NAHYUL BALAGHA – IMAM ALÍ (P) “Muchos Seguidores del Imam Alí (P) lo dejaron por Sobornos y Riquezas luego de la Batalla de Siffin”

86
Compartir

SHAFAQNA – El Imam Alí (P) intentó razonar con ellos y quiso que se dieran cuenta de que la victoria estaba a la vista; pero la corrupción había ya producido el peor efecto y se rebelaron abiertamente y le obligaron a aceptar el arbitraje. Después de que el arbitraje falló a su favor, Mu’awiyha se rehusó a compartir el brillo y la gloria de este ateo éxito con aquellos rebeldes. Excepto unos pocos desertores de rango, el resto fueron tratados pobremente y aquellos así tratados por Mu’awiyah quisieron culpar por el arbitraje al Imam Alí (P) Jaris bin Rashid fue uno de ellos. Era un miembro del poderoso clan de los Bani Naajia. Vino al Imam Alí (P) y dijo: “traicionaste la causa del Islam y deseo dejarte” Imam Alí (P) aconsejó a Jaris ser razonable y a calmarse, tras discutir la situación con el Imam Alí (P) prometió volver al siguiente día y volvió a su clan que era parte del ejército del Imam Alí (P). Tras haberse retirado, Imam Alí (P) envió a un propio hombre de su confianza para que trajese noticias de aquella parte del ejército; estaban esperando a los jariyitas, pero el miedo al Imam Alí (P) les impedía hacerlo abiertamente. Cuando el mensajero volvió, el Imam Alí (P) le preguntó: ¿está esta gente satisfecha y se van a quedar o han huido por miedo? Él mensajero le contestó:

¡Oh Emir de los Creyentes! Tenían miedo y escaparon corriendo hacia el campo de los jariyitas. Al escuchar esto, Imam Alí (P) dijo:

Que Dios mantenga apartada de ellos Su Misericordia como hizo con la gente de Samood -antigua tribu árabe- se arrepentirán cuando lleve los ejércitos contra ellos. Hoy les ha encantado el Shaytán para desertar de la causa del Islam y mañana, en el Día del Juicio, les abandonará y los dejará a su suerte. Su deseo de dejar la comunidad del auténtico Islam y volver a los oscuros días de los infieles y rebelarse contra la causa de la fe y la justicia, es suficiente para hacerles merecer la Cólera de Dios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here