Ahlul Bayt (B) en la tradición profética

94
Compartir

SHAFAQNA – Quien analiza la tradición del Mensajero de Allah (ByP), su activa biografía, y su apego por Ahlul Bayt (P), a quienes el Corán menciona textualmente y a quienes el propio Profeta (ByP) identifica sus personas (Ali, Fatima y sus dos hijos), se dará cuenta de que Ahlul Bayt tiene un rol y una responsabilidad fundamental y civilizadora en la historia de la Ummah, rol y responsabilidad que el propio Profeta (ByP) planificó y que por orden de Allah debe ser aceptado por ella.

Esa radiante etapa de la planificación profética, comenzó por la orden de Allah, glorificado Sea, a su Mensajero (ByP) de casar a FatImam (P) con el Imam Ali Ibn Abi Talib (P) y así plantar ese árbol bendito para que sus ramas se extiendan sobre los horizontes de la Ummah a lo largo de la marcha de su historia…

El Profeta (ByP) le dijo a Ali (P) cuando lo casó con FatImam (P):

“Por cierto que Allah me ha ordenado que te case con Fatima en base a una dote de cuatrocientos mizqales de plata… si es que estás de acuerdo con eso”.

Respondió (P): “En verdad que estoy complacido. ¡Oh Mensajero de Allah!”.

Dijo Anas Ibn Malik: “Entonces el Profeta (ByP) dijo: “¡Que Allah os una, os bendiga y que haga surgir de vosotros lo abundante y bueno!”.

Dijo Anas: “¡Por Allah! Que Él hizo surgir de ellos dos lo abundante y bueno”.

Fue narrado que cuando el Profeta (ByP) casó a FatImam (P) con Ali (P), fue a verla y suplicó por ella, luego llegó Umm Aiman y le trajo un recipiente con un poco de agua. Él (ByP) hizo buches y luego lo vertió sobre el pecho de ella (P), y dijo:

“¡Dios mío, yo la amparo a ella y a su descendencia en Ti del maldito demonio!”. Después le dijo a Ali (P): “¡Tráeme agua!”. Cuando se la trajo la vertió sobre su cabeza y hombros y dijo: “¡Dios mío yo lo amparo a él y a su descendencia en Ti del maldito demonio…!”.

Según otra narración él hizo la ablución con esa agua y luego la vertió sobre Ali y FatImam (P), y dijo:

“¡Dios mío, bendícelos a los dos y a su descendencia!”.

El Mensajero de Allah (ByP) siempre se abstenía de casar a Fatima cuando alguno de los compañeros pedía su mano. El siempre contestaba: “No ha descendido el decreto divino al respecto”.

Toda esta especial atención de parte del Altísimo y de su Profeta respecto al casamiento de FatImam (P) con Ali (P), el que solo se concretó mediante una orden de Allah, Glorificado Sea, da un claro indicio de la posición de Ahlul Bayt (P) y de que lo que el Mensajero (ByP) procuraba mediante todo su cariño por ellos, era el bien de la Ummah.

La posición de Ahlul Bayt (P) fue aclarada por el bendito Corán, mediante sus aleyas al respecto, y por la noble tradición profética después.

Lo que podemos extraer y exponer de las narraciones y hadices del Mensajero de Allah (ByP) en relación a Ahlul Bayt -las cuales son numerosas-, nos hace descubrir el profundo propósito de esa especial atención de parte de Allah y de Su Mensajero para establecer los cimientos de esa familia (Ahlul Bayt -la familia del Profeta-), y para colmarlos de amor, bendición y cuidado, el cual no es sino disponer a Ahlul Bayt (P) como una guía para la Ummah ante la confusión, como medio de salvación ante las aflicciones y como eje y referencial para la unidad ante su disgregación. Las narraciones y hadices citan textualmente esto.

El Profeta (ByP) se atribuye a sí mismo la descendencia de Ali (P) y FatImam (P). El los llama “mi descendencia” y “mis hijos”. Asimismo lo dice claramente el Corán:

“… y a quien te discuta respecto a ella, después de haberte llegado el Conocimiento, diles: “¡Venid! Convoquemos a nuestros hijos y a los vuestros, a nuestras mujeres y a las vuestras; a nosotros mismos y a vosotros mismos…”.

“Sus hijos” a los que se refiere en esta aleya son: Al- Hasan y Al-Husain. Esto ya lo vimos al analizar las opiniones de los exégetas e historiadores.

