La creencia en Dios: Un instinto Natural

54
Compartir

SHAFAQNA – La creencia en Dios es tan natural como lo puede ser cualquier instinto. Un ateo le preguntó al Emam Ya´far as-Sadeq (as) cómo podría convencerlo de la existencia de Dios. Teniendo el Emam conocimiento de que este hombre había ido varias veces de viaje por mar, el Emam le preguntó:

“¿Has estado alguna vez atrapado en medio de una feroz tormenta, en medio de un lugar desconocido, con tu timón averiado, tus velas rasgadas, tratando desesperadamente de mantener el bote a flote?” La respuesta fue ‘‘, entonces el Emam le preguntó: “¿Y algunas veces quizás ese bote en apuros se comenzó a hundir, dejándote exhausto e impotente en manos de las furiosas olas?” La respuesta de nuevo fue ‘sí’.

El Emam preguntó: “¿No hubo allí, en toda esa profunda desesperanza un brillo de esperanza en tu corazón de que alguna fuerza conocida o desconocida podría salvarte?” Cuando el hombre reconoció que fue así, el Emam le dijo: “Esa fuerza es Dios. ”

El ateo fue inteligente y reconoció la verdad cuando la escuchó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here