“Las Palabras del Imam Hussain (P) a la Petición de Juramento al califa Yazid, Ofrecida por el Gobernador de Medina”

23
Compartir

SHAFAQNA – “Oh gobernador, ciertamente que nosotros somos de la casa de la profecía y la mina del mensaje y lugar de ida y vuelta de los ángeles y el lugar de descenso de la misericordia divina. Dios, a través nuestra familia, comenzó el Islam y hasta el final lo hará avanzar también a través nuestra familia. No obstante Yazid, ese hombre a quien me pides que le jure fidelidad, es un hombre bebedor y el asesino de gente inocente; es quien viola las órdenes divinas y comete pecados y corrupción en forma manifiesta. Una persona como yo (con tales brillantes antecedentes y ascendencia) no le jura fidelidad a un hombre como él (corrupto y desenfrenado) Tanto nosotros como vosotros debemos aguardar al futuro y ver. Pronto veréis quién de nosotros merece el califato y liderazgo de la comunidad islámica y merece el juramento de la gente”…

Hay momentos en la vida en la que la persona debe saber decir “no” a fin de guardar su fe y piedad, especialmente si causaría un perjuicio irreparable el acceder a ello. Por ello cuando los mensajeros de Mu’awiyya viajaron a Medina para proponerle el ultimátum: la muerte o el juramento, el Imam Hussain (P) valientemente dijo:

“Ese bastardo hijo de un bastardo, da a elegir una de dos cosas: la espada o la humillación. ¡Lejos esta Hussain (P) de tolerar la humillación! Nunca. Nuestro Dios no aprueba eso para nosotros (Ahlul Bait-P-)!”.

El Imam Hussain (P) fue el nieto del Profeta Muhammad, hijo de su hija Fátima y su primo hermano Alí (P). Es considerado el tercer Imam (de entre doce Imames) de los musulmanes seguidores de la escuela de Ahlul Bait (P).

Fue martirizado en una de las más horribles masacres perpetradas en la historia del Islam. El lugar en donde martirizó se llama Karbalá en la actual Iraq.

El mes en el cual ocurrió dicha masacre es el mes de Muharram, primer mes del calendario islámico y los días durante los cuales se recuerda su martirio se los llaman ‘Ashura, equivalente a los primeros diez días de este mes.

Desde su desaparición sus hijos y nietos comenzaron a reunir a sus seguidores en sus casas para recordar constantemente la gran opresión de los Omeyas para con el Imam Hussain (P) y así dejar vivo su recuerdo a través de la historia.

De esta manera, generación tras generación los fieles seguidores de su escuela reviven dicho suceso como si fuera que ha ocurrido en el presente. Su martirio es recordado por millones de musulmanes en el mundo como una de las mayores desgracias de la religión, y se lo conmemora con reuniones generales en mezquitas, centros de adoración, y santuarios en donde además de recordar su historia se pronuncian cánticos que representan su muerte y sufrimiento.

… Así que ellos atacaron al Hussain (P) por todos lados.

Zur’a bin Sharik lo hirió en el omóplato izquierdo cortándo¬lo. Otro le dio en el hombro. Sinân bin Anas An-Nja’i le clavó una lanza y lo mató. Juli Ibn Yazid Al-Asbahi se lanzó so-bre él y se inclinó para cortarle la cabeza, pero se puso a temblar. Shimr le dijo:
-¡Que Dios aplaste tu brazo!, ¿por qué tiemblas?

Entonces Shimr, a quien Dios maldiga, se inclinó y decapitó a Hussain (P). Él alzó la cabeza de Hussain y la entregó a Juli diciendo:
-Llévala al comandante, ‘Umar Ibn Sa‘d.

Entonces empezaron a saquear el cuerpo de Hussain (P). Ishâq bin Haywa Al-Hadrami, que Dios lo maldiga, tomó su camisa. Abyar bin Ka’b, que Dios lo maldiga, tomó sus pantalones. Ajnas bin Marzad, que Dios lo maldiga, se llevó su turbante. Uno de los del clan de Banu Dârim cogió su espada. Ellos se llevaron su silla de montar y su camello y a las mujeres de su casa…

Extraído del libro “Imam Hussain (P); la luz que no se apagó”, Breve historia de los acontecimientos de ‘Ashûra y Karbalá (Martirio del Imam Husain, familia y compañeros (P)); Una selección del libro Kitâb al-Irshâd del Sheij Mufid

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here