Él (ByP) enfatizó este concepto en varias oportunidades ante su Ummah. El dijo: “Por cierto que Allah ha dispuesto a la descendencia de todo profeta en su espinazo, pero dispuso mi descendencia en el espinazo de Ali”.

Mientras él (ByP) abrazaba a Al-Hasan y Al-Husain, dijo: “La paternidad de la descendencia de un hombre es de su padre, excepto la de la descendencia de Fatima, ya que yo soy su padre” (citado por Ahmad Ibn Hanbal en su manaquib).

Siempre que ocurría algún acontecimiento, el generoso Profeta (ByP) enfatizaba la posición de Ahlul Bayt (P) para que así la Ummah se refiera a ellos y se aferre a su conducta y a su amor.

En muchas narraciones del Mensajero de Allah (ByP), encontramos que Ahlul Bayt (P) es el refugio para la Ummah, que él (ByP) los relaciona con el Libro de Allah y dispone su rol ideológico en la Ummah como inseparable del mismo, para que así la Ummah se les dirija para comprender el Corán y deducir su significado y normas.

Los libros de narraciones y de historia contienen una narración del profeta que fue llamada “el hadiz de Az-Zaqalain“, el cual fue transmitido por las diferentes escuelas políticas y de jurisprudencia. Lo mencionaremos a continuación, citando algunas de sus cadenas de transmisión, según fue transmitido por sus narradores.

1. El hadiz de Az-Zaqalain

“Ciertamente que siento que se acerca (el momento) en que sea llamado y yo responda, y por cierto que dejo entre vosotros dos tesoros: el Libro de Allah, Poderoso e Imponente, y mi descendencia. El libro de Allah es un vínculo que se extiende desde el cielo a la tierra, y mi descendencia es la gente de mi casa. El Benevolente me ha informado que ellos dos no se separarán hasta que vuelvan a mí en el Haud (la Fuente del Paraíso). Observad cómo los tratáis a los dos en mi ausencia”.

Transmite Ash-Shabrawi Ash-Shafi’i en su libro Al-Ittihaf bi Hubbil Ashraf: “Lo mencionan Muslim, At-Tirmidhi quien lo considera “Hasan” y Al-Hakim. Dice Muslim textualmente que Zaid Ibn Arqam dijo: “El Mensajero de Allah (ByP) se dirigió a nosotros para pronunciar una jutb (disertación), glorificó a Allah y le alabó, luego dijo:

“¡Oh gente! Por cierto que yo soy solo un ser humano al que se le acerca el momento en que se le presente el enviado de mi Señor, y deba responder dejando entre vosotros dos tesoros: el primero de ellos es el Libro de Allah, el cual contiene guía y luz, así que tomen el Libro de Allah y aférrense a él”.

Luego dijo:

“… y la gente de mi casa. ¡Por Allah, os recuerdo a la gente de mi casa!

Sigue diciendo: “… y según otra narración: “Yo dejo entre vosotros dos asuntos, a los que si adoptáis no os extraviaréis: el Libro de Allah y la gente de mi casa”, y según otra narración: “…no se separarán hasta que vuelvan a mí en el Haud(la Fuente del Paraíso), así que observad como los tratáis a ambos en mi ausencia”.

También dice: “Dijo Ibn Huyr en As-Sawa’iq: el Profeta (ByP) llamó al Corán y a su descendencia “los dos tesoros”, porque “tesoro” es toda cosa que dé relevada importancia con la que se debe estar agradecido, y ambos son así ya que cada uno de ellos es una fuente de los conocimientos religiosos y de los asuntos lógicos y jurisprudenciales. Es por esa razón que él (ByP) insta a seguirles. También se dice que fueron llamados “Az-Zaqalain” (los dos tesoros), como obligación de que sean atendidos y observados sus derechos. Aquellos por los cuales se insta de tal forma, tienen que ser los conocedores del Libro de Allah y los que se aferran a la tradición de Su Profeta, ya que no se separarán del Corán hasta que estén ante el “Haud” (la Fuente del Paraíso)”.

