Un Activista Martirizado Durante Intensificación de Ataques Saudíes contra Asediada Ciudad Shiíta

34
SHARE

SHAFAQNA – Las víctimas se produjeron después de que las tropas saudíes, equipadas con armas pesadas, emprendieran una nueva ofensiva contra Awamiyah, ubicada a unos 390 kilómetros al noreste de la capital Riyad, informó la red de noticias y de televisión en árabe Nabaa, establecida en Londres.

Según informes, hay varias mujeres y niños entre los heridos en las redadas.

Mientras tanto, Abdulmohsin Abdullah al-Faray, un prominente activista shiíta, que resultó gravemente herido durante un ataque de las tropas saudíes, sucumbió a sus heridas el jueves.

El número de muertos se espera que aumente, ya que algunos de los heridos se dice que están en estado crítico.

Los acontecimientos vienen como una represión feroz contra los manifestantesentra en su sexta semana.

Por lo menos una docena de personas han perdido la vida en la continua represión de tácticas pesadas del régimen de Riad desde entonces.

Los residentes se han visto obligados a quedarse en el interior mientras el régimen ha desplegado francotiradores en toda la región.

La basura se ha acumulado mientras las fuerzas saudíes continúan impidiendo que las autoridades pertinentes recojan los deshechos y escorias en varias áreas.

Las fuerzas de seguridad equipadas con armas pesadas se han desplegado en Awamiyah en la Provincia Oriental desde el 10 de mayo, luego de fuertes enfrentamientos entre las fuerzas del régimen y los lugareños que protestaban contra la destrucción.

El 24 de mayo, expertos de la ONU criticaron los intentos en curso de demoler Mosara y acusaron al reino saudí de borrar el patrimonio cultural, violar los derechos humanos y obligar a los residentes a huir de sus hogares.

Según un comunicado emitido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Karima Bennoune, el Relator Especial de la ONU acusó a las fuerzas de seguridad saudíes de “incendiar irreparablemente” los edificios históricos y obligar a los residentes a huir de sus hogares.

Las excavadoras escoltadas por vehículos militares fuertemente blindados han demolido varias casas, negocios y sitios históricos a través de la región de mayoría shiíta durante las últimas semanas.

Varios grupos de derechos humanos y activistas han expresado su profunda preocupación por las condiciones de vida de las personas en Awamiyah que sufren una grave escasez de agua y están utilizando generadores privados para producir electricidad.

También a finales de mayo, un tribunal saudí dictó sentencias de muerte a más de una docena de jóvenes activistas shiítas de la región de Qatif, que ha sido escenario de manifestaciones pacíficas de protesta contra el gobernante régimen Al-Saud en los últimos años.

La Provincia Oriental ha sido el escenario de protestas anti-régimen desde principios de 2011. Riyad ha intensificado las medidas de seguridad en la región de mayoría de población musulmana shiíta. Los manifestantes demandan libertad de expresión, la liberación de los presos políticos y el fin del ejercicio de la discriminación económica y religiosa por parte de las autoridades.

Las manifestaciones se intensificaron en la provincia después de la ejecución en enero de 2016 por el régimen del respetado clérigo shiíta Ayatulá Sheij Nimr al-Nimr. Las protestas han sido enfrentadas con una fuerte represión por parte del régimen.

Jalil Sahurie

LEAVE A REPLY