“Cómo se Debe llevar la Vida Según el Imam Alí (P)”

74
Compartir

SHAFAQNA – El ser humano debe ser: honesto, virtuoso, piadoso y hacer sus deberes hacia Dios y hacia la humanidad. La otra manera que existe, es la satánica de un maquinador sin escrúpulos que no le importa echar mano de cualquier perversidad para alcanzar sus objetivos. El Islam llama a esto, la manera del Shaitán.

Dicha forma de vida fue de hecho responsable de todas las miserias que sufrió la humanidad desde la caída del Paraíso de los primeros seres humanos, de todas las guerras, toda la pobreza, todos los crímenes, los sistemas de castas –por ejemplo, en la India- la esclavitud en el oriente y el occidente, el imperialismo que domina a naciones y culturas o el totalitarismo actual, son todos parte de la misma filosofía satánica.

El Imam Alí (P) como auténtico Imam, odiaba esta forma de vida, y en muchas ocasiones, cuando diferentes personas como Abdulá bin Abbas, Mughira y otros tuvieron el descaro de sugerirle algo similar, se sintió enfadado y respondió: “El fin no justificará nunca los medios, y la verdadero forma de
vida, no debiera contaminarse nunca con tales vicios, incluso para apoyar y salvar una Religión”.

En este discurso, el Imam Alí (P) ha dejado ver esto, diciendo que, si quisiera practicar la hipocresía y el crimen en la política, haciéndolo aún más sutil que lo que hizo Mu’awiyah, lo hubiese hecho, empero, el Imam Alí (P) declara que él si teme a Dios mientras que Mu’awiyah no.

Juro por Dios que Mu’awiyah no es más sabio ni más inteligente que yo. Empero, es un maquinador sin escrúpulos, echaría mano de toda clase de duplicidades, vicios y pecados para fortalecer su política. Si yo hubiera querido la maldad y el pecado, hubiera sido el político y hombre de Estado más grande de ese tipo. Pero todos los vicios, toda la maldad, toda la duplicidad, todos los crímenes y toda falta de escrúpulos son un pecado y una violación de las Órdenes de Dios.

Quien viola y desdeña los principios del Islam, es un infiel. El Día del Juicio, todo maquinador sin escrúpulos y todo infiel, habrán de llevar una bandera en su mano por la cual serán reconocidos.

Juro por Dios que nadie puede engañarme o seducirme con su astuta duplicidad, ni puedo ser sometido por la fuerza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here