Narra el sabio Sheij Muhammad Yawad Al-Balagui en su Tafsir Ala’ur Rahman fi Tafsiril Qur’an textualmente lo siguiente: “… y esto es como el Hadiz de Az-Zaqalain el que es categóricamente auténtico y el cual es narrado por nuestros hermanos de la escuela Sunnah en sus libros, citándolo de los compañeros, quienes lo escucharon del Mensajero de Allah (ByP):

“Por cierto que dejo entre vosotros los dos tesoros (o los dos sucesores): el Libro de Allah y mi descendencia, la gente de mi casa. Mientras os aferréis a ellos dos, no os extraviaréis nunca, ya que ambos no se separarán hasta que vuelvan a mí en el Haud“.

A continuación damos los nombres de los compañeros que escucharon este hadiz del Mensajero de Allah (ByP):

1- El Imam Ali Ibn Abi Talib (P)

2- Abdul-lah Ibn Abbas

3- Abu Dharr Al-Gaffari

4- Yabir Ibn Abdil lah Al-Ansari

5- Abdul-lah Ibn Umar

6- Hudhaifah Ibn Usaid

7- Zaid Ibn Arqam

8- Abdurrahman Ibn Auf

9- Damirah Al-Aslami

10- Amir Ibn Laila

11- Abu Rafi’

12- Abu Hurairah

13- Abdul-lah Ibn Hantab

14- Zaid Ibn Zabit

15- Umm Salamah

16- Umm Hani, la hermana de Amir al-Mu’minin Ali (P)

17- Huzaimah Ibn Zabit

18- Shl Ibn Sa’d

19- Adi Ibn Hatam

20- Uqbah Ibn Amir

21- Abu Aiiub Al-Ansari

22- Abu Sa’id Al-Jidri

23- Abu Sharih Al-Juza’i

24- Abu Qudamah Al.Ansari

25- Abu Laila

26- Abul Haizam Ibn At-Taihan

Aquellos que fueron mencionados después de Umm Hani, lo narraron cada uno separadamente, igual que los anteriores y además atestiguaron, junto a siete personas más de Quraish en la gran plaza de Kufa, que lo escucharon del Mensajero de Allah (ByP). Todos ellos suman treinta y tres personas.

Lo narró Abu Na’im Al-Isfahani en el libro Munqabatul Mutahhirin como un hadiz Musnad (que su cadena de transmisión llega al Profeta) de Yubair Ibn Mut’am, de Anas Ibn Malik y de Al-Bara’ Ibn Azib. Lo narró Mawaffaq Ibn Ahmad (el más locuaz de la tribu de Juarism) de Amru Ibn Al-Aas. Son pocos los libros de tradiciones o virtudes de la escuela sunnah los que no tienen este hadiz. Desde las primeras épocas fue citado de boca de los memorizadores, después por los compiladores de hadices, y sigue siendo narrado refiriéndolo a uno o más compañeros. A veces es citado en algunos libros a través de más de veinte compañeros, ya sea en forma general como en As-Sawa’iq, o bien mencionando detalladamente toda su cadena de transmisión como en los libros de As-Sajawi, As-Suiutí, As-Samhudi y otros.

Al-Balagui Al-Balagui: “Es mencionado por los (shi’as) imamitas en sus libros en sucesivas cadenas de transmisión de los Imames Al-Baquir (P), Ar-Rida, Al-Kazim (P), As-Sadiq (P) y de sus padres llegando al Mensajero de Allah (ByP) y de otras que independientemente llegan a Amir Al-Mu’minin Ali (P), Umar, Ubai, Yabir, Abu Sa’id, Zaid Ibn Arqam, Zaid Ibn Zabit, Hudhaifah Ibn Usaid, Abu Hurairah y otros del Mensajero de Allah (ByP)”.

Menciona el Sabio Al-Fairuz Abadi que el hadiz de Az-Zaqalain es narrado por Muslim en su Sahih, por Ahmad Ibn Hanbal en su Musnad (T. 3 / Pág. 366), Al-Baihaqui en su Sunan (T. 2/Pág. 148 – T. 7 / Pág. 30), Ad-Damiri en su Sunan(T. 2 / Pág. 431), Al-Muttaqui en Kanzul Ummal (T. 1/ Pág. 45 – T. 7 / Pág. 102), At-Tahawi en Mushkilul Azar (T. 4/Pág. 368), At-Tirmidhi en su Sahih (T. 2 / Pág. 308), Ibn Al-Azir Al-Yuzri en Usudul Gabah (T. 2 / Pág. 12), As-Suiuti en Ad-Durrul Manzur después de su exégesis de la aleya de mawaddah de la Sura Ash-Shura, en Mustadrakus Sahihain (T. 3 / Pág. 148 – T.3 / Pág. 148), por An-Nisai en su Jasa’is (pág. 21), en el Musnad de Ahmad Ibn Hanbal (T. 3/ Pág. 17). Es narrado según esta cadena de Abu Sa’id Al-Jidri del Mensajero de Allah (ByP).

“Ciertamente que se acerca el momento en que sea llamado y yo responda. Dejo entre vosotros los dos tesoros, el Libro de Allah, Poderoso e Imponente, y mi descendencia. El Libro de Allah es un cordel que se extiende desde el cielo a la tierra, y mi descendencia es la gente de mi casa. El Benevolente me ha informado que ellos dos no se separarán hasta que vuelvan a mí en el Haud. Observad como actuáis en relación a ambos en mi ausencia”.

De esta forma encontramos esta cadena de autoridades que garantizan las expresiones y el significado en la transmisión de esta narración que relaciona tan fuertemente a Ahlul Bayt (P) con el Libro de Allah. A partir de esto los musulmanes pueden entender que Ahlul Bayt (P) son el referencial después del Corán y sus leales depositarios a quienes se les ha confiado hasta que ambos regresen a la Fuente.

2. El hadiz de As-Safinah

El hadiz de Az-Zaqalain coloca a Ahlul Bayt (P) a la par del Corán por su obligación de explicar el Libro de Allah, de sacar a relucir sus enigmas, secretos y contenido, y de protegerlo, mientras que el hadiz de As-Safinah le pone en claro a la Ummah que Ahlul Bayt (P) son el Arca de la salvación, son la fuente de la prosperidad después del Mensajero de Allah (ByP). Así, el no incorporarse a esta Arca, el no embarcarse en ella, implica ahogarse y ser aniquilado, ya que alejarse de ellos significa alejarse de la costa de la guía y la salvación.

Narra Ash-Shabrawi Ash-Shafi’i que Rafi’ el sirviente de Abu Dharr dijo: “Abu Dha (que Allah esté complacido con él) subió al umbral de la puerta de la Kaaba, tomó la abrazadera de la puerta, la dispuso delante suyo y dijo: “¡Oh gente! Aquel que me reconoce sabe quién soy, y aquel que no lo ha hecho que sepa que yo soy Abu Dharr, quien escuchó al Mensajero de Allah (ByP) decir:

“La gente de mi casa son como el Arca de Noé, quien se suba a ella se salvará y quien reniegue de ella será arrojado al fuego”.

También lo escuché decir:

“Disponed a la gente de mi casa en relación a vosotros, en la posición que la cabeza tiene en relación al cuerpo y en la que el ojo tiene en relación a la cabeza, ya que el cuerpo no puede guiarse sin la cabeza, así como la cabeza no puede hacerlo sin el ojo”.

Narra Abu Na’im en una cadena que llega a Sa’id Ibn Yubair de Ibn Abbas que dijo: Dijo el Mensajero de Allah (ByP):

“La gente de mi casa (Ahlul Bayt) son en relación a vosotros como el Arca de Noé: quien se embarca en ella se salva, y quien reniega de ella se ahoga”.

Este hadiz es narrado por Al-Hakim en Mustadrakus Sahihai (T. 2/Pág. 343), y dice que este hadiz es “Sahih” (de mucha confiabilidad) según las condiciones de la regla de clasificación de Muslim. Es narrado por Al-Muttaqui en Kanzul Ummal (T. 6/Pág. 216), por Al-Haizami en su Mayma’ (T. 9/Pág. 168), At-Tabari en su Dhajair (Pág. 20) y por Al-Jatib Al-Bagdadi en su Ta’rij (su libro de Historia (T. 12/Pág. 19).

Fue narrado con una cadena que llega a Anas Ibn Malik quien dijo: dijo el Mensajero de Allah (ByP):

“Por cierto que yo y la gente de mi casa somos como el Arca de Noé, quien se embarca en ella se salva, y quien se aleja de ella se ahoga”.

Este hadiz es narrado por As-Suiutí en Ad-Durrul Manzur, después de hacer una exégesis de la siguiente aleya:

“… Y de cuando les dijimos: “Entrad en esta ciudad, disfrutad a discreción de lo que queráis. Entrad por la puerta prosternándoos, y decid: “¡Remisión!”. De esa forma os perdonaremos vuestros pecados…” (Corán; 2:58)

Después dice: “Cuenta Ibn Abi Shaibah de Ali Ibn Abi Talib (P) que dijo:

“Nosotros somos para esta comunidad como el Arca de Noé, y como la puerta de la remisión”.

El hadiz en cuestión fue narrado por Al-Muttaqui en Kanzul Ummal (T. 6/Pág. 216). Su texto es de la siguiente manera:

“La gente de mi casa es para vosotros como el Arca de Noé, quien se embarca en ella se salva, y quien se aleja de ella es aniquilado; y como la puerta de la remisión del pueblo de Israel” (narrado por At-Tabarani de Abu Dharr).

3. El hadiz de Al-Aman min Al-Ijtilaf

En este hadiz el Mensajero de la Guía, Muhammad (ByP), clarifica el rol doctrinal y político de Ahlul Bayt, ya que lo más peligroso que le puede acontecer a la Ummah, es la discordia y la diferencia de opinión en lo político y doctrinal. El Mensajero (ByP) temía para su comunidad esta clase de divergencia, razón por la cual delineó las pautas para su unidad y consolidación ideológica y política. Es por eso que instaba a la Ummah a aferrarse a Ahlul Bayt, a referirse a la gente de su casa. Es por eso que los describió como inseparables del Corán y su prédica hasta el día de la Resurrección, y como “Arca de Noé” y “puerta de la remisión”.

Aquí los describe como el marco de agrupación y el eje unificador para la Ummah a quien el aferrarse y el marchar sobre su senda, significa estar a salvo de la divergencia y la discordia.

Cita At-Tabarani de Ibn Abbas que el Profeta (ByP) dijo:

“Las estrellas son una seguridad para la gente de la tierra de que no se ahoguen, y la gente de mi casa son una seguridad para la gente de la tierra de que no entren en divergencia”.

Narró Muhibbud Din At-Tabari de Ali (P) que dijo: “Dijo el Mensajero de Allah (ByP):

“Las estrellas son la seguridad para la gente del cielo, por lo que si se extinguieran las estrellas, se extinguiría la gente del cielo; y la gente de mi casa son la seguridad para la gente de la tierra, por lo que si Ahlul Bayt no estuviera, la gente de la tierra sería aniquilada”.

Después dice: “Lo cita Ahmad Ibn Hanbal en Al-Manaquib“.

4. Hadiz de Al-Kisa’

Es el hadiz citado por el Mensajero de Allah (ByP) en relación a Ali, Fatima, Al-Hasan y Al-Husain (con ellos sea la paz), cuando se reveló la aleya de At-Tathir(la purificación). Ya hemos hablado sobre ello. Citamos la opinión de algunos exégetas y algunos hadices que hacían referencia a los purificados en cuestión en el capítulo “Ahlul Bayt (P) en el Corán“. Ahora volveremos sobre el tema para citar otras narraciones y reforzar así el análisis y profundizar en el propósito que procuraba el Mensajero de la Guía (ByP) a través de esto.

Son numerosas las cadenas de transmisión y los caminos de este hadiz al que encontramos en los libros de narraciones y de Tafsir. Entre ellas podemos mencionar las siguientes: “…En cuanto lo que se narra de Umm Salamah, la esposa del Profeta (ByP), está lo que transmite Ahmad Ibn Hanbal en su Musnad y que lo atribuye a Umm Salamah. Ella dijo: “Un día mientras el Mensajero de Allah (ByP) estaba en mi casa, dijo el sirviente: “Ali y Fatima están en la puerta”, entonces me dijo el Profeta (ByP): “¡Apártate (y déjame con) la gente de mi casa (Ahlu Baiti)!”. Entonces me levanté, me retiré a un lado cerca de la casa, después entraron Ali, Fatima y Al-Hasan y Al-Husain, siendo estos dos últimos todavía niños pequeños. Él (ByP) tomó a Al-Hasan y Al-Husain, los colocó en su regazo y los besó, abrazó a Ali con un brazo y a Fatima con el otro y los cubrió con su jamisah, y dijo:

“¡Dios mío! Haz que yo y la gente de mi casa vayamos hacia Ti, no hacia el infierno”.

Dijo Umm Salamah: ¡oh Mensajero de Allah!, ¿y yo? A lo que respondió:

“Y tú Tampoco (vayas al infierno)”.

Al-Wahidi en su libro llamado Las Causas de la Revelación, cuenta en una narración que en la cadena de transmisión llega a Umm Salamah, que ella dijo: “Estaba un día el Profeta (ByP) en mi casa y llegó FatImam (P) con una olla con ‘asidah (un tipo de comida) y cuando entro él le dijo:

“Llámame a tu esposo y a tus dos hijos.”

Entonces vinieron Ali, Al-Hasan y Al-Husain, entraron, se sentaron y comieron estando el Profeta (ByP) sentado en el suelo, sobre un manto de Jaibar.”

Continua diciendo Umm Salamah: “Yo estaba en la habitación cerca de ellos, de pronto el Profeta (ByP) tomó el manto y los cubrió con él. Luego dijo:

“¡Dios mío, esta es la gente de mi casa y mis más íntimos, aleja de ellos la impureza y purifícales de sobremanera!”.

Sigue diciendo: “Metí la cabeza (bajo el manto) y dije: “¡oh, Mensajero de Allah! ¿Me incluyo con vosotros?”. A lo que respondió: “…en tu situación estás bien…en tu situación estás bien”. Entonces fue revelada la siguiente aleya:

“Allah solo quiere alejar de vosotros la impureza ¡Ahlul Bayt!, y purificaros de sobremanera”.

5. Hadiz de Al-Mawaddah

Ya hemos hablado también acerca de este hadiz cuando vimos la aleya de mawaddah, y mencionamos a algunos de sus narradores y cadenas de transmisión. Aquí también volvemos a un tema del capítulo anterior, ya que vale la pena que mencionemos otros hadices y narraciones que nos han llegado del Profeta (ByP) respecto al amor a Ahlul Bayt (P).

Narran Ahmad Ibn Hanbal, At-Tabarani y Al-Hakim de Ibn Abbas, que dijo: “Cuando fue revelada la siguiente aleya:

”Di: No os pido por ello recompensa excepto el amor a mi familia…”. (Corán; 25:23)

La gente dijo: “¡Oh Mensajero de Allah! ¿Quiénes son tus parientes a los que se nos hizo obligatorio amar? A lo que respondió (ByP):

“Ali, Fatima y sus dos hijos”.

Cuentan Al-Bazzar y At-Tabarani que Al-Hasan Ibn Ali (P) se dirigió cierto día a la gente diciendo:

“¡Quien me ha reconocido sabe quién soy, y quien no lo ha hecho que sepa que soy Al-Hasan hijo de Muhammad (ByP). Yo soy el hijo del albriciador. Yo soy el hijo del amonestador. Yo soy el hijo de Ahlul Bayt a quienes amar fue decretado obligatorio por Allah para todo musulmán, al revelar a su respecto: “… Di: no os pido por ello recompensa, excepto el amor a mi familia. Y a quienquiera que realice una buena acción se la multiplicaremos”, y sabed que realizar una buena acción está en amarnos a nosotros, a Ahlul Bayt…!”.

Narra Abul Hasan Al-Bagwi en su Tafsir, en una cadena de transmisión que llega a Ibn Abbas, que este dijo: “Cuando fue revelada la siguiente aleya:

“Di: No os pido por ello recompensa excepto el amor a mi familia…”.

Dijeron: “¡Oh Mensajero de Allah! ¿Quiénes son estos a los que Allah nos ordena amar?”. Respondió: “Ali, Fatima y sus dos hijos”.

Cuenta As-Sadi de Abi Malik de Ibn Abbas que Ibn Abbas dijo que la parte de la aleya que dice: “Y a quienquiera que realice una buena acción se la multiplicaremos”, se refiere al amor a la familia de Muhammad (ByP).

Es imposible citar en este libro los incontables hadices referentes al amor a Ahlul Bayt, a obedecerlos y a aferrarse a ellos, así que solamente hemos elegido algunos de ellos, si bien todos son como soles que iluminan en los libros de narraciones.

A continuación citamos algunos hadices sobre Ahlul Bayt, con el propósito de aumentar la riqueza cultural del lector y fortalecer aquello que aumenta su conocimiento sobre ellos, su relación con ellos, que lo vincule a ellos y lo haga marchar sobre su sendero.

Cuenta At-Tabarani en Al-Ausat de Ibn Huyr, que dijo: “Lo que dijo el Mensajero de Allah (ByP) fue: “Os encomiendo a Ahlul Bayt”.

Narra At-Tabarani en Al-Ausat de Yabir Ibn Abdul-lah, que dijo: “Escuché decir al Mensajero de Allah (ByP) en una disertación: “¡Oh gente! a quien nos odie a nosotros, Ahlul Bayt, Allah le resucitará en el día de la Resurrección como judío”.

Narran Muslim, At-Tirmidhi y An-Nisai de Zaid Ibn Arqam, que el Mensajero de Allah dijo: ¡Por Allah, os recuerdo a la gente de mi casa!

Narra Al-Jatib en su Ta’rij, de Ali (P) que dijo: “Dijo el Mensajero de Allah (ByP):

“Yo intercederé por aquellos de mi comunidad que amen a Ahlul Bayt”.

De esta manera, los hadices y narraciones respecto al amor a Ahlul Bayt, corroboran la obligatoriedad de aferrarse a ellos y marchar bajo su guía.

6. Otras narraciones

Como ya dijimos, es innumerable la cantidad de narraciones del Mensajero de Allah (ByP) respecto a Ahlul Bayt como para incluirlas en este libro. Estas narraciones son mencionadas por los sabios religiosos, los compiladores de hadices, o mencionadas en los lugares adecuados al estar relacionadas con el Tafsir u otras narraciones. Entre ellas mencionaremos las siguientes:

“A nosotros, Ahlul Bayt, nadie se nos compara”.

En este hadiz el Profeta (ByP) pone en claro la sublime posición de Ahlul Bayt (P) y su especial situación, para dársela a conocer a la Ummah, guiándola así a aferrarse a ellos y a su sendero, y para compararlos con los demás.

En otro hadiz el Mensajero (ByP) habla de Ahlul Bayt de la siguiente manera:

“¡Nosotros somos Ahlul Bayt, para quienes Allah ha elegido la otra vida por sobre esta! Por cierto que la gente de mi casa padecerá aflicciones, adversidad y persecución en la tierra, hasta que surja un pueblo de ahí -mientras señalaba al oriente- que portará estandartes negros, que reclamarán (la instauración de) la verdad y no les será otorgada, que combatirán y triunfarán, y que les será dado lo que les plazca, pero no lo aceptarán… hasta que entreguen (esa autoridad) a un hombre de la gente de mi casa, entonces él llenará la tierra de justicia así como había sido llenada de opresión. ¡Que quien esté presente entonces se les una… aunque deba arrastrarse sobre la nieve!

Narró Ad-Dailami de Abu Sa’id que el Mensajero de Allah (ByP) dijo:

“La ira de Allah se agravará contra quien me moleste haciéndolo con mi descendencia”

De Ali (P): “Dijo el Mensajero de Allah (ByP):

“¡Educad a vuestros hijos en base a tres virtudes: el amor a vuestro Profeta, el amor a la gente de su casa y la enseñanza de la lectura del Corán! Ciertamente que los portadores del Corán estarán bajo la sombra de Allah y junto a sus profetas y elegidos, el día en que no haya más que su sombra”.

Narra At-Tabarani de Ibn Abbas que el Mensajero de Allah (ByP) dijo:

“Ningún siervo de Allah será aniquilado antes que se le pregunte respecto a cuatro cosas: su vida y cómo la utilizó, su cuerpo y en qué lo desgastó, su riqueza y en qué la gastó y cómo la atesoró, y respecto a amarnos a nosotros, Ahlul Bayt”.

En la siguiente narración el Mensajero de Allah (ByP) dirige su comunidad hacia Ahlul Bayt (P), aclarando su posición de sabiduría, y la orienta hacia ellos ante la incrementación de las divergencias y los puntos de vista, asocia en forma inseparable a la gente de su casa con el Corán, ya que son los más versados en el contenido del mismo, y son los que conocen su realidad y lo que implica.

Narra At-Tabarani de Al-Muttalib Ibn Abdul-lah Ibn Hantab, y este de su padre que el Mensajero de Allah (ByP) dijo: “¿Acaso no tengo supremacía sobre vosotros, sobre vuestras propias vidas? Dijeron: “¡Así es!”. Entonces dijo: “Por cierto que os pido por dos cosas: el Corán y la gente de mi casa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here