Diferencias en la práctica de Salat entre las escuelas shia y sunna Lavado de los pies durante la ablución (wudu)

19
SHARE

SHAFAQNA – Los seguidores de Ahlul Bayt cumplen con lo que el sagrado Corán les enseña a hacer durante el Wudu (ablución) con respecto a frotarlos, en lugar de lavarlos. El sagrado Corán ordena:

يَآ أَيُّهَا الَّذِينَ ءَامَنُوا إِذَا قُمْتُمْ إِلَى الصَّلاَةِ فَاغْسِلُوا وُجُوهَكُمْ وَأَيْدِيَكُمْ إِلَى الْمَرَافِقِ وَامْسَحُوا بِرُؤُوسِكُمْ وَأَرْجُلَكُمْ إِلَى الْكَعْبَيْنِ

“¡Oh, los que creéis! Cuando os pongáis en pie para la oración, lavad vuestra cara y vuestras manos hasta los codos y pasad la mano húmeda por vuestras cabezas y por vuestros pies hasta los empeines.”[1]

Quienes lavan sus pies durante el Wudu argumentan que “vuestros pies” en el sagrado Corán está ligado al lavado de la cara, mientras que los seguidores de Ahlul Bayt argumentan que “vuestros pies” está relacionado al frote de la cabeza; por consiguiente, ésta debe ser frotada y no lavada.

En apoyo de esta última opinión, Ibn ´Abbas narra acerca del Profeta, que ellos frotaban sus pies durante la época del Profeta.[2] Indudablemente, todos los musulmanes de la época del Profeta realizaban el Wudu (ablución) de la misma forma. No había desacuerdo entre ellos pues el Profeta de Al.lah estaba con ellos y todos los musulmanes solían consultar al Profeta acerca de sus diferencias, refiriéndose al Corán:

فَإِن تَنَازَعْتُمْ فِي شَيْءٍ فَرُدُّوهُ إِلَى اللَّهِ وَالرَّسُولِ إِن كُنْتُمْ تُؤْمِنُونَ بِاللَّهِ وَالْيَومِ الاَخِرِ

“Y si discutís sobre algo, remitidlo a Dios y al mensajero si creéis en Dios y en el último día. Eso es un bien y la mejor solucion.”[3]

La misma situación tuvo lugar en tiempos del primer califa Abu Bakr (11-13H) y no diferían sobre la forma de hacer el Wudu. Fue similar en el periodo del segundo califa ‘Úmar ibn al-Jattab (13-23H), excepto por el hecho que permitió frotarse sobre los calcetines en lugar de sobre los pies como lo ordena el sagrado Corán (5:6). Sin embargo, las diferencias en cuanto a la forma de hacer el Wudu comenzaron en el periodo del tercer califa, ´Uzman ibn ‘Affan (23-35H). Fue en esta época cuando empezaron a lavar sus pies en lugar de frotarlos.[4] Al-Muttaqi al-Hindi, en su libro Kanz al-´Ummal[5] menciona que el tercer califa, Uzman ibn ‘Affan (durante su califato) fue el primero en diferir en la realización del Wudu. En Ṣaḥīḥ al-Muslim[6] y Kanz al-’Ummal,[7] ‘Uzman ibn Affan dice que durante su califato algunos de los compañeros del Profeta quienes realizaban su Wudu de una forma diferente de cómo lo realizaba él, le atribuían ésta práctica al Profeta. Más de veinte narraciones- todas narradas por el tercer califa-son acerca de su nueva forma de realizar el Wudu. Estas narraciones indican la penetración de un nuevo método.

Algunos historiadores musulmanes muy prominentes, tal como Ibn Abi al-Hadid al-Mu´tazili[8] se refiere a esta tendencia como algo nada nuevo en la práctica del tercer califa ya que éste se hizo famoso por sus numerosas innovaciones (dentro de la fe islámica). Hay un consenso casi total entre los historiadores musulmanes en que el tercer califa ‘Uzman fue asesinado por musulmanes revolucionarios en el año 35 de la hégira debido a cuestiones políticas y financieras. Sin embargo otros historiadores musulmanes interpretan las modificaciones del tercer califa como una desviación de la tradición del primero y segundo califa. La mayoría de los musulmanes durante su califato vieron al tercer califa como un seguidor del primero y segundo califa y un ejecutor de sus prácticas. Ya que el tercer califa fue testigo de numerosas modificaciones hechas durante el periodo del segundo califa y se vio a sí mismo en términos religiosos e intelectuales no menos que sus predecesores[9], entonces decidió alejarse de la política anterior y tener una opinión independiente con respecto a los diversos temas políticos, financieros y jurídicos, tales como el tema del lavado de los pies en el wudu.

Aunque algunas personas consideran hoy en día el lavado de los pies como una forma de llevar una mejor limpieza e higiene que el mero hecho de frotarlos; no obstante Al.lah Todo poderoso quien legisló todos los actos de adoración, incluyendo el Wudu, es más consciente de las ventajas y desventajas de lavar o frotar los pies. Se ha narrado que el Imam Ali ibn Abi Talib dijo:

“Si la religión se legislara según las opiniones de los seres humanos, entonces sería mucho mejor lavar la planta de los pies que frotar la parte superior. Pero yo vi al Mensajero de Al.lah frotando la parte superior de sus pies.”[10]

[1] Sagrado Corán, 5:6

[2] Ash-Shahristani, Wudu´ an-Nabi

[3] Sagrado Corán, 4:59

[4] Ṣaḥīḥ al-Bukhari, Vol. 1, 52; Ṣaḥīḥ Muslim, Vol. 1, 204

[5] Al-Muttaqi al-Hindi, Kanz al-´Ummal, Hadith 26890, Vol. 9, 443

[6] Ṣaḥīḥ Muslim, Vol. 1, 207-208

[7] Al-Muttaqi al-Hindi, Kanz al-Ummal, Hadith 26797, Vol. 9, 423

[8] Ibn Abi al-Hadid, Sharh Nahy al-Balagha, Vol. 1, 199-200

[9] Al-Tarikh, Vol. 4, 339

[10] Abu Shaybah, al-Musannaf, Hadith 6, Vol. 1, 30; Sunan Abi Dawud, Hadith 164, Vol. 1, 42

LEAVE A REPLY