocación.

Testifico que el Santo Profeta (Bpd) es Su siervo y Mensajero y muy superior a todas Sus criaturas. Desde el tiempo en que la descendencia de Adán (P) comenzó a dividirse en ramas, los antepasados de nuestro Santo Profeta (Bpd) hasta sus padres, descendieron a las ramas más nobles de la humanidad. En sus antepasados no hubo un solo hombre al
que pudiera considerársele como retrógrada e infiel.

Recordad que Dios creó al hombre para hacer el bien, para que actuara como apoyo a Su Religión y como defensa para aquellos que Le obedecen y siguen Sus Órdenes. Ha dispuesto para vosotros el defenderos y protegeros por cada ocasión en la que actuéis obedeciendo Sus Órdenes. Es una defensa que hizo declarar a Sus Profetas (P) la que fortalece vuestros corazones y mantiene elevada vuestra fuerza moral, suficiente para
aquellos que están contentos y se muestran satisfechos con la Ayuda del Señor y la que actuará como remedio para todos los males de la mente de quien necesite tal remedio y que lo solicite.

Debéis comprender y daros cuenta de que los siervos del Señor, son guardianes y depositarios de Su Mensaje y del conocimiento revelado, son confiables y honestos.
Protegen y guardan esas fuentes de conocimiento.

Suministran a otros libremente dicho conocimiento. Se aman y toleran unos a otros.
Intentan obtener tanto conocimiento como les sea posible.

No ceden a las dudas y al escepticismo. No echan mano del escándalo o la difamación. Estos buenos atributos se han convertido en parte de su naturaleza, por dichas cualidades, se agradan unos a otros y se reúnen unos con otros.

Entre la comunidad, son tan prominentes como el buen grano mezclado con el malo. La eminencia y nobleza de su carácter, les ha hecho más notables y destacados durante sus pruebas y exámenes. Los hombres en general, deberían intentar desarrollar tal carácter y conseguir de dicho modo, grandeza y honor. Deberían temer al Día del Juicio, antes de que llegue.

Durante los pocos días de vida que se les han concedido y el pequeño respiro que les ha sido asignado en este mundo, deben proveerse para el siguiente mundo. Al presente mundo, intentarán cambiarlo de tal manera a fin de alcanzar un mejor futuro. Evitarán el descuido y la negligencia y tomarán cuidadosamente en cuenta sus dichos y hechos como a sí mismos.

Deberán pensar en el lugar al que habrán de volver y las diferentes etapas -muerte, sepultura, Barzaj- a través de los cuales se les hará pasar e intentarán hacer el bien antes de que sea demasiado tarde.

Bendito es aquel que tiene una mente tan noble y un corazón tan puro que sigue a un líder verdadero, y evita a quienquiera que pueda conducirle a la perdición. Acepta la luz que iluminará su camino a la salvación y toma la misma senda de aquel que le puede conducir al Paraíso. Oportunamente acepta la Religión y la Verdad y se arrepiente de sus vicios y pecados, antes de que la muerte le impida hacerlo. Así, se encuentra ciertamente en el recto camino hacia el gozo eterno que le ha sido prometido